Autor: Contreras, Lorenzo. 
   Primera lectura de los resultados     
 
 El Correo español El Pueblo vasco.    01/12/1986.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Primera lectura de los resultados

Lorenzo Contreras

MADRID. Colpisa. Las elecciones autonómicas del País Vasco han proporcionado la gran sorpresa,

aunque pueda parecer relativa para algunos observadores. Y es que el PSOE ha sobrepasado en

escaños al PNV, convirtiéndose así José María Benegas en posible lehendakari.

Sin embargo, el extraordinario ascenso de Herri Batasuna y la buena clasificación electoral de Eusko

Alkartasuna, transforman la lectura de los resultados en la medida en que, unidos sus escaños a los

del PNV y los de Euskadiko Ezkerra, proporcionan una presencia nacionalista en el Parlamento de

Vitoria enormemente superior a la de las fuerzas políticas que podríamos llamar "españolistas", es

decir, el PSE-PSOE, Coalición Popular y el Centro Democrático y Social.

En estas elecciones autonómicas ha habido dos clases de confrontaciones: la sentimental y

nacionalista contra el resto del Estado, incluido lo que hay de Estado en el propio Euskadi, y por

otro lado, la confrontación ideológica en la que se ha producido una significativa traslación del

voto conservador y de derecha en el País Vasco hacia el PSE-PSOE.

La primera confrontación permite seguir sosteniendo que Euskadi mantiene su condición de territorio

políticamente exento frente a lo que Madrid y el PSOE representan. Y es así, a la vista de los

números, por mucho que duela la afirmación o por mucho que consuele la victoria de Benegas sobre

Ardanza en el terreno de las cifras parlamentariamente conseguidas.

En este aspecto de lo que llamamos la confrontación

Euskadi-España, las perspectivas distan de ser risueñas. La gran incógnita radica ahora en lo que

emprenda o haga Herri Batasuna, cuyo ascenso en el electorado vasco ha sido importante después

de una campaña verbal y conceptualmente moderada, con mensajes sin estridencias y con la única

nota sombria de que ETA ha vuelto a pedir el voto para esta formación.

La posible, si no probable, participación de Herri Batasuna en las instituciones haría factible el

entendimiento de dicha coalición con el PNV, lo cual arrastraría casi seguramente a Eusko Alkartasuna,

el partido de Garaikoetxea, hacia posturas de entendimiento y colaboración, con tal de evitar un

lehendakari socialista en Ajuria Enea.

En cuanto a la segunda confrontación, es decir, la representada por el debate ideológico

izquierda-derecha, está claro que ha sido prácticamente eclipsada por la importancia de la primera.

Lo cual no impide insistir en la significativa, en esta ocasión, traslación del voto conservador vasco

hacia el PSOE y ello en detrimento de Coalición Popular y del CDS.

Tremendo para AP, ya que no para un CDS experimental, el hecho de que sus clientes naturales

se sientan hoy mejor representados por el PSOE que por la oposición conservadora dentro del Estado.

 

< Volver