Autor: Cordero, Juan. 
 El PNV se alzó con una mayoría abrumadora dentro de una gran abstención, provocada por las metralletas de ETA. 
 Lo que se esperaba  :   
 Ahora los triunfadores vascos sólo tienen un camino: el que pasa por la Constitución y el acatamiento a la indisolubilidad de España. 
 El Imparcial.    11/03/1980.  Página: 12-13. Páginas: 2. Párrafos: 25. 

El PNV se alzó con una mayoria abrumadora dentro de una gran abstención, propiciada por las

metralletas de ETA

El Parlamento vasco ES ASI

RESULTADOS GENERALES

Censo electoral: 1.544.577 Votantes: 932.125 Abstención: 651.652 En blanco: 3.590 Nulos: 9.482

POSIBILIDADES

Ante el nuevo Parlamento vasco, las posibilidades que se abren son básicamente tres: Gobernar en

coalición con UCD. Los veinticinco escaños del PNV, junto con los seis de UCD, suponen la mayoría

sobre un Parlamento de sesenta. Esto daría la posibilidad de gobernar frente a la oposición abertzale.

* Gobernar en solitario el PNV. Esto sólo podría ocurrir en el caso de que Herri Batasuna no acudiese al

Parlamento vasco, de la misma manera que jamás acudió al de Madrid. En este caso, los escaños con voto

serían cuarenta y nueve —una vez descontados los once de HB—, por lo que el PNV tendría, con sus

veinticinco parlamentarios, la mayoría.

• Todos los nacionálistas unidos. Los veinticinco escaños del PNV, más los once de HB, mas los seis de

EE darían amplia mayoría a una coalición nacionalista, que podría desembocar en una moción de

independencia y, consiguientemente, en la inconstitucionalidad.

LO QUE SE ESPERABA

• Ahora los triunfadores vascos sólo tienen un camino: el que pasa por la Constitución y el acatamiento a

la indisolubilidad de España

LAS elecciones al Parlamento vasco han resultado poco más o menos como se esperaba. Los partidos

nacionalistas se han alzado con una mayoría abrumadora, mientras la UCD quedaba reducida a un papel

minoritario y Alianza Popular subía en relación a otras consultas populares. La abstención fue la

protagonista de la jornada, y a ella quizá no haya sido ajeno el miedo, que planeó sobre las tres provincias

durante los días anteriores a las elecciones. El día, sin embargo, fue de absoluta tranquilidad para quienes

se decidieron a depositar su voto en las urnas. Desde primeras horas de la mañana ya observábamos que

la abstención iba a ser numerosa, eran muchos los vascos que por carretera se dirigían a las provincias

fronterizas, como algunos dicen, de Burgos, Santander y Logroño; el día había amanecido lluvioso, pero

aun con las inclemencias del tiempo comenzaron a salir del País Vasco. Y la abstención fue más nume-

rosa que en las anteriores consultas. Vizcaya fue la provincia más abstencionista, con el 48 por 100;

Guipúzcoa alcanzó el 42 por 100, y en Álava, el 41 por 100. Por lo que se ve, la abstención fue la

protagonista de la jornada, quedando muy lejos los índices superiores al 75 por 100 de las primeras

elecciones del 15 de junio de hace tres años. Una alarmante abstención después de una campaña de

trescientos mítines. Hay pocos hechos que resaltar. Por ejemplo, que Monzón no pudo votar, ya que no

lleva los seis meses reglamentarios empadronado en España, ya que antes de empadronarse en Vergara lo

estuvo en Francia. Otro líder que no pudo votar fue Garaicoechea, que, aunque veranea en Zarauz, no es

vasco; es navarro. Varios interventores fueron retirados de las mesas de algunos colegios por encontrarse

borrachos.

LOS PROBLEMAS A RESOLVER

Bandrés ha manifestado que los principales problemas a resolver por el Gobierno vasco son la integración

de Navarra en Euskadi, la crisis económica, el paro y la salida de los presos políticos, ya que la paz en

Euskadi no es posible mientras haya un preso político en las cárceles. Sobre el problema de la integración

de Navarra, ha sido editado un mapa del País Vasco en el que está incluida, pero no va a parar ahí el

expansionismo vasco, ya que en ese mismo mapa se prevé para un futuro próximo gran parte de las

provincias de Huescako, Zaragozako, Burgosko y Logronoko, en el que aparecen los nombres de los

pueblos en vasco, y lo más curioso de este mapa es que está editado por un organismo oficial.

Ante este problema, hemos consultado a algunos líderes políticos de las provincias antes señaladas, y las

palabras de todos han sido las mismas: de preocupación a que impliquen a sus provincias en el problema

vasco, que ni les va ni les viene: que arreglen sus asuntos y nos dejen en paz.

NACIONALISMO

De la valoración de los resultados que hace Carlos Garaicoechea queda claro que achaca la victoria de su

partido precisamente a que «el pueblo ha votado nacionalista porque el pueblo tiene hoy día mas

conciencia nacional». Teoría que no está muy lejana de la expuesta por Juan María Bandrés, que calificó

el resultado de estas elecciones de «triunfo abertzale». A pesar de las afirmaciones de Viana en el sentido

de una colaboración «sub conditione» con el posible Gobierno monocolor del País Vasco, el temor de un

deterioro de las relaciones entre el órgano de gobierno vasco y el partido en el poder en España a

consecuencia de la derrota sufrida por éste en las elecciones del domingo no está, ni mucho menos,

difuminada. A este respecto el propio Garaicoechea señalo que, en base a la «voluntad autonómica»

demostrada por e¡ pueblo vasco, «sería un cerrilismo por parte de Madrid el seguir cercenando con leyes

orgánicas nuestro estatuto».

ETA Y LA AMNISTÍA

Las futuras acciones del Ejecutivo vasco de cara a ETA son, evidentemente, otra de las incógnitas que

planean sobre la actualidad vasca, conocido el resultado de las elecciones. A este respecto, las declara-

ciones de Garaicoechea al filo de las tres de la mañana fueron tajantes: —No existe ningún plan de

negociación con ETA, ni existe receptividad por parte de ella, a juzgar por sus últimas actuaciones. Todo

esfuerzo de comunicación (que insisto en esta palabra y no negociación para que no se escandalicen

algunos medios) no suele estar de sobra. Que nadie se escandalice de esto, porque el Gobierno de Madrid

ha negociado muchas veces con ETA. Sin embargo estas declaraciones tenían un insólito contrapunto en

las de otro líder del PNV, Marcos Vizcaya, que declaraba en Bilbao: —Yo creo que Carlos Garaicoechea

hará, si no es hoy, mañana, una llamada a la negociación con ETA. El diputado peneuvista señaló que, si

bien el cumplimiento de la ley era siempre necesario, «quisiéramos sentarnos a la mesa con ETA».

Reunión en la que Vizcaya no quiere dejar a nadie sin «mojarse» cuando afirma: —La negociación la lle-

varía el PNV como Gobierno, aunque evidentemente no pueden estar ausentes de estas conversaciones ni

Herri Batasuna, ni Euskadiko Ezkerra, ni el partido del Gobierno. Es decir, que el partido del Gobierno

tendría que aceptar directa o indirectamente estas negociaciones. En cuanto a su valoración de los

resultados, señaló que se podían interpretar «como una confirmación de la política del PNV, como una

pérdida espectacular de las fuerzas estala-listas y también como una consolidación de las fuerzas radicales

extremistas, como pueden ser Euskadiko Ezkerra o Herri Batasuna». Partido este último que, tras haber

sido designado por los votantes segunda fuerza -política de Vascongadas, sigue «en sus trece» de no ir al

Parlamento vasco (igual que no aparece por el de Madrid), según han declarado varios de sus nombres

más representativos, «hasta que no cambien las actuales condiciones», y reconocen, asimismo, que es

difícil que su coalición formase un frente unido con el PNV y EE, «ya que tienen conceptos nacionales

muy distintos». Esta postura de Herri Batasuna podría lleyar al PNV a pensar seriamente en la posibilidad

de formar Gobierno monocolor. Esta política de abandonismo de las instituciones ha sido muy duramente

criticada por José María Benegas, quien señaló que el éxito alcanzado por Herri Batasuna «era un dato

alarmante, por ser una coalición que no condena la violencia, sino que la defiende como alternativa

política que abandona las instituciones, que no va a participar y que, a pesar de ello, obtiene estos

resultados». Sobre la amnistía, otra de las grandes incógnitas, Garaicoechea fue tajante: —No se puede

hacer hoy a palo seco. Vamos a intentar una pacificación sin olvidar las dos tesis que hoy se barajan: una,

los que apoyan las vías políticas institucionales, y la otra, los que rechazan esas vías políticas y apoyan la

violencia.

OTRAS REACCIONES

Manuel Fraga calilicó de preocupantes los resultados de las elecciones durante la reunión del comité

ejecutivo de su partido. Señaló también que el avance de los partidos nacionalistas hace prever

dificultades desde el punto de vista de la ausencia de una representación suficiente, equilibrada, por los

partidos de ámbito nacional. Por último, el citado comité ejecutivo señaló que AP ha obtenido

representación parlamentaria en Álava y Vizcaya y un claro aumento de votos en Vizcaya y Guipúzcoa, a

pesar de la abstención. Javier Ruperez. desde Valencia: «CD tiene que aprender a enmendar errores de su

política autonómica. El resultado de las elecciones al Parlamento vasco es malo para UCD se mire por

donde se mire.» Respecto a la «constatación de las votaciones respecto a EE y HB». afirmó que «espero

que esto signifique un paso más en la pacificación del País Vasco», para añadir: «Yo no daría por hecho

que Herri Batasuna no acuda a las instituciones. Los electores participan en unas elecciones en la medida

en que su voto va a servir para algo, en caso contrario sería un fraude. Espero que hagan una utilización

democrática del Parlamento vasco.» Monzón: «Los puntos que hoy representan son razonables y

alcanzables por las partes en litigio. Es importante, sin embargo, que busquemos hoy una solución que

haga callar las armas antes de que se nos escape esta oportunidad.» Respecto al ascenso del PNV aseguró:

«Me alegro evidentemente del éxito de Herri Batasuna, pero como patriota vasco celebro también el

triunfo del PNV y de Euskadiko Ezkerra.» Por último, Monzón aseguró que los tres grupos abertzales,

PNV, HB y EE, pueden ponerse de acuerdo sobre los puntos de la alternativa KAS. Letamendia: «A partir

de este momento no vamos a hacer más que crecer, porque todas las cosas malas que nos podían haber

ocurrido han ocurrido ya. El que crezcamos a un ritmo vertiginoso o normalmente depende de Madrid.

Desde luego que los suplicatorios y la represión es una forma de hacernos subir rápidamente.»

JUAN CORDERO (Enviado especial) y resumen de agencias (Fotos: Efe y Europa Press)

 

< Volver