Autor: Cabellos, Carmelo . 
 Hacia el gobierno vasco. 
 La lección de Euskadi y los viejos errores     
 
 Diario 16.    11/03/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La lección de Eyskadi y los viejos errores

Carmelo Cabellos

Madrid — La lectura política de los resultados de las elecciones al Parlamento vasco, celebradas el

pasado domingo, traduce una serie de errores y aciertos que han dado como conclusión un espectacular

aumento de las posiciones nacionalistas. Los ciudadanos vascos dieron el pasado domingo una clara y

contundente lección de democracia. Incluso el volumen de abstención comporta actitudes sociopolíticas

nada desdeñables, a la vez que pone en evidencia la desastrosa actuación de un buen número de fuerzas

políticas.

El argumento de la discriminación

Una de las características fundamentales de Ja reciente campaña fue el acopio de procedimientos para la

atracción del voto de los inmigrantes de Euskadi. La primera reacción, provocada por los partidos de

ámbito estatal, fue el forzar el miedo a la discriminación. El guante fue cogido por los nacionalistas, que

también ofrecieron su apoyo a los emigrados. Sin embargo, al final todos los datos disponibles permiten

deducir que gran parte de la abstención se residenció en este sector de la población del País Vasco. Y es

que el error estuvo en provocar la posible existencia de esa discriminación. El auge nacionalista es un

hecho constatado. Desde el punto de vista electoral supone nada menos que el 70 por 100. Pero es más: el

nacionalismo y el abertzalismo concluyen en uno de los últimos recursos que le quedan a la población

vasca y que no es otra razón que la que anima la esperanza de que el autogobierno sea el principio de las

soluciones a los graves problemas que padece Euskadi. Por ello, y a la contra, el comportamiento

electoral denota un aumento de la desconfianza hacia las soluciones provenientes del poder central, que

no se ha mostrado precisamente comprensivo. Y ahí está el descalabro de UGD, que pierde casi seis

puntos en Álava, casi ocho en Guipúzcoa y algo más de nueve en Vizcaya. La situación de los socialistas

no es mucho mejor: las pérdidas son de 7,5 puntos en Álava, 4,5 en Guipúzcoa y 4,8 en Vizcaya.

Asimismo, AP y PCE han perdido posiciones.

Auge nacionalista

Por el contrario, el auge nacionalista ha sido más que espectacular, con subidas de 10,6, 10,3 y 7 puntos

en Guipúzcoa, Vizcaya y Álava, respectivamente. Los incrementos de Herri Batasuna y Euskadiko

Ezkerra son otra parte de la lección. El esquema de comportamiento del poder central en el País Vasco

deberá dar ahora un giro completo para alcanzar soluciones efectivas, que necesariamente deberán pasar

por los nacionalistas y abertza-les. La actitud receptiva del PNV y Euskadiko Ezkerra, aún con sus

exigencias, no puede quedar en el saco roto, ni estrellarse contra el muro de Madrid. Este es, al menos, el

estado de la cuestión recogido en los medios políticos vascos en las horas últimas, Aún hay algunas

incógnitas por despejar —entre ellas la definitiva actitud de HB— y muchos malentendidos ya seculares

que merecen ser despejados con urgencia.

 

< Volver