Autor: A. J. G. M.. 
   Las asociaciones familiares presentarán candidatos independientes a las elecciones generales     
 
 Ya.    06/05/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

6-1V-77

Pag. II ya

INFORMACIÓN NACIONAL

Las asociaciones familiares presentarán candidatos independientes a las elecciones generales

Han crecido la Coordinadora de Asociaciones Familiares y Vecinos

Hoy más que nunca es necesaria la presencia y el protagonismo familiar, nos dice don Juan Relg Martín,

presidente de la Unión Nacional fe Asociaciones Familiares

Hace unas semanas se celebró en Madrid la jornada de directivos de asociaciones familiares. Casi al

mismo tiempo se difundió la noticia de que había sido creada una coordinadora de asociaciones familiares

y de vecinos, para presentir candidatos independientes en la» próximas elecciones a diputados y

senadores, acogiéndose a las hormas electorales. Sobre estos teínas hemos hablado con don Juan Reig

Martin, presidente de la Unión Nacional de Asociaciones Familiares y procurador en Cortes de

representación familiar por Sevilla.

En la Unión se integran las Federaciones Nacionales de .Asociaciones familiares de fines específicos,

tales como las de padres .de alumnos, de familias numerosas, de amas de casa, de padres y protectores de

subnormales, de consumidores, etc., y las federaciones provinciales. En total, unas cuatro mil

asociaciones.

Necesaria presencia de la familia

—La familia, en 3a democracia orgánica, ha estado presente en las Cortes desde mil novecientos sesenta

y siete, ¿qué va a pasar ahora con la democracia inorgánica.

—La superación de la. democracia orgánica no nos afecta. Hoy más que nunca es necesaria la presencia y

el protagonismo de la familia, porque en una sociedad, en cambio, la familia tiene que evolucionar y es la

propia familia la que tiene que influir en su necesaria evolución. Además, la familia está siendo

despiadadamente atacada por quienes pretenden su desaparición. Por la crisis de tas valores espirituales

hay un deterioro de las vivencias familiares. En definitiva, entendemos que hoy Más que nunca es

necesaria la defensa de la Institución familiar. Y creo que las asociaciones familiares o, lo que es lo

misino, la unión de las familias es el mejor instrumento para esa. defensa, como compromiso de las

propias familias y como medio para concienciar a ´la sociedad y al Estado.

El esfuerzo del asociacionismo familiar no se valora

—¿Qué labor han realizado las asociaciones familiares?

—Tengo que destacar el esfuerzo de muchos hombres y mujeres que han trabajado y trabajan

generosamente «n ésta línea de compromiso y concienciación a la sociedad y al Estado, de la que le he

hablado. Directivos de asociar dones de padres de alumnos en centros de enseñanza, en pueblos y

barriadas, en las asociaciones de familias numerosas, amas de casa, padres y protectores de subnormales,

por ejemplo, nos dan el testimonio diario de su sacrificio por la entrega a los problemas de los demás,

muchas veces en medio de un ambiente indiferente o de infravaloración y silencio, y, además, sin

pancartas ni demagogias. Desde el Gobierno, no sé valora este esfuerzo porque, como le he oído decir a

algún ministro, no somos agresivos. Claro que el Gobierno se equivoca cuando no valora la importancia

de esta participación fa-millar y ciudadana. Algunas ideologías si la están valorando y en este terreno

participativo es donde están dando la batalla para la conquista de la sociedad, como previa a la conquiste

del Estado, con evidente rentabilidad, sabiendo explotar los problemas y los fallos de una Administración

paternalista, burocrática y descoordinada. El problema—agrega—puede revestir gravedad, porque la

agresividad o el carácter más o menos revolucionario de la participación ciudadana depende no sólo del

talante de los dirigentes y del equilibrio entre las fuerzas sociales organizadas, sino de la propia capacidad

de respuesta por parte del Gobierno tanto a los problemas que aquejan a las familias como al hecho

mismo de la participación asociativa, que no se valora adecuadamente.

Vocación pública de los dirigentes familiares

—¿Qué se perseguía con la reciente celebración de la jornada da directivos de asociaciones familiares?

—La reunión de directivos, celebrada en el palacio de Exposiciones y Congresos con asistencia de unos

mil representantes de asociaciones, con un apretado temario de intervenciones, respondía al deseo de

resaltar la importancia y trascendencia del tema "familia" en el contexto de la vida nacional, con las

actuales implicaciones de evolución y cambio de nuestro sistema. Hay que tener en cuenta el alto grado

de vocación .pública y de servicio de los dirigentes de las asociaciones familiares, y en unos momentos

como los que vivimos quieren dejar oír su voz, por la propia responsabilidad que les afecta.

—De cara al futuro de España, ¿cuál es el papel que le corresponde desempeñar a la Unión Nacional de

Asociaciones Familiares?

—Además de estimular a los directivos tenemos la responsabilidad de promocional, con los medios a

nuestro alcance, la gran .tarea que nosotros mismos nos hemos impuesto de defender la problemática

familiar. Y, por supuesto, en estos momentos decisivos para el futuro democrático de España no rehuimos

el compromiso de colaborar «n la necesaria integración y equilibrio de la convivencia, sin la cual no es

posible la propia democracia. Nosotros operamos en el punto de partida, en la familia, que es el

fundamento de la sociedad. El auténtico espíritu democrático se aprende a vivir y a desarrollar en la

familia.

NO SON UN GRUPO IDEOLÓGICO

—¿Tienen las asociaciones familiares matiz político?

—Declaramos nuestra apoliticidad en el sentido de que no somos un grupo ideológico o partido político y

no queremos ser utilizados. Pero no somos indiferentes a las ideologías, porque no siempre detrás de

programas de reivindicación existe el auténtico compromiso de defender a la familia. Por esto, aunque

son los partidos políticos los que luchan por el poder, nosotros no queremos permanecer al margen del

tema. Queremos, a través de la defensa de la institución familiar, contribuir a esa importante tarea de

Integración y equilibrio de la convivencia para que la sociedad no quede dividida por la lucha ideológica.

Conocemos los aspectos positivos, en las barriadas y en los centros de enseñanza, de la colaboración

comunitaria entre hombres y mujeres que piensan de distinta forma. Nuestras realizaciones, nuestro

espíritu, nuestra actitud, nuestro constante desvelo en favor de la familia y de su entorno ha de ser

conocido y ha de ser reconocido.

Participarán en las elecciones

—¿Piensa, entonces, la Unión Nacional de Asociaciones Familiares participar en las e1eciones

próximas mediante la presentación de candidatos propios?

—Estamos convencidos de que defendiendo a la familia defendemos la sociedad y el propio Estado;

estamos convencidos de la fuerza social que representamos, por ese compromiso de colaboración en el

establecimiento de un auténtico sistema democrático. Por encima de cualquier consideración de política

de grupo o do partido creemos que debemos promocionar y presentar candidatos independientes en

aquellas provincias que así lo deseen, acogiéndonos a las normas electorales por las razones que he

expuesto. A esto responde la creación de esta Coordinadora de Asociaciones Familiares y de Vecinos

integrada por representantes de 38 provincias. Claro está que, convencidos también de protagonismo

principal en las elecciones de los partidos políticos, la estrategia aconseja que éstos posibles candidatos

independientes, presentados por los electores censados a través de las asociaciones familiares y da

vecinos, efectúen, de acuerdo con las propias asociaciones, las coaliciones que estimen oportunas, según

la peculiaridad electoral de cada provincia para ser incluidos en las listas cerradas que se confeccionarán.

—Finalmente: ¿Tienen vocación política los directivos da las asociaciones familiares?

—Los dirigentes familiares tienen probada vocación y acreditados servicios a los demás, y en muchos

casos se pueden aprovechar para la propia democracia estos liderazgos representativos. Si no trata de

servir más y mejor a los demás creemos que la idea está suficientemente justificad». En la lucha con el

tiempo trataremos da llevarla a la práctica.

A. 3. G.M.

 

< Volver