Según el canciller austríaco Bruno Kreisky. 
 La corona aceptaría un president socialista para la Generalitat     
 
 Tele/eXpres.    14/03/1980.  Página: 1-2. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

Según el canciller austríaco Bruno Kreisky

La Corona aceptaría un president socialista para la Generalitat

En el transcurso de un almuerzo con periodistas especializados en información económica el primer

secretario del PSC (PSC-PSOE), Joan Re-ventós explicó ayer q ue el canciller austríaco Bruno Kreisky le

manifestó, en Viena, en la reciente entrevista mantenida por ambos, que disponía de elementos suficientes

para creer que «una alta institución española» vería incluso con buenos ojos el acceso de un presidente

socialista para la Generalitat de Catalunya.

Con esta explicación, Revenios contestaba a las preguntas sobre una hipotética reacción alarmista de los

sectores económicos y políticos más derechistas

Añadió a, eílo que «los sectores más dinámicos y evolucionados del em-presariado catalán llegan incluso

a desear un gobierno socialista para la Generalitat que deberá poner en marcha la aplicación del Estatut

d´Autonomia.

El líder socialista explicó en la Cámara de Comercio ante una nutrida representación empresarial, el

programa de gobierno de su partido y garantizó el pleno respeto para el sistema de mercado. Tanto en las

intervenciones públicas de Joan Revenios como en las del primer secretario del PSOE, Felipe González,

los máximos líderes del socialismo insisten en la capacidad de su organización para generar el clima de

confianza preciso para que el país inicie la salida de la crisis económica.

La Corona no vería con desagrado un presidente socialista

El candidato del PSC (PSC-PSOE) a la presidencia de la Generalitat, Joan Reven-tós reveló ayer en un

almuerzo con periodistas que el canciller austríaco Bruno Kreisky le manifestó en su reciente entrevista

en Viena que una «alta institución española vería incluso con buenos ojos un gobierno socialista

en Catalunya». Aunque Joan Reventós no specificó de qué alta institu-¡ón española se trataba, en I resto

de la -conversación uedó totalmente claro que el anciller soclaldemócrata austríaco se refería a la

Coro-na. La explicación de Reventos enlazaba con su negativa lo que en la campaña elec-toral está siendo

presentado por los partidos de derecha vales del PSC (PSC-PSOE) :mo riesgo de pánico inver-sor en el

caso de que Cataluña presente una mayoría de pierdas tras las elecciones el día 20 próximo.

«Secto-3 importantes, los más evo-donados y dinámicos del ipresariado catalán, parti-ran también de

esta actitud aceptación», dijo Reventos líder socialista catalán explicó que Kreisky le había venido

acerca de este tipo ataques procedentes bien vales electorales, bien de sectores menos inteligente de la

derecha indicándole de la experiencia es que no produce más que un «reí\o inicial» cuando los socialistas

acceden-a responsabilidades de gobierno.

Felipe González:

Se configura una crisis de Gobierno

Por otra parte, Felipe González, manifestó ayer en Barcelona que a las derrotas electorales sufridas por la

UCD en el referéndum de Andalucía y en las elecciones al Parlamento vasco, se les añadirá

probablemente, según todos los indicios, un nuevo tropiezo electoral en Catalunya el próximo día 20, lo

que junto a las dificultades para aprobar la Ley Orgánica de Centros Docentes configura una panorámica

de crisis profunda del gobierno Suárez.

El líder socialista dijo que esta crisis es resultado de la «incapacidad de la UCD para construir el Estado

de las Au-tonomías previsto en la Constitución y de la inexistencia de un modelo de salida de la crisis

económica», del que dijo que el Gobierno ha sido incapaz incluso de ofrecer «un proyecto de

reconversión sectorial cuando en los países europeos el problema es ya culminar estos programas

sectoriales».

A preguntas de los periodistas, el secretario general socialista indicó que una mayor colaboración de-CDC

y PNV para sostener al Gobierno de UCD, incluso llegando a la formación de una coalición

gubernamentaí, «nos parecería coherente con la actitud de CDC y PNV cuando en el Congreso se alinean

sistemáticamente juntos en todas las paciones relacionadas con cuestiones fiscales o de contenido

ideológico, como la Ley de Centros Docentes». Felipe González reiteró también que, en cualquier caso,

«rs impensable que el PSOE pueda entrar a formar parte de un gobierno de coalición en el que mantenga

una posición minoritaria».

La posibilidad de un acercamiento o un acuerdo entre el PSOE y los sectores de UCD que se han

manifestado en contra de la política de su propio partido en la elaboración de la Ley de Centros Docentes

y en la política gubernamental hacia las Comunidades Autónomas no fue negada por Felipe González.

«No hemos establecido todavía ningún contacto con los sectores de UCD que puedan votar en contra de

esta ley» (la de Centros Docentes), dijo, y a continuación remarcó que su respuesta debía ser interpretada

literalmente, en lo que parecía una clara referencia al «todavía».

Los pactos, después del día 20

En relación a la problemática catalana Felipe González se expresó en la misma línea que los dirigentes del

PSC cuando posponen para el día siguiente a la jornada electoral toda respuesta concreta a las preguntas

sobre sus preferencias para la formación de coaliciones de gobierno o parlamentarias en Catalunya.

El primer secretario del PSOE afirmó rotundamente que los socialistas son «partidarios de desarrollar a

fondo todas las posibilidades que en materia de traspasos de competencias a las Comunidades Autónomas

están previstas en los Estatutos de Autonomía». Ratificó también la voluntad socialista de construir el

Estado de las Autonomías «como forma de garantizar la solidaridad entre los pueblos de España y la

unidad del Estado».

El canciller Bruno Kreisky cree que el rey Juan Carlos no es ningún obstáculo para los socialistas.

 

< Volver