La unidad de España. 
 Ante todo     
 
 El Imparcial.    11/03/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

11 marzo 1980

EL IMPARCIAL página 2

La unidad de España

ANTE TODO

ANTE los resultados de las elecciones vascas existe el temor de que los nacionalistas que han obtenido

escaños en el nuevo Parlamento traten de lograr la independencia. Esto es imposible desde el ponto de

vista constitucional. Es decir, la unidad de España está por encuna de todo, expresada claramente en la

Constitución, qne dice en su articulo 2; «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la

nación española, patria común e indivisible de todos los españoles.» Y en su artículo 8: «Las Fuerzas

Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión

garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento

constitucional.» Por otra parte, en el título dedicado a la Corona, la Constitución dice: «Artículo 56: El

Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia; arbitra y modera el funcionamiento

regular de las instituciones; asume la más alta representación del Estado español en las relaciones

internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histérica, y ejerce las funciones que te

atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.»

Y fue precisamente el Rey, en el discurso pronunciado con motivo de la, Pascua Militar, quien recordó a

los españoles hace sólo dos meses la indisoluble unidad de España: «Para mantener la anidad de España

—dijo el Rey—, el respeto a sus símbolos y la observancia de la Constitución contaréis siempre todos,

contará siempre España, con el Rey, que se honra en estar al frente de los Ejércitos.» En aquella misma

ocasión dijo el ministro de Defensa, Rodríguez Sahagún: «A las Fuerzas Armadas les corresponde la

noble tarea de preservar la paz y defender los intereses nacionales en los supuestos y en los términos que

su misión ha sido definida por la Constitución. Eso, señor, es lo que han hecho hasta ahora y seguirán

haciendo siempre con su actitud responsable y patriótica como protagonistas principales que son de la

defensa nacional. Preservar la paz y defender España, que es defender nuestra independencia, nuestra

soberanía, nuestra integridad territorial y nuestra unidad.» ¿Cuál es, por otra parte, la opinión de los jefes

militares? La unidad de España se da por descontada en el Ejército, hasta el punto de que es raro el

discurso de un alto mando en que no se hable de ella. Lo mismo ocurre en las escasas entrevistas en que

los altos mandos militares, poco dados a hacer declaraciones a la Prensa, han concedido a veces a tos

medios informativos. Cuarenta y un tenientes generales tiene el Ejército de Tierra, veinte en el grupo A y

veintiuno en el B; diecinueve el Ejército del Aire, seis en el grupo A y trece en el B; doce almirantes —

cinco en el grupo A y siete en el B— hay en estos momentos en la Armada. Seria difícil encontrar entre

estas setenta y dos personas una sola que no haya hablado alguna vez en sus discursos de la necesidad de

mantener la unidad de España. Valga, a titulo de ejemplo, el testimonio de un alto mando de cada

Ejército: «Con nacionalidades o sin ellas —decía hace un año el vicepresidente del Gobierno, Gutiérrez

Mellado-, nunca se romperá la unidad de España.» Y mucho más cerca en el tiempo, exactamente el 28 de

febrero pasado, declaraba el teniente general Emiliano Alfaro Arregui, jefe del Estado Mayor del Aire:

«La solución de nuestros problemas hemos de confiarla a nuestro propio esfuerzo, a nuestra nobleza, a

nuestra lealtad y, si fuera preciso, también a nuestro sacrificio para garantizar la unidad de la patria y

mantener en toda su pureza el nombre de España.» Por su parte, el almirante Arévalo Pelluz, jefe del

Estado Mayor de la Armada, respondía a la pregunta de: ¿ante qué se siente usted intransigente,

almirante?, hecha por María Mérida: «Ante la unidad de España. Pienso que cualquier concesión que se

hiciese en este terreno sería retroceder en todos los órdenes.» Y el teniente general Gabeiras, jefe del

Estado Mayor del Ejército de Tierra, respondía a la misma periodista sobre el mismo tema: «Mire usted,

yo amo a España porque amo profundamente a Galicia, y no concibo a una sin otra. Y parece ser que hoy,

sin embargo, hay determinados núcleos, que no sé cómo calificar, que no piensan así. De ahí mi llamada

para que tos hombres que nos lleguen al Ejército tengan ese sentimiento nacional y de patria que

deseamos.» Está claro.

(Foto: GIMÉNEZ)

 

< Volver