El señor Osorio desmiente al presidente de la Diputación de Santander     
 
 Ya.    27/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL desmiente al presidente de la Diputación de Santander

Ayer publicábamos en estas mismas páginas una crónica de nuestro corresponsal en Santander en la que

se reproducía un télex del presidente de la Diputación al vicepresidente del Gobierno don Alfonso Osorio,

del que parecía deducirse que éste intentaba atraerse al presidente de la Diputación para una determinada

candidatura política.. El señor Osorio sale al paso de tal interpretación con una carta que dirigió el viernes

último al mismo presidente de la Diputación y que ahora ha remitido a los periódicos de Santander. Dice

así:

"Mi querido director y amigo: Con tristeza he leído en el periódico de tu dirección la comunicación que el

presidente de la Diputación de Santander, amigo don Modesto Piñeiro, «ve dirigió el día 22 y que

consideraba privada. El mismo día le contesté con una carta en la que, entre otras cosas, le decía que

"después de mis llamadas del día de ayer he recibido hoy un télex, en el que me indicas que supones que

el motivo de aquélla era convencerte de qué formases parte "de una candidatura del Gobierno o del

presidente Suárez; ciertamente suponías mal y no era así. Mis llamadas respondían a otra razón.

Conocedor por el gobernador civil de qué hoy celebrabas un pleno en la Diputación, quería informarte

con autorización para que lo comunicaras tú antes que nadie que en el Consejo de Ministros, de hoy se

aprobaba, como así ha sido, la contratación por el sistema de concurso restringido de las obras de la

carretera número 611, vulgarmente llamada "de los accesos a la meseta", en la segunda fase del

abastecimiento de aguas a Valdáliga. Simple y sencillamente eso".

Pero al hilo de esta carta quería decirte dos cosas más. La primera, que, para justificar tu opción electoral,

que ni ahora ni nunca te voy a disentir, no era necesario incluir como condición incumplible de aquí al

martes el tenia de nuestro polémico, y tú sabes bien hasta qué punto, ferrocarril Santander-Burgos.

La segunda es que, a pesar da las gravísimas preocupaciones da todo tipo que he tenido y tengo sobre, mis

espaldas en mi etapa de gobierno, ni me he olvidado ni pienso olvidarme de Santander. Deseo hacer ahora

públicas, esas manifestaciones para aclarar terminantemente que jamás he ejercido ni sobre don Modesto

Piñéiro ni sobre nadie ningún tipo de coacción política, porque, gracias a Dios, ésa ha sido y es mi norma,

de conducta. De siempre he rendido y seguiré rindiendo culto a la amistad por encima de las opiniones y

de las posiciones políticas.

Y sobre ellas esta Santander, a quien quiero entrañable y apasionadamente, y que tiene todo mi apoyo en

sus reivindicaciones justas, sin pedir, por supuesto, nada a cambio."

 

< Volver