Elecciones al Parlament ; Partidos en liza: Solidaritat Catalana. 
 Defensa de la tradición, sin ir en contra del progreso     
 
 La Vanguardia.    11/03/1980.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Defensa de la tradición, sin ir en contra del progreso

Solidaritat Catalana pertenece al pequeño grupo de nuevos partidos que concurren a las

elecciones con la intención expresa de movilizar el voto conservador, frente a la hegemonía

adquirida por los partidos de izquierda.

Al igual que las fuerzas políticas afines a ella, aunque rivales, SC concurre a las elecciones

proclamándose abiertamente de derechas y esgrimiendo esta afirmación como una de las

bazas más determinantes de su imagen política. Por las propias declaraciones de sus líderes y

por el contenido de su manifiesto programático, no se trata de un mero reconocimiento expreso

de su posicionamiehto ideológico, sino sobre todo de un motivo de apelación directa a un

amplio sector del electorado, de pensamiento esencialmente conservador y moderado,

caracterizado por su postura de inhibición, desencanto o desconfianza con respecto al proceso

político y la situación económica y social. «Un partido —reza, en efecto, su manifiesto de

presentación— que recoja la inhibición, la abstención y el desencanto, convirtiéndolos en

acción política, en presencia electoral.»

Ideológicamente, el partido se define como de la «nueva derecha al estilo europeo, progresista,

democrática, moderna, abierta y con vocación de futuro».

Solidaritat Catalana se declara, asimismo, un partido interclasista, que supedita los intereses de

oíase a los principios básicos de la filosofía humanista. En este sentido, defiende la institución

familiar en su concepción más tradicional, como «base fundamental de la sociedad», así como

los valores de la religión, la patria y ¡la libertad, aunque «adecuándolos a la realidad actual, en

la medida que sea posible». En este mismo orden de cosas, el partido afirma su fe en la

iniciativa privada y en la economía de mercado, como agentes creadores de riqueza que, sin

embargo, consideran debe ser justamente distribuida entre todos los ciudadanos.

Finalmente, Solidaritat Catalana hace equivalente su sentimiento de catalanidad con el de la

solidaridad con los restantes pueblos de España.

AUTONOMÍA Y TERRITORIO.

En cuanto a las líneas programáticas del partido de cara a su posible actuación en el seno de la

Cámara legislativa de Cataluña, Solidaritat Catalana manifiesta su propósito de que «la

autonomía recuperada asuma, sin pactos mixtificadores, todas las competencias que el

Estatuto atribuye a nuestra nacionalidad». Dentro del proceso de autonomía y

descentralización, considera que ésta debe extenderse de modo especial a las comarcas,

«auténticos núcleos de expansión y progreso, al mismo tiempo que depositarios de una

tradición histórica que ha de estar representada en el.

Parlamento catalán». Además de su afirmación comarcalista, Solidaritat Catalana pretende

promover un correcto equilibrio entre la actividad ¡industrial y la agrícola, devolviendo al sector

primario el lugar que le corresponde en el contexto socioeconómico de Cataluña.

ENSEÑANZA Y CULTURA,

En el terreno de la educación y la cultura, el partido propugna abiertamente la ´libertad de

enseñanza, como «camino para recuperar e! protagonismo cultural que ha caracterizado

históricamente a Cataluña dentro de España». En cuanto al ámbito fiscal, rechazan

tajantemente lo que denuncian como exagerada escalada de los impuestos a todos los niveles

y propugnan un control eficaz del gasto público.

ECONOMÍA Y TRABAJO.

Por lo que se refiere al mundo del trabajo, Solidaritat Catalana afirma ser defensora de la

libertad sindical, aunque propugna una afirmación de su propia autoridad para acabar con la

confusión laboral y el hundimiento económico de las empresas. Entiende que es preciso

favorecer la inversión para resolver el problema del paro y enderezar el proceso económico.

Dentro de estas líneas programáticas que SC pretende desarrollar en el futuro Parlament, se

hace constar, también, el tema de la seguridad pública como de interés prioritario. En este

sentido, considera que es preciso recuperar la tranquilidad ciudadana y mejorar la calidad de

vida, favoreciendo así la instauración de una convivencia solidaria y sin tensiones, invitando

especialmente a ¡la juventud a desempeñar su protagonismo y ejercer su responsabilidad al

servicio de Cataluña.

 

< Volver