Autor: Domingo, Oriol. 
 Elecciones al Parlament. 
 Pujol dialogará desde su mayoría parlamentaria  :   
 El Gobierno CiU empezará sin desgaste su segunda legislatura autonómica. 
 La Vanguardia.    01/05/1984.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Pujol dialogará desde su mayoría parlamentaria

El Gobierno CiU empezará sin desgaste su segunda legislatura autonómica

La presencia parlamentaria de Cataluña en el Congreso de Diputados (trama oscura del grabado) refleja la

correlación de fuerzas existente en el momento de las elecciones legislativas estatales celebradas en el

mes de octubre de 1982. Otra es la correlación existente en el Parlament de Cataluña tanto la surgida en

las elecciones autonómicas catalanas del mes de marzo de 1980 como la que se acaba de plantear ahora -

el pasado domingo, 29 de abril, tras las segundas elecciones autónomas de Cataluña.

Pero el Congreso de Diputados y el Parlament de Cataluña son dos ámbitos diferenciados, con dinámica

específica y que no deben ser mezclados. Como máximo se trata de dos puntos de mutua referencia.

En todo caso, el punto de referencia lógico del Parlament, en su actual composición fruto de las

elecciones del pasado domingo, es el Parlament en su composición surgida en las primeras elecciones

autonómicas celebradas en 1980.

1980: monocolor y minoritario

En aquella ocasión, al comienzo de la primera legislatura, la distribución de los 135 escaños del

Parlament autónomo fue ésta: Convergencia i Unió (CiU), 43; PSC-PSOE, 33; Centristes, 18; ERC, 14;

PSA, 2 escaños.

A partir de aquellos resultados, el presidente Jordi Pujol constituyó un Gobierno monocolor de

Convergencia i autonómica ya concluida y la segunda legislatura que va a comenzar se ha producido,

pues, un cambio cuantitativo y cualitativo. La nueva composición numérica del Parlament (tal como

refleja el grabado) introduce una modificación cualitativamente sustancial respecto a la situación

parlamentaria de la primera legislatura.

El cambio sustancial consiste en que una fuerza política ha superado limpiamente el listón de los 68

escaños, lo que le otorga la mayoría absoluta. Este es el caso de Convergencia i Unió que con sus

definitivos 72 escaños ha logrado la mayoría absoluta en la Cámara legislativa catalana. Pujol formará un

Gobierno monocolor de CiU que ya no será minoritario sino que contará con una sólida y confortable

mayoría parlamentaria.

Pujol cuenta con una mayoría tal que le permitirá robustecer la normalidad y la estabilidad institucional

en la vida política catalana. Le permitirá profundizar en su programa gubernamental que durante la

campaña quedó sintetizado con su "Fem i farem". Y todo ello, revestido con la autoridad moral, política y

electoral que le otorga la contundente victoria obtenida en las urnas.

Mensaje de diálogo

Desde el primer momento, tras el inapelable y democrático veredicto de las urnas, ha quedado claro por

parte de los propios dirigentes de Convergencia i Unió que CiU quiere administrar su victoria -la victoria

que Unió. Fue un Gobierno parlamentariamente minoritario que, aunque no hubo un pacto formalizado,

en la práctica contó con el apoyo de Centristes y ERC. A lo largo de los cuatro años de legislatura, sin

embargo, el Gobierno de CiU contó en ocasiones con el apoyo parlamentario de otras fuerzas políticas.

En síntesis, el hecho es que el Gobierno de CiU se mantuvo de una manera estable toda la legislatura

basándose en diversas mayorías parlamentarias.

La habilidad de Jordi Pujol y de su grupo parlamentario fue un elemento decisivo para lograr esta

estabilidad gubernamental del Ejecutivo autónomo.

Otro factor decisivo fue el poco lucido papel desempeñado por los partidos de la oposición.

Y con la perspectiva que dan el tiempo y los acontecimientos, incluidas las elecciones del domingo, hay

un tercer factor fundamental: el Gobierno Pujol no ha sufrido ningún desgaste durante ¡a primera

legislatura. Convergencia i Unió no sólo ha logrado mantener su fiel electo-fado sino que ha dado un salto

adelante impresionante. Hasta 1.350.336 ciudadanos de Cataluña han depositado, a través de las urnas, su

confianza en CiU y en Pujol. Este millón trescientos cincuenta mil trescientos treinta y seis mil votos

representa el 46,6 por ciento de los votos emitidos.

Entre la primera legislatura le ha dado el pueblo de Cataluña— de una manera serena, generosa y

dialogante.

Así se señala también en la primera declaración formulada por el reelegido Jordi Pujol en su medianoche

triunfal. En su primer mensaje, Pujol expresó claramente su apertura al diálogo. Diálogo ciudadano,

social, cultural, económico, diálogo con todos, diálogo político con todas las fuerzas que quieran

contribuir a la construcción de Cataluña. Este diálogo es abierto. Ha de ser un diálogo con todo el mundo,

respetando conscientemente la fuerza que el pueblo de Cataluña ha querido dar libremente a CiU. Esta

victoria, ha dicho Pujol, ha de servir para una contribución más grande en la colaboración de Cataluña

con todos los pueblos de España.

Por su parte, finalmente, los partidos de la oposición deberán redescubrir el papel que han de jugar en la

Cámara legislativa tras la nueva situación parlamentaria creada.

Este es el caso del PSC — PSOE, con sus 41 escaños; Coalición Popular, con sus 11; PSUC, con sus 6, y

ERC. con sus 5.

En su apelación al diálogo, Pujol ha hecho un llamamiento específico a ERC. Al partido de Heribert

Barrera, que se proclama nacionalista y de izquierdas, le corresponde definir su postura. Dado que CiU no

precisa ahora de los votos de ERC, y a pesar del específico llamamiento de Pujol, lo previsible es que

Esquerra Republicana se decida a practicar una oposición constructiva.

ORIOL DOMINGO

 

< Volver