Preocupantes resultados     
 
 ABC.    01/12/1986.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PREOCUPANTES RESULTADOS

HAY tres hechos fundamentales en la elección vasca de ayer: el porcentaje de participación, ligeramente

superior al de otras consultas generales y autonómicas; el práctico empate entre el PNV y el PSOE, que

se decanta en favor del segundo en cuanto a representación parlamentaria, por la distorsión del sistema

electoral, en una jornada en que el PNV ha conseguido un número de votos superior; en tercer lugar, el

aumento en porcentaje del voto nacionalista, considerando en su conjunto las cuatro fuerzas políticas,

desde el peneuvismo moderado a los radicales de HB.

El acontecimiento más visible es el triunfo del PSOE en número de escaños. Por primera vez en la historia

de la transición, un partido no nacionalista consigue alcanzar el mayor número de actas en una elección

autonómica vasca. El hecho de mayor calado histórico es el avance de la corriente enfrentada al

centralismo de Madrid; la suma de las cuatro formaciones (PNV, EA, HB y EE) podría situarse en torno al

70 por ciento del roto popular, porcentaje en verdad abrumador.

El PSOE retrocede, respectivo de la última elección vasca, en voto popular, aunque obtenga el mayor

número de escaños. Su favorable resultado parlamentario lo obtiene a costa del voto liberal-conservador

que, tal como previó ABC, se ha desplázalo en parte hacia el sufragio •ñas útil, frente al racionalismo

maximalista.

La división del PNV entre ios ortodoxos de Arzallus y los cismáticos de Garaicoechea disminuye

naturalmente en un sensible porcentaje la contabilidad del partido nacionalista clásico, pero sumando

los votos de ambos se amplía la base que en anteriores consultas obtuvo el partido fundado por Sabino

Arana.

No son unos resultados sorprendentes: pero presentan un panorama parlamentario lleno de dificultades

a la hora de organizar un gobierno estable. Un nuevo acuerdo PSOE-PNV requeriría 38 escaños y la suma

sólo alcanza a 35. Las cuatro fuerzas políticas enfrentadas, por causa de su nacionalismo, al Gobierno

de Madrid, tienen a su alcance /arias combinaciones para impedir que el socialista Benegas pueda

encabezar el próximo gobierno vasco. Si el acuerdo entre todos o varios nacionalismos se produce y se

excluye así al partido de Madrid descubriremos bajo lo episódico el significado profundo de la jornada

de ayer: el nacionalismo avanza y se impone en el País Vasco. Es un nacionalismo dividido, quizá

irreconciliable en algunas cuestiones críticas, como el apoyo ai terrorismo de ETA. Pero, a la postre, los

defensores del autogobierno pleno parecen estar más próximos entre sí cuando comparan las diferencias

que les alejan del Partido Socialista.

El PSOE ha demostrado en los últimos años que defiende la unidad de España en la arisca situación

vasca. Por eso se ha beneficiado de una parte del electorado de centro y de derecha y también del

apoyo de periódicos como el nuestro que, por muy lejos que se encuentren ideológicamente del programa

socialista, estarán siempre al servicio del interés nacional. Si el PSOE quiere demostrar que continúa

supeditando en Vasconia su interés de partido al de España, ha llegado la hora de la generosidad y

Benegas debe estar dispuesto a ceder la presidencia a Ardanza para que la coalición de los socialistas

con el PNV y CP o CDS permita formar un gobierno que deje al margen los extremismos de EA y HB Se

equivocaría gravemente el PSOE si mantuviera a ultranza su aspiración a la presidencia vasca o si pactara

con el extremismo de EA.

 

< Volver