Mientras la incognita económica subsiste. 
 Se acentua la probabilidad de elecciones generales     
 
 ABC.    20/12/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. MIÉRCOLES, 80 DE DICIEMBRE DE 1978.

NACIONAL

MIENTRAS LA INCÓGNITA ECONÓMICA SUBSISTE SE ACENTÚA LA PROBABILIDAD DE

ELECCIONES GENERALES

Madrid. (De nuestra Redacción.) Todos los indicios sugieren que el presidente Suárez ha decidido

convocar elecciones generales y que en estos momentos ultima su estrategia al servicio de esta opción. En

medios políticos y periodísticos se considera que esta alternativa —firmemente arraigada en el ánimo del

presidente desde el verano— ha terminado por salir a Note en el transcurso de tres importantes entrevistas

que han tenido Jugar en las últimas Jornadas: la que el domingo celebró en su nueva residencia de Ávila

con los vicepresidentes Gutiérrez Mellado y Abril, la de anteayer lunes con Rafael Arias Salgado y el

secretario de Acción Electoral de U. C. D., Manuel Núñez, y, por último, la mantenida ayer con el Rey en

el palacio de la Zarzuela.

El presidente Suárez fue convocado por el Rey un tanto imprevistamente y ello le obligó a suspender su

programa de audiencias que ayer incluía sendas conversaciones con José Luis Albiñana y Jerónimo

Alberti, presidentes da los órganos preautonómicos valenciano y balear. Uno y otro habrán de aguardar

hasta primeros de enero para entrevistarse con el presidente, pues es propósito de éste dedicar los

próximos días de forma exclusiva a la preparación del calendario político.

Fuentes de la Secretaría de Estado para la Información precisaron ayer que el anuncio de la decisión del

presidente no tendrá lugar en ningún caso antes del 1 de enero. Lógicamente no puede ser de otra manera,

ya que la Constitución no aparecerá publicada en el «Boletín Oficial del Estado» antes del día 29.

Teniendo en cuenta que probablemente el presidente utilizará la televisión para dar cuenta al país del

camino escogido y teniendo en cuenta que el Rey dirigirá su habitual mensaje de fin de año por ese

mismo medio, debe descartarse cualquier anuncio precipitado tanto el día 29, como él 30, como el 31.

A partir del 2 de enero las cosas ya son diferentes. En estos momentos existen dos teorías: la que sitúa la

comparecencia pública de Suárez antes de Reyes y la que la coloca unos días después. La primera versión

se apoya en la inconveniencia de prolongar más de lo imprescindible la espera de los ciudadanos; la

segunda tesis señala la oportunidad de dejar pasar también la celebración de la Pascua Militar, y hace

hincapié en que en realidad el presidente ya renunciaría a la mitad del plazo que le concede la disposición

transitoria si anunciara su decisión a lo largo de la semana comprendida entre el 8 y el 14 de enero.

Entre los factores que estarían configurando la opción presidencial en favor de las elecciones generales,

se destaca el fracaso de los pactos económicos. Precisamente, hoy, día 20, se cumple el plazo apuntado,

con cierta flexibilidad, por el vicepresidente Abril para tratar de sacar adelante algún tipo de acuerdo

expreso con las centrales y la patronal. La reciente escalada de conflictos laborales —alentada, según

algunos observadores, por el Partido Comunista— ha sido Interpretada en medios gubernamentales como

un serio aviso de lo que puede ocurrir en el caso de que no se introduzcan -elementos nuevos en la actual

dinámica política.

Es significativo que en las últimas horas tres miembros del Gobierno de muy diversa significación hayan

apuntado hacia la celebración de elecciones generales. El titular de Industria y Energía, Agustín

Rodríguez Sahagún, aprovechó su conferencia en el Club Siglo XXI para manifestar que sus preferencias

apuntaban por ahí. Por su parte, Pío Cabanillas comentó en Málaga —ciudad a la que se desplazó

anteayer para inaugurar varias bibliotecas—, delante de un grupo de periodistas, que las generales

precederán a las municipales. Por último, según un diario de la mañana, Rodolfo Martín Villa sugirió otro

tanto al término de la reunión que mantuvo ayer da madrugada con los miembros del

El presidente del Consejo fue recibido ayer por el Rey Club de Debates de la Asociación de la

Prensa de Barcelona.

Aunque de menor importancia, también sa baraja otro factor que habría contribuido a perfilar la opción

del presidente: - el riesgo de que el grupo parlamentario de U. C. D. pierda a algunos de sus componentes

en beneficio de la opción de derecha democracia en estos días en vías de organización. Hay que señalar

que dos senadores por Santander —los señores Piñal y González— sa han incorporado ya al Partido

Democrático Progresista, de Alfonso Osorio, y que al menos media docena de diputados centristas sa

hallan muy cercanos a este colectivo.

La única pieza que no termina de encajar en este análisis es, una vez más, el resultada de las encuestas

que en líneas generales no es tan bueno para la U. C. D. como el presidente desearía. En función de tales

datos la solución ideal sería convocar elecciones generales en junio o en septiembre, aprovechando ei

intervalo hasta entonces para reconciliar aj Gobierno con su electorado.

El grave inconveniente de esta estrategia consiste en cómo conseguir la investidura para gobernar durante

tres o seis meses. Téngase en cuenta que el único grupo que da momento apoya al presidente —la minoría

catalana— pone como única condición el aplazamiento de las elecciones hasta después de la aprobación

del estatuto de autonomía. El compromiso adquirido por ley de convocar elecciones municipales

entorpece también da forma sustancial esta especie de «solución mixta».

Antes de anunciar su decisión, el presidente tiene el propósito de solicitar el consejo de los miembros de

la ejecutiva de U. C. D., órgano que hace ya cinco semanas que no se reúne. El secretario general de U. C.

D., Rafael Arias-Salgado, manifestó ayer que la ejecutiva podría reunirse «en fecha inmediata». De

acuerdo con la agencia Efe, la reunión tendrá «probablemente» lugar pasado mañana, viernes, al término

del Consejo de Ministros.

 

< Volver