Autor: Copa, Vicente. 
   ¿Gana el PSE o pierde el PNV?     
 
 El Correo español El Pueblo vasco.    01/12/1986.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ACTUALIDAD VASCA

¿GANA EL PSE O PIERDE EL PNV?

Vicente Copa

Los socialistas sólo han tenido que retener a sus votantes de 1984 y compensar pérdidas con el apoyo

de ía derecha que abandonó ayer a Coalición Popular para alzarse con la victoria.

Han sido los socialistas el partido con más escaños y por eso tienen el derecho democrático a que

Benegas sea el lehendakari de este País.

Pero la noticia es que el PNV, por deméritos propios más que por aciertos ajenos, perdió ayer sus

primeras elecciones autonómicas. No me parece que otra lectura de los resultados de la jornada de

ayer pueda diferir sustancialmente de esta tesis. Los nacionalistas vascos que han permanecido fieles

al PNV han pagado muy cara la escisión. Por partida doble: porque han dejado de ser la primera fuerza

política de la comunidad autónoma y porque los que se fueron tras las siglas de Eusko Alkartasuna han

sacado sólo tres escaños menos. Dato para que reflexione el aparato muy seriamente y para que calibre

el grado de enfrentamiento personal y de bases que se ha producido en el nacionalismo llamado

tradicional. La derrota del PNV se tía fraguado en Guipúzcoa en donde su lista se ha hundido

estrepitosamente arrastrándole a la derrota de anoche. Otro dato importante éste que sugiere,

efectivamente, la existencia de un contenido "antibizkaitarra" en el fondo de la discusión entre las

huestes de Arzalluz y de Garaikoetxea. Por lo demás, los resultados de ayer -ahora escribo en clave

de urgencia- pueden dar todavía más disgustos al PNV: apartarle del poder.

Y en cuanto a lo demás, telegráficamente, podría sostenerse lo siguiente: Eusko Alkartasuna obtiene

una indudable victoria en la disputa del espacio nacionalista y puede aspirar a incidir de forma sustancial

en el próximo cuadro político del país. En cuanto a Herri Batasuna debe señalarse su sostenimiento al

alza que estaba previsto. Gran éxito de Euskadiko Ezkerra que ha ganado un tercio de diputados

pasando de 6 a 9 y que será sin duda, con EA, una de las piezas para una posible alternativa de

Gobierno. El desplome de la Coalición Popular estaba cantado. Y no por la campaña electoral -que ha

sido mala, sólo salvada por la infatigable actividad de Manuel Fraga- sino por la inadecuación de CP

desde hace más de un año a los auténticos requerimientos del centro-derecha de este país, inadecuación

que alguien observó con cierto tiempo y al que no se atendió. Por su parte, CDS es un partido de Álava

y más concretamente un feudo de Chus Viana que acompañará a Guimón y Barquero al grupo mixto con

Alfredo Marco Tabar.

Y como no hay bien que por mal no venga, desde hoy, aquí, hay un imperativo incuestionable: se impone

ia negociación, se impone el consenso. A lo mejor ahora comienza este país nuestro a elaborar su propia

transición. La hegemonía de un nacionalismo unívoco, ha terminado. Hay, desde luego, un nacionalismo

mayoritario, pero tan heterogéneo y distanciado entre sí que homogeneizar condiciones es cometer un

fraude interpretativo.

 

< Volver