Autor: ;González Cabezas, Jose Ramón. 
 Elecciones al Parlament - Partidos en liza: Esquerra Republicana de Cataluña (6). 
 A Heribert Barrera lo alumbraron republicano     
 
 La Vanguardia.    12/03/1980.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

LA VANGUARDIA

ELECCIONES AL PARLAMENT

MIÉRCOLES, 12 DE MARZO DE 1980

PAG. 11

Partidos en liza: Esquerra Republicana de Catalunya (6)

A Heribert Barrera lo alumbraron republicano

La inicial adustez del rostro de Heribert Barrera se convierte en amable afabilidad una vez rotos

los primeros silencios. El secretario general de Esquerra Republicana ha envejecido antes de

tiempo —no ha sido la suya, desde luego, una vida fácil—, y ahora, en cambio, resiste casi

impasible ei paso de los años como si la transición y el acceso a la autonomía hubieran

retardado un proceso biológico natural.

El actual dirigente del histórico partido Esquerra Republicana, es--esteílíáti-co no numerario de

Química Inorgánica de la Universidad Autonoma de Barce-lona y ex vicedecano de su

Facultad. Nació en Barcelona en 1917. De padre ampurdanés y madre del Maresme, como

acostumbra a decir el urólogo Antonio Puigvert «a Heribert Barrera lo parieron republicano».

Efectivamente, sus recuerdos políticos se mezclan con las primeras imágenes de la infancia

que dio paso a una relación paternofi-lial entretijada con recuerdos de prisión; de la prisión de

su padre. Entre todos ellos, la «foto fija» de la visita, a los 4 años, a la cárcel del Castell ae la

Mola. Siempre, con la presencia de una madre llena de coraje y energía que llevaba

inteligentemente la batuta de la familia durante las obligadas ausencias del marido —primero

militante Genetista y luego diputado y conseiler de Esquerra Republicana—, encarándose si

era preciso con la policía.

Todo esto, Jas tertulias en la casa paterna con sindicalistas de Ja CNT como Salvador Seguí,

Ángel Pestaña o Peyró, la amistad de su padre con históricos de Esquerra Republicana,

actuaron como agentes catalizadores de una vocación política nunca puesta en cuestión.

No obstante, la decisión de poner en práctica una concreta acción política llegaría

inmediatamente después «deis fets d´Octubre», en 1934, a raíz de Ja gran paliza que recibió

después de silbar estruendosamente a ´Royo Vilanova, aquel ciudadano que se distinguió por

fustigar la autonomía catalana.

Heribert Barrera, tras luchar en el frente de Aragón y en el Segre, naturalmente en las filas de!

Ejército Republicano, reanudó su vida en el exilio. Estudió en Montpellier y en París Química

inorgánica, dio clases de su especialidad e investigó en la acogedora ciudad deí sur de Francia.

Después de casarse con una francesa regresó a España en 1952.

La experiencia de nueve años en Estados Unidos (1960-1969) —primero dedicado a -la

investigación en la Universidad de New Bampshire y luego como técnico en una compañía de

ingeniería— íe permiten valorar profundamente «la democracia interna de la vida política

norteamericana y muchos aspectos de su organización social», aunque rechaza «la explotación

que realizan de los países subdesarrollados».

Gracias a las gestiones de buenos amigos, entre ellas la realizada por el catedrático Enric

Casassas (vicerector de la Universidad Autónoma), fue posible su incorporación a la docencia

en Bellaterra, a la que no quiere renunciar mientras pueda.

Heribert Barrera, agudo en ei análisis, es muy intransigente en todo aquello que pueda

desdibujar los contornos precisos de su partido mayoritario en Cataluña en la etapa

republicana. Lo que más teme el secretario general de ERG es, perder la lucidez intelectual

sin percatarse. Lo que más admira: la consecuencia, la fidelidad, el altruismo y el talento.

He aquí, por otra parte, brevemente, lo que piensa Heribert Barrera, a título personal, sobra

cuestiones que ocupan o pueden ocupar el centro de Ja polémica.

Federalismo: «Soy partidario, en su sentido más amplio. Tanto para Cataluña, como para

España y Europa. Es •la solución para la complejidad de las sociedades modernas.»

Divorcio: «La persona tiene derecho a decidir sobre sus cuestiones personales. La Ley

republicana al respecto era moderada, pero liberal. Creo que estaba muy bien.»

Iglesia católica: «Soy agnóstico, bautizado y casado por la Iglesia. Totalmente respetuoso con

ella y convencido dí que es la religión predominante y tradicional en el país. Se Ja debe grar

consideración y los gobernantes no parecen ignorarla.»

Guerra fría: «Demuestra la necesidad de la existencia de una Europa unida y fuerte, no

dependiente de Jas dos potencias que, ¡mediante una ayuda masiva al Tercer Mundo, atenúe

las diferencias existentes.»

Medio ambiente: «El dilema no esté entre el sí o el no & la energía nuclear! sino entre este

modelo de crecimientc y otro que insiste en la calidad de vida»,

NATO: «´Un país pequeño como España, lo mejor que puede hacer es no enredarse, puesto

que a cambio de peí quenas ventajas contraeríamos muchos riesgos.»

 

< Volver