Autor: Apostua, Luis. 
 Semana española. 
 Frenos exteriores al PNV     
 
 Ya.    09/03/1980.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

nacional

pág. 15 - YA

Semana española

FRENOS EXTERIORES AL PNV

Es falsa la idea de que la actual Europa, derechista y moderada, les apoyaría en una aventura de

independencia. Habrá respeto para el Parlamento vasco en la medida que éste respete su contexto

internacional: la Constitución española de 1978

CUANDO boy voten los vascos, el resultado no sólo puede afectar al mapa de España, sino al de

Europa. Inmersos como estamos en la más grave tensión nacional de los últimos cinco años, no hemos

percibido con suficiente precisión los factores de equilibrio exterior afectados por el hipotético

nacimiento de un nuevo estado, el pregonado Euskadi. En efecto, los caminos que emprenda el pueblo

vasco a través de las decisiones del Parlamento que va a ser elegido hoy afectan, en primer plano, a los

propios vascos; pero también a todos los españoles, también a todos los europeos y al hemisferio

americano del mundo libre. Hay, según nuestra personal observación, una regla bien clara: ni un solo país

de la Europa occidental desea el menor desmembramiento de uno de los consocios esenciales, España. El

equilibrio es de suyo difícil tanto en los ámbitos políticos como económicos para ver con buenos ojos un,

zarpazo que cambie el mapa. Para Francia sería una causa de particular intranquilidad, por obvias razones

de conexión del espíritu vasco en ambas orillas del Bidasoa. Esto, aparentemente tan visible, es preciso

que lo reconsideren algunos sectores del propio Partido Nacionalista Vasco porque tienen en sus mentes

lo que, a mi entender, es una idea errónea. Dicha errónea idea consiste en que la Europa moderada y

derechista que existe ahora les apoyaría a la hora de establecer en el País Vasco un nuevo estado

independiente si éste se declara burgués y moderado. La solidaridad internacional de los regímenes de

centro o de derecha es muy grande, pero funciona por escalones. Es evidente que desean entenderse con

Estados completos y firmes antes que meterse en el aventurismo político de favorecer el nacimiento de

micro-naciones que acabarían embrollando hasta el infinito el mapa europeo. Es más, la tendencia

reglamentista de la Comunidad Económica va incluso en contra de los sistemas federales como es el de

Alemania. Esto quiere decir que la Comunidad Europea hace obligatorios para cada uno de los Estados

federales o regiones autónomas de cualquier país de Europa los acuerdos a los que llegue con el Estado

central. Más claro aún: si la Comunidad llega a un acuerdo con Bonn, este acuerdo es obligatorio incluso

para Baviera, que es posiblemente el país con mayor autogobierno de Europa. Por tanto, es visible que la

tendencia de los más burgueses y ordenados países no favorece los pequeños nacionalismos tal como se

muestra nuestro propio PNV. La deducción final es evidente. Toda Europa apoyará y respetará el

funcionamiento del Parlamento y Gobierno vasco que emerja de las urnas en función de que ese propio

Parlamento y Gobierno apoye y respete el contexto en el que esta inmerso, la Constitución española de

1978.

Luis APOSTUA

 

< Volver