Elecciones al Parlament ; Segundo sondeo electoral de Sofemasa. 
 Las dos principales formaciones políticas aumentan su número de escaños en el Parlament     
 
 La Vanguardia.    22/04/1984.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DOMINGO, 22 ABRIL 1984

LA VANGUARDIA

Elecciones al Parlament

Segundo sondeo electoral de Sofemasa

Las dos principales formaciones políticas aumentan su número de escaños en el Parlament

Presentamos en los gráficos adjuntos la distribución de escaños posible para el futuro Parlament, en el

caso de que se mantengan las tendencias de voto reflejadas en la encuesta que comentamos. Como es

sabido, la previsión de los diputados que puedan corresponder a cada una de las formaciones en liza es

una de las operaciones que entraña a menudo un grado mayor de incertidumbre, debido a motivos de

alcance diferente. En primer lugar, el carácter mismo de los resultados de una encuesta preelectoral. En

segundo lugar, la necesidad de interpretar la posible decantación de los votantes indecisos. Y, finalmente,

las mayores o menores distorsiones que todo sistema electoral -incluso los más proporcionalistas-

introducen en el momento de convertir los votos de los electores en número de escaños para cada fuerza

política.

Para llegar, pues, a una previsión de lo que pueda ser la composición parlamentaria catalana después del

29 de abril, ha sido preciso, además de la asignación de escaños según el voto decidido, tantear un cálculo

basado en dos procedimientos alternativos. El primero entiende que una parte de los votantes indecisos

van a pronunciarse finalmente por aquel partido o coalición que -según su propia opinión- les merece

mayor simpatía. Sólo aquellos encuestados indecisos que no manifiestan simpatía por ninguna fuerza

dejan de ser considerados votantes y se convierten en cierto modo en "indecisos puros". El segundo

procedimiento acude a un cálculo relativamente más complejo: se detecta -mediante un análisis

multivariante discriminante- cuál es el "perfil" del electorado decidido por cada partido y, a partir de este

"perfil" se presupone que los indecisos que también lo presentan van a votar por el correspondiente

partido. De este modo, se distribuyen los indecisos entre los diferentes partidos y se les atribuye un voto

acorde con sus características definitivas.

Concentración

¿A qué resultado llega la aplicación de tales cálculos? Debe afirmarse que -en nuestro caso- no se

producen variaciones sustanciales en la previsible distribución de escaños, hasta tal punto que las 3

metodologías que explicamos nos llevan a un número de diputados prácticamente igual para cada partido.

De este modo, el Parlament acentuaría la concentración de escaños en los dos primeros partidos: CiU -

como se ha anunciado-, parece en condiciones de alcanzar la mayoría absoluta, mientras que los

socialistas se moverían en torno a los 45 escaños, superando con creces los obtenidos en 1980, pero

alejándose fatalmente de la actual coalición en el poder. La Coalición Popular -inexistente en el

Parlament de 1980- podría reunir en torno a los 10 escaños, por debajo de los obtenidos por UCD en las

anteriores elecciones. El PSUC reflejaría la intensa caída de su voto en una reducción de su presencia

parlamentaria a una tercera parte de lo obtenido en 1980. Finalmente, ERC vería igualmente muy

disminuida su presencia con respecto a la legislación anterior, al tener expectativas no superiores a los

seis escaños. Este esquema pentapartito podría verse ligeramente modificado si alguna formación

minoritaria consiguiera representación parlamentaria, como señalan algunos leves indicios para el caso de

"Entesa de l´Esquerra".

Equilibrio en Barcelona

Al examinar las previsiones por circunscripción, deben aumentarse las cautelas, tanto más cuanto menor

sea e! número de escaños en disputa en cada una de ellas. Para el caso de Barcelona, la fuerza

parlamentaria queda sensiblemente equilibrada entre CiU y PSC, con ventaja para la primera. Dado el

número de diputados que corresponde a la mencionada circunscripción, es aquí donde los demás partidos

obtienen también su cuota de representación de más entidad, si bien con disminución respecto de 1980.

CP, por su parte, mejoraría la inexistencia parlamentaria de aquella legislatura, pero no alcanzaría lo

obtenido por UCD. En las demás circunscripciones se hace dominante la presencia de CiU, que doblaría -

si la estimación se confirma- la representación de los socialistas, siempre en segundo lugar. Los demás

partidos obtendrían únicamente una presencia simbólica, que en el caso del PSUC llegaría a desaparecer,

salvo en Tarragona.

Un Parlament diferente

El Parlament que la encuesta permite construir a dos semanas de la consulta definitiva sería, por tanto,

muy diferente al de 1980. Los resultados del 29 de abril señalarán la corrección de esta estimación

hipotética.

 

< Volver