Menos de un veinte por ciento de los emigrantes podrán votar  :   
 Se calcula en unos 750000 quienes han solicitado su inscripción en el censo. 
 La Vanguardia.    16/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

de un veinte por ciento de los emigrantes podrán votar

Se calcula en unos 750.000 quienes han solicitado su inscripción en el censo

Madrid, 15, («I® Vanguardia».) — En unos 750.000 se cálenla el número los emigrantes españoles que

han solicitado ser incluidos en el censo electoral al objeto de poder ejercitar el derecho al voto por correo

en las próximas elecciones, han señalado a «Europa Press» fuentes competentes. El plazo de

reclamaciones para hacer modificaciones en el censo terminó el pasado 26 de marzo y estuvo abierto

desde el uno de enero pasado. La cifra de emigrantes españoles se calcula en unos tres millones y medio

aproximadamente, lo que equivale a 3,5 muíosles de ex patriados nacionales con derecho a voto, pero d®

ellos menos de un 20 por ciento, aproximadamente, lo podrán hacer.

Por correo

Ya cuando el referéndum se plantearan determinados puntos de vista sobre este tema. Se acabaron voces

pidiendo la votación directa en Embajadas y Consulados, pero nuestras normas electorales —informan

fuentes cercanas a «La Vanguardia»— no lo contemplan así a la luz del derecho constitucional

comparado. En países de larga tradición democrática no son muchos los que permiten la votación por la

vía diplomática y consular, para evitar posibles presiones de la Administración. Entre los miembros de las

Naciones Unidas sesenta Estados niegan el voto a sus nacionales residentes en ti extranjero y tos que lo

admiten, aproximadamente unos veinticinco países, en su mayoría anglosajones, lo restringen a sus

funcionarios del servicio exterior o de las Fuerzas Armadas o de cualquier otro tipo. En España no existe

tradición Jurídica sobra el tema. Sólo en el último referéndum se pudo emitir el voto en el extranjero

sobre la base de un gran esfuerzo de los funcionarios de las representaciones diplomáticas y consulares.

Después de la revisión del censo se cursaron órdenes, por Asuntos Exteriores, a sus representaciones para

facilitar las inscripciones de quienes no hubieran sido alta aún. Este plazo acabó, según determina la ley

electoral, el 26 de marzo. Después, ni en el extranjero ni en el interior es posible cualquier modificación.

El Ministerio de Asuntos Exteriores arbitró una fórmula sencilla para que con una simple comparecencia

ante el cónsul fuese suficiente la solicitud del certificado de inscripción en el censo y en las papeletas de

votación. Así se elimina cualquier manipulación, dado que el voto por correo descarta cualquier

interferencia desde el poder. El envío al elector desde su zona de las papeletas y del material da votación,

no podrá tener lugar naturalmente después del cierre definitivo de las candidaturas.

La Administración del Estado se declara neutral, es neutral, «n el proceso electoral que confía a los

órganos judiciales y supone el voto por correo una relación directa entre la junta electoral de cada zona y

el elector, a fin de que, desde el día siguiente a te convocatoria da las elecciones y hasta cinco días antes

de la votación, «I elector pueda obtener su certificado cursando una solicitud, concediendo una

autorización con intervención consular o mediante un poder otorgado ante el cónsul. El Ministerio ha

redactado unos formularios que obran en poder de sus representaciones para acelerar los trámites.

 

< Volver