Autor: Valencia, Gerardo. 
 Don Enrique de la Mata, a Informaciones. 
 Ningun ministro se presentará a las elecciones     
 
 Informaciones.    21/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

DON ENRIQUE DE LA MATA, A «INFORMACIONES»

NINGÚN MINISTRO SE PRESENTARA A LAS ELECCIONES

MALAGA, -21 .(ÍNFORMACIONES, por .Gerardo Valencia).

EL ministro de: Relaciones, Sindicales, don Enrique de la Mata, llegó el, sábado, festividad, de San

José, a la Costa del Sol, donde ha pasado el fin de semana. Hoy lunes asiste a diversos actos, en la capital

de la provincia y posteriormente se desplazará a Ronda.

SE HA INICIADO UNA INVESTIGACIÓN SOBRE LOS FUNCIONARIOS PRESUNTAMENTE

IMPLICADOS EN LOS SUCESOS DE ATOCHA

ANTES DEL 1 DE MAYO HABRÁ LIBERTADES SINDICALES

SE HA CORTADO TODO INTENTO DE CREAR «SINDICATOS AMARILLOS»

Con el señor De la Mata hemos mantenido la siguiente entrevista para INFORMACIONES.

—Señor ministro, parece que la ley de Libertad Sindicar se retrasa en su presentación al Pleno de las

Cortes. ¿A qué se debe esta situación?

—Realmente, si usted recuerda declaraciones mías anteriores, yo había señalado la fecha del 1 de mayo

como fecha propia para establecer las libertades sindicales. Por tanto, todavía estamos en plazo, y,

lógicamente, de aquí a entonces podremos cumplir con las previsiones establecidas. Aunque aún no

hayamos efectuado su presentación a) Pleno de las Cortes, estamos cumpliendo el programa y los plazos

fijados.

—De las peticiones que nacen las centrales sindicales ¿cuáles Son los puntos más difíciles de alcanzar?

Más que peticiones, yo di ría que son planteamientos. Dificultades importantes, no encuentro, sobre todo

cuando todos los planteamientos tengan oportunidad de des arrollarse en un nivel de negociación con

todos y cada uno de ellos. Quizá en, estos momentos el teína más discutible, que incluso en el seno de

algunas centrales sindicales ha provocado división de criterios, es el planteamiento sobre la Subsistencia

dé la representatividad sindical actual. Recordemos que en estos momentos existen más de trescientos mil

enlaces sindicales, elegidos en unas votaciones masivas hace apenas año y medió. Es, pues, muy

discutible que se pueda establecer una falta de representatividad, por parte, de todo este conjunto de

hombres.

—Se afirma que una parte importante de los funcionario sindicales pasarán al nuevo Ministerio de

Relaciones Laborales, y otra, al Consejo de Economia Nacional. ¿Que hay de este asunto? —Entre otras

cosas, que todavía no hay Ministerio de

Relaciones Laborales y que el Consejo dé Economía Nacional es hasta ahora un proyecto de ley orgánica

nueva, qué está también pendiente de aprobación en las Cortes. Por tanto, es prematuro aventurar

afirmaciones de esa naturaleza. En consecuencia, lo que si está claro es que los funcionarios sindicales,

cualquiera que sea el destino de sindicalismo, ellos sí son funcionarios públicos y esa condición es

absolutamente irreversible y, además, es justo que así, lo sean.

—¿Se llegará a la creación de ese Ministerio de Relaciones Laborales?

—Normalmente, en todos los países del mundo occidental, en el cual estamos nosotros, lo lógico es que

sea un Departamento parecido a esto que se llama Ministerio de Relaciones Laborales o Ministerio de

Trabajo, el que, a su vez, lleve también la función de ser el órgano de relación del Gobierno con las

fuerzas sindicales, y es previsible que en España también nos acoplemos a un modelo muy parecido al de

estos países.

—Señor ministro, ¿cómo es que se han dictado las normas de relaciones laborales antes de aprobarse la

ley de Libertad Sindical, que potencia las asociaciones sindicales?

—El Gobierno lo ha estimado oportuno que así sea. Las normas de relaciones laborales son necesarias

para regular una situación de carácter transitorio, y en su momento tendrá una cristalización, como

consecuencia precisamente del desarrollo de las libertades sindicales.

—Usted está considerado cómo un ministro valiente, que se ha atrevido a entrevistarse con los dirigentes

de las centrales sindicales antes de ser legalizadas. ¿Cómo ha sido acogida esa postura suya dentro de los

órganos del vertical?

—No me atribuyo el título de ministro valiente por hablar con representantes de los trabajadores, aun

cuando no tengan una plena legalidad, aunque tengan una tolerancia y una comprensión cierta y real.

Creo que es una visión realista d e 1 tema y, además —lo he repetido ya varias veces—, para mi las

relaciones con las centrales sindicales operantes ha sido tremendamente positivo y constructivo, y espero

que, efectivamente, sigan recogiéndose los frutos en el futuro. Como es lógico y natural, la novedad de

estos planteamientos tenía que tener división de opiniones en muchos sectores, y no puedo ocultar que he

recibido severas críticas, fuertes críticas, por mi manera, de actuar y de llevar la relación con las centrales

sindicales. Pero todos los demás planteamientos hubieran resultado estériles, porque el fruto real está en

el diálogo, que del diálogo es el único sitio de donde pueden salir resultados positivos.

—¿Por qué no se presenta usted a las elecciones?

—Porque soy inelegible, como dice el decreto-ley sobre Normas Electorales. En el fondo, la pregunta

creo que tiene más sentido, y quisiera decir que en estos momentos formo parte de un Gobierno, que tiene

una misión muy concreta, que es regular y proporcionar una transición política, históricamente muy

importante. Consiguientemente, lo primero que está por delante muy de nosotros —creo que en estos

momentos podría hablar en nombre de todos mis compañeros y, por supuesto, en el mío propio— es ti

cumplir con, nuestra misión de ministros, y cualquier otro interés, personal o de partido, está

absolutamente en segundo plano, supeditado a esta visión, que, por supuesto, no represente, en mi caso

concreto, ningún sacrificio.

—¿Quiere usted decir que ningún ministro se presentará a las elecciones?

—Las manifestaciones que se han hecho públicas hace presumir que ningún ministro actual se presentará

a las elecciones.

—¿A qué partido político pertenece el ministro de Relaciones Sindicales?

—Me he iniciado, ya hace muchos años, en el área de la democracia cristiana y últimamente soy uno de

los fundadores y promotores de Unión Democrática Española. U.D.E. también está en una línea de

renovación y de atemporamiento a las circunstancias actuales, y en esa misma línea me encuentro yo.

Pero, insisto, en estos momento es inútil juzgar mi posición de partido, porque mi posición en estos

momentos no está en el partido, sino en el Gobierno, y el Gobierno no es de partido alguno.

—¿Es cierto que desde la Organización Sindical Española se está propiciando la fundación de sindicatos

amarillos, como, por ejemplo, el de la construcción de Santiago Alvarez Abellán?

—No es cierto en absoluto. Lo que sí es c1aro es que miembros que han estado en la O. S. E. y que

efectivamente tienen gran vocación sindical, que lógicamente tengan iniciativas tendentes a crear sus

centrales sindicales o a Incorporarse a centrales existentes de a cuerdo con los planteamientos que ofrece

la libertad sindical. Pero de que existan estas iniciativas, que son perfectamente naturales a que haya; una

iniciativa, para que se propicie desde la esfera del poder sindical, no, en absoluto, y en cualquier

tentación, de las que inicialmente hubo, he sido radical y he cortado todo, intento de planteamiento del

tema.

—¿Qué medidas se han tomado contra los funcionarios supuestamente implicados en los asesinatos de los

abogados laboralistas de la calle de Atocha?

—En este sentido se ha aplicado el reglamento de personal: se les ha suspendido de sueldo, que es lo que

procede, y se ha iniciado una función investigadora en el terreno puramente administrativo, que irá

paralela a las acciones judiciales, y que está ya actuando. Concretamente el pasado viernes fue nombrado

un nuevo secretario del Sindicato Provincia1 del Transporte de Madrid, que está ya en funciones.

 

< Volver