Elecciones en el País Vasco. 
 El PSE-PSOE acepta formar gobierno     
 
 Ya.    01/12/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Lunes 1 de diciembre de 1986

ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

El PSE-PSOE acepta formar gobierno

• Brindis por un triunfo.-Dirigentes socialistas, entre ellos el candidato a lendakari, Txiki Benegas,

brindan tras conocerse los resultados que confirmaban la victoria del PSE-PSOE.

Bilbao/YA

El candidato a "lendakari" por el PSE-PSOE, Txiki Benegas, secretario general del partido ganador de

las elecciones vascas, hizo anoche una declaración oficial, en el hotel Ercilla de Bilbao, donde los

socialistas organizaron la noche electoral. Benegas, que ya había hablado telefónicamente con el

Presidente del Gobierno, Felipe González, así como con el vicepresidente, Alfonso Guerra, hizo un

llamamiento a todas las fuerzas vascas y anunció que su partido asumía la responsabilidad de formar

gobierno, para lo que iniciarían de inmediato el diálogo con los otros grupos.

A su llegada al hotel, el candidato socialista fue recibido con fuertes aplausos por los numerosos

seguidores que se habían congregado en el citado hotel, y que daban rienda suelta a su alegría

brindando con champán. Txiki Benegas saludó brazos en alto y explicó, sin grandes euforias, que

"los datos conocidos hasta el momento sobre el resultado de las elecciones indican que el Partido

Socialista de Euskadi ha obtenido un respaldo popular y una representación parlamentaria que le

sitúan como la primera fuerza política del País Vasco y, por tanto, como ganadora de las elecciones".

Palabras que provocaroii aplausos y exclamaciones de júbilo entre los asistentes.

Reafirmación del Estatuto

El secretario de organización del PSOE aseguró que "estos resultados traen consigo un cambio

sustancial

en la situación política de Euskadi y abren un cambio profundo, asimismo, en la sociedad vasca,

que ha expresado su realidad política tal y como es en este momento: una sociedad plural,

democrática, dispuesta a convivir en un marco de paz, libertad y respeto a todos los sectores que

la integran".

"La jornada electoral -subrayó Txiki Benegas- ha supuesto la reafirmación del Estatuto de Guernica

por los ciudadanos y el fortalecimiento de las instituciones de autogobierno del pueblo vasco que,

mediante el mecanismo de la alternativa en el poder, avanzan en su consolidación. Esta victoria

electoral -dijo más adelante- debe permitir que se abra una nueva etapa en la que todos los

ciudadanos, cualesquiera que sean sus convicciones, pueden sentirse cómodos en un marco de

convivencia civilizada, sin ningún tipo de exclusiones. A la vez, -matizó- es nuestra obligación, a

partir de la representación popular obtenida, garantizar la estabilidad política que Euskadi necesita

para afrontar la solución de sus graves problemas."

El candidato socialista a lendakari afirmó que "desde hace tiempo defendemos que Euskadi sólo puede

avanzar mediante una política de acuerdos en la que se sumen todos los esfuerzos necesarios para

contribuir a la estabilización institucional, la recuperación económica y la superación de la violencia.

Ese es precisamente -añadió- el cambio marcado por la voluntad popular y, por tanto, una exigencia

ineludible para todas las fuerzas democráticas del País Vasco".

Diálogo inmediato

Benegas reiteró un llamamiento a todas las fuerzas políticas y sociales de Euskadi para que participen

activamente en el esfuerzo común para garantizar la paz y la prosperidad. "Nadie -indicó- puede

pretender, por sí solo, resolver los graves problemas de nuestro pueblo, y nadie debe sentirse

marginado de una tarea que nos afecta a todos los vascos." Más adelante, Txiki Benegas dijo, muy

firme, que "aceptamos la responsabilidad derivada del resultado electoral y estamos dispuestos a

aprovechar la oportunidad histórica que hoy se abre para Euskadi". Asimismo puntualizó que actuarían

con firmeza frente a "quienes no respetan la voluntad mayoritaria del pueblo y practican la violencia".

El candidato del PSE-PSOE declaró que iniciarían inmediatamente un diálogo con todas las fuerzas

políticas que respeten el juego democrático con vistas a la formación del nuevo gobierno, "que ha

de contar -destacó- con suficientes garantías de estabilidad y ser capaz de afrontar los auténticos

problemas de nuestra sociedad, dando prioridad a las tareas de recuperación económica y de progreso

social".

 

< Volver