Autor: Olaizola, B.. 
 Fuerte conmoción entre los militantes nacionalistas, uno de los cuales sufrió un infarto. 
 Jon Gangoiti responsabiliza a Carlos Garaikoetxea de la derrota electoral del PNV     
 
 El Correo español El Pueblo vasco.    01/12/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Fuerte conmoción entre los militantes nacionalistas, uno de los cuales sufrió un infarto

Jon Gangoiti responsabiliza a Carlos Garaikoetxea de la derrota electoral del PNV

B. Olaizola

Jon Gangoiti, representante del PNV en el Parlamento europeo, responsabilizaba a Carlos Garaikoetxea

de la derrota electoral del partido poco después de tener conocimiento de la ventaja adquirida por el

PSE - PSOE en el recuento de votos. Gangoiti declaraba que la pérdida de la hegemonía nacionalista

es consecuencia de la escisión del PNV y responsabilizaba al líder de Eusko Alkartasuna de la ventaja

electoral de los socialistas. "Garaikoetxea -indicaba- ha hecho posible una gran contradicción, que no

es otra que situar a un lehendakari socialista al frente de un país mayoritariamente nacionalista".

El eurodiputado nacionalista, constantemente requerido por militantes del PNV que se habían concentrado

en un hotel bilbaíno para seguir el recuento de votos en compañía de las máximas autoridades del PNV

de Vizcaya, dijo que el 30 de noviembre se había convertido en "una fecha histórica- Es una gran fecha

-repitió- porque el nacionalismo ha sacado más votos que el españolismo y se ha puesto en evidencia el

sentir mayoritario de/ pueblo".

Para Gangoiti, los resultados electorales. todavía provisionales en el momento en que realizó estas

declaraciones, ponen de manifiesto que el PNV "sigue siendo la primera fuerza nacionalista del País

Vasco. A partir de hoy -prosiguió- Euskadi tiene dos opciones: o articularse en torno al PNV o hacerlo

en torno a HB".

El cabeza de lista del PNV por Vizcaya, Iñigo Aguirre, restaba importancia a la ventaja adquirida por los

socialistas, al tiempo que trataba de serenar a algunos militantes afectados por la aparente -en aquel

momento- victoria socialista. "No pasa nada -declaraba Aguirre- porque el PNV sigue firme y todavía

más unido". El político nacionalista agregaba "que "será necesario un proceso de reflexión para estudiar

posibles acuerdos y pactos. En cualquier caso -afirmaba- nosotros estamos dispuestos a colaborar con

todas las fuerzas que hagan una lectura positiva del Estatuto de Guernica".

Agui-Conmoción en las bases

El recuento de votos concentró en el hotel vizcaíno a un gran número de militantes y simpatizantes del

partido. La alegría y la euforia que se respiraban en el ambiente al tener conocimiento de los resultados

de las primeras encuestas, que daban una clara ventaja al PNV, fueron diluyéndose conforme la realidad

del recuento iba arrojando las cifras definitivas. "¿Han ganado los socialistas?", cuestionaba incrédula

una mujer de edad mientras se pasaba un pañuelo por las mejillas humedecidas.

Los gestos risueños del principio fueron trastocándose en miradas adustas. Los máximos responsables

del partido eludían la comparecencia ante los medios informativos hasta conocer los resultados

definitivos. "Falta todavía Vizcaya -decía el portavoz del PNV en el Congreso. Iñaki Anasagasti, cuando

el recuento de votos alcanzaba algo más del 30%- que es la provincia con mayor tradición nacionalista

y, por tanto, prefiero no anticiparme a los acontecimientos". La sorpresa y la incredulidad se apoderaron

de la mayor parte de la militancia cuando Arzalluz, desde unas escaleras, se dirigió a la multitud

concentrada para anunciar los resultados provisionales del partido. Uno de los veteranos nacionalistas,

conmocionado por los resultados, sufrió un infarto momentos después de la intervención del máximo

responsable del PNV.

Emilio Barbera, rector de la Universidad del País Vasco, y el alcalde de Bilbao, José Luis Robles, presentes

en la sede del PNV, rehusaron hacer comentarios en torno a los resultados electorales.

 

< Volver