Autor: Atienza, María José. 
 En "Canciller Ayala" depositó su papeleta una votante "fallecida". 
 Una anciana preguntó si su "carta" llegaría al candidato a lehendakari     
 
 El Correo español El Pueblo vasco.    01/12/1986.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

En "Canciller Ayala" depositó su papeleta una votante "fallecida"

Una anciana preguntó si su "carta" llegaría al candidato a lehendakari

Algunos niños soportaron con paciencia el rito electoral

M. J. Atienza

Aunque el hábito de votar hace cada vez menos numerosas las anécdotas electorales, once horas

de mesa y más de 200.000 votantes dan siempre juego a situaciones cómicas y actitudes muy

particulares. El 30-N tuvo en Álava un anecdotario que comenzó por señalar como "difunta" a Romana

Martínez, una señora de mediana edad que acudió a depositar su papeleta en el colegio Canciller

Ayala. El presidente de la mesa dio lectura al nombre que figuraba en el carnet de identidad y uno de

los vocales respondió espantado: "¡pero si está muerta!". A alguien se le coló la ¡>F" de "fallecido"

junto al nombre de Romana. La votante fantasma depositó finalmente su papeleta entre las risas de

los miembros de la mesa, las de su marido que la acompañaba y las de ella misma.

La urna como buzón

El Colegio Marqués de Santillana recibió los votos de la mayor parte de los ancianos domiciliados en

la Residencia de Pensionistas de Txagorritxu. Una de sus residentes, de 91 años de edad y natural

de Salvatierra, tuvo que ser trasladada dos veces por la DYA en silla de ruedas. En la primera ocasión

se le había olvidado el carnet de identidad. La anciana depositó finalmente su voto "para Garaikoetxea

-dijo- porque soy vasca". Sin embargo, estaba inquieta y preguntaba constantemente si su carta

llegaría o no al ex-lehendakari.

Los propios candidatos tuvieron su anécdota. El cabeza de lista por HB, Iñaki Ruiz de Pinedo, fue

abordado por los encuestadores de una emisora de radio que se empeñaban en saber el sentido de

su voto.

 

< Volver