Autor: Fernández-Marcote, Carlos. 
 Garaicoechea adelanta. 
 El PNV gobernará en solitario  :   
 "Su contundente triunfo -dice- permitirá una política firme y decidid." Negociaciones con ETA: "No existe ningún plan." Amnistía: "No se puede pedir mientras haya muertes". 
 Ya.    11/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

11-III-1980

Garaicoechea adelanta

El PNV gobernará en solitario

«Su contundente triunfo —dice— permitirá una política firme y decidida.» Negociaciones con ETA: «No

existe ningún plan.» Amnistía: «No se puede pedir mientras haya muertes»

SAN SEBASTIAN

Carlos Fernández Marcóte, enviado especial

Gran triunfo de los partidos nacionalistas, elevadísima abstención y absoluta tranquilidad, son los tres

puntos con que puede resumirse brevemente la jornada electoral vasca del domingo. Decíamos en

anteriores crónicas que la campaña electoral había sido presentada más como una confrontación de

nacionalistas y estatalistas que como contraposiciones de ideologías encauzadas por unos determinados

partidos. Y ahí están el clarísimo triunfo del Partido Nacionalista Vasco, la consolidación de Herri

Batasuna y la ascensión de Euskadiko Ezquerra. Al otro lado, el gravísimo descalabro de Unión de Centro

Democrático en Guipúzcoa y en Vizcaya y el tangible retroceso socialista. Mientras tanto, el partido que

se presentaba como clara derecha, Alianza Popular, daba verdaderasmuestras de euforia por los dos

escaños conseguidos. Pasadas las dos de ía madrugada del lunes, llegaba Carlos Garaicoechea al Palacio

de la Diputación Foral de Guiúzcoa, acompañado de su mujer. En medio del asedio de ios informadores y

de las felicitaciones y aplausos de unos y otros, el presidente del Partido Nacionalista Vasco y del

Consejo General Vasco y, en un futuro muy próximo, presidente del Gobierno de Euskadi, declaraba que

los resultados conseguidos eran esperados por su partido en base a las encuestas realizadas y no dadas a

conocer «por un cierto pudor público, ya que temíamos que estos datos se entendiesen como un claro

triúnfa-lismo si los hubiésemos adelantado». En posterior rueda de prensa improvisada, el máximo

dirigente peneuvista afirmó que tiene la convicción sincera de que «se producen las circunstancias que

posibilitan un Gobierno monocolor». Sin embargo, habrá que esperar a ver qué hace Herri Batasuna, a la

decisión de Euskadi Buru Batzar y a las consultas con todos los partidos políticos. «Cualquiera que sea el

resultado final de esta reflexión y de estas consultas, dijo Garaicoechea, creemos que el respaldo obtenido

en las urnas nos autoriza a que la política firme y decidida, que nosotros creemos es la que coniene a •este

país, sea llevada adelante en los próximos cuatro años para lograr el triple objetivo de desarrollar el

estatuto de autonomía en profundidad, solucionar la crisis económica afrontando el terrible problema del

paro con decisión, y la pacificación de Euskadi.»

Contundencia nacionalista

De «descalabro verdaderamente importante» calificó los resultados obtenidos por Unión de Centro

Democrático y señaló que después del 9 de marzo «estamos en las mejores condiciones de quitar al

Gobierno de UCE esa cicatería que ha existido en el proceso de transferencias al Consejo General Vasco

y esa tentación de erosionar el estatuto por vías indirectas... Creo que la contundencia de la presencia

nacionalista nos va a ayudar a salir del estancamiento en que estamos». De Navarra dijo que quizá la

forma más eficaz de lograr que se adhiera a las instituciones políticas vascas es la de «ofrecerle una imagen

atractiva de ese proyecto político que hoy inauguramos. Si logramos que este país ofrezca un proceso

de pacificación, de recuperaciones económicas, etc., y no una página de sucesos todos los días, quizá

estemos haciendo una labor más eficaz que citar Navarra es de Euskadi, que no sirve para resolver el

problema». En torno a la amnistía, Garaicoechea manifestó que hay que promover un plan coherente de

reconciliación, «pero no se puede pedir la amnistía mientras haya muertes. Hay que hacer un esfuerzo de

generosidad en la reconciliación y pulsaremos decididamente el cambio de situación en presos y

exiliados». De ETA señaló que en estos momentos no existe ningún plan de negociaciones, ni tampoco

hay receptividad a cualquier tipo de conversaciones en la organización terrorista. Por su parte, el

secretario general del Partido Socialista de Eus-kadi-Partido Socialista Obrero Español, José María

Benegas, reconocía que su partido ha sido uno de los más afectados por la abstención, aunque considera

que los resultados socialistas no han sido tan malos. Entre las razones para abstenerse, a sumar a la

normal abstención de todas las consultas electorales y al mal tiempo, Txiki Benegas añade el desencanto

político de grandes sectores de la población y el «miedo a la participación y posteriores represalias».

El dirigente de Euskadiko Esquerra, Juan María Bandrés, también toda la noche en el palacio de la

Diputación donostiarra, nos declaró que «Euskadi ha votado «abertzale» y Euskadiko Esquerra está ahí

para demostrar que integrar las opciones nacionalista y socialista es perfectamente posible. Por otro lado,

manifestó que sería un error del Partido Nacionalista Vasco gobernar en solitario, puesto que «Euskadi

está tanto o más invertebrada que el propio Estado español». Por los salones y despachos del centro de

datos no hicieron aparición en ningún momento representantes cualificados de Herri Batasuna y Unión de

Centro Democrático. En Bilbao, Perico Solaharría (HB) declaró que serán las asambleas quienes decidan

si la coalición ocupa o no los escaños obtenidos; de todos modos, considera que las posibilidades de

autogobierno se verán muy mermadas por cuanto sus competencias y las del Parlamento vasco están

supeditadas a la Constitución. Los dirigentes centristas han insistido, de su parte, en quitar importancia al

triunfo de los nacionalistas para dársela a la abstención, lo que, en su opinión, demuestra que el pueblo no

ha sido consciente de la importancia de la consulta.

Balance de las elecciones

• Los nacionalistas (PNV, HB y EE) coparon 42 de los sesenta escaños

• Incremento de la abstención, excepto en Vizcaya

• Herri Batasuna se consolida como segunda fuerza política

• Descalabro de UCD, con sólo seis escaños

• A pesar de los once escaños, progresivo descenso socialista

• Ascenso, aunque menos de lo esperado, de Euskadiko Ezkerra

• Sorprendente avance de Alianza Popular

• Estancamiento del PCE

 

< Volver