Elecciones al Parlament. 
 CiU consigue más del 55% en Girona y Lleida  :   
 La más alta participación, el 70 por ciento, en las comarcas gerundenses. 
 La Vanguardia.    01/05/1984.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA VANGUARDIA

MARTES, 1 MAYO 1984

Elecciones al Parlament,

CiU consigue más del 55 % en Girona y Lleida

La más alta participación, el 70 por ciento, en las comarcas gerundenses

Cerca de un millón de votos para CiU en concreto 981.182, en la circunscripción o provincia de

Barcelona, y sólo 13 para el MCC (Moviment Comunista de Catalunya) en la circunscripción de Lleida,

son los máximo y mínimo resultado electoral en cada una de las cuatro circuns-cripciones catalanas,

donde también se ha demostrado la bi-polarización CiU-PSC, con gran dominio convergente, puesto que

la coalición ganadora consigue más del 55 por ciento de votos en Girona y Lleida, mientras que el PSC

queda incluso a doce puntos de CiU en su tradicionalmente principal feudo, Barcelona.

La abstención

Como ya es tradicional, el menor índice de abstención lo ha tenido Girona, con el 29.9 por ciento,

mientras que Tarragona, también cumpliendo la tradición electoral de los últimos años, ha registrado la

máxima abstención, del 37.9 por ciento.

En comparación con las primeras elecciones autonómicas del 20 de marzo de 1980, el triunfo de CiU por

circunscripciones o provincias desarrollador: sube 23 puntos en Girona, del 36,9 por al 59,7 por ciento,

consolidándose así como la indiscutible primera fuerza en la zona; sube casi 25 puntos en Tarragona, del

23,4 al 48 por ciento, y deja a la Coalición Popular a casi treinta y ocho puntos, mientras que en el 80 CC-

UCD quedó prácticamente empatada con CiU, lo que muestra la enorme captación del voto centrista que

ha experimentado la coalición ganadora; sube aún más en Lleida, del 28,1 en 1980 al 56,9 por ciento

actual, es decir, casi veintinueve puntos, y sube diecisiete puntos en Barcelona. Convergencia i Unió, que

tan sólo en las elecciones municipales de 1983 había, hasta el 29 de abril, conseguido superar ligeramente

el treinta pro ciento de votos, con un 30,3, ha pasado de repente en las elecciones de anteayer a obtener

alrededor del cuarenta y cinco por ciento en Barcelona y Tarragona, y cerca del sesenta por ciento en

Girona y Lleida.

También el PSC aumenta en las cuatro circunscripciones comparativamente con sus resultados de 1980,

habiendo obtenido ahora doscientos sesenta mil votos más que entonces, si bien este aumento se ve

paliado por la pérdida de algo más de setecientos mil votos respecto de las elecciones legislativas de

1982. En Barcelona, tomando-como punto de referencia las primera elecciones autonómicas del 80, el

PSC pasa del 20,7 al 32,2 por ciento de votos; en Girona, del 9,3 al 21,5 por ciento; en Lleida, del 10,6 al

19,6 por ciento, y en Tarragona del 15 al 26,9 por ciento.

Tres a la baja

En correspondencia con la bi-polarización, los otros tres partidos parlamentarios experimentan un fuerte

descenso por circunscripciones y en total. Si me compara a la Coalición Popular con su homólogo

Solidaritat Catalana, que se presentó en el 80 con AP a la cabeza, el aumentó es considerable en cada una

de las cuatro circunscripciones. Pero la Coalición Popular queda lejos de los resultados de CC-UCD en el

80: en Barcelona, UCD tuvo el 8,1 y ahora CP el 7,7 por ciento; en Girona, UCD el 15,1 y CP sólo el 5,6

por ciento el pasado domingo; en Lleida, UCD el 23,3 y ahora CP el 8,8 por ciento, y en Tarragona UCD

el 19,5 en 1980, mientras que ahora la CP ha conseguido el 10,2 por ciento.

Excepto en Girona, ERC consigue sólo menos de la mitad de los votos que tuvo en 1980, que así se

traducen en porcentajes: en Barcelona, del 8,3 al 4,1 por ciento; en Girona, del 10,6 al 6,2 por ciento; en

Lleida, del 12,2 al 5,7 por ciento, y en Tarragona, del 10,6 al 4,8 por ciento.

Más fuerte es el descenso del PSUC, que obtiene una cuarta parte de los diputados que consiguió en 1980,

de seiscientos ocho mil votos entonces a ciento sesenta y ocho mil en la actualidad, así distribuidos en

porcentajes por circunscripción: en Barcelona, del 20,7 al 6,4 por ciento; en Girona, del 9,3 al 3,2 por

ciento; en Lleida, del 10,6 al 2,8 por ciento, y en Tarragona del 15 al 5,4 por ciento.

El voto por circunscripción traduce, pues, perfectamente la nueva bipolarización, destacando que CiU

haya obtenido en Girona y Lleida un porcentaje mayor que el 55 por ciento -hasta ahora lo máximo

conseguido en una circunscripción-que obtuvo el PSC en Barcelona en las elecciones de 1982. Aunque en

Barcelona se han emitido el 64´08 por ciento de los votos en estas elecciones, proporciones parecidas en

el foso entre los dos grandes y los otros tres partidos se observan claramente en las restantes provincias.

 

< Volver