"Ya es tarde para una solución política". 
 Tarradellas considera inevitable una intervenvión militar en Euskadi     
 
 Diario 16.    14/03/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

«Ya es tarde para una solución política»

Tarradellas considera inevitable una intervención militar en Euskadi

Josep Tarradellas, presidente de la Generalidad de Cataluña, ha declarado al director de la revista

portuguesa «Tempo» que está convencido de que «se presenta como inevitable una intervención militar»

en el País Vasco.

Fuentes militares consultadas por DIARIO 16, informadas de las declaraciones del honorable, rechazaron

tajantemente tal posibilidad.

Lisboa — Tarradellas afirmó sobre la citada intervención que «será una solución vio-lenta y terrible», tras

asegurar que «ya es tarde para una solución política».

El presidente de la Generalidad manifestó que intentó facilitar un pacto entre el Gobierno y ETA, «pero

no se consiguió», y reconoció ser «partidario de una negociación al estilo de la que realizó De Gaulle con

los argelinos», para insistir a continuación en que «infelizmente, creo que es demasiado tarde».

Tarradellas hizo estas declaraciones al director de la revista «Tempo» alrededor del 23 de febrero, con

motivo de las elecciones al Parlamento de Cataluña, que se celebrarán el próximo día 20, y aparecen

publicadas en el último número del semanario luso.

Un Gobierno fuerte

El presidente de la Generalidad declaró que «las autonomías no constituyen una solución para España.

Representan, apenas, una consecuencia de las condiciones nacionales propias. Como sabe —dijo al

periodista—, no soy federalistas».

Preguntado por la posible incorporación de un ministro catalán al Gobierno de Adolfo Suárez, se mostró

adversario de tal fórmula —«pienso que los problemas catalanes deben resolverse entre los catalanes,

para después ser presentados al Gobierno»— y partidario de que sea el presidente de ía Generalidad el

que mantenga el diálogo con Madrid. «Siempre conseguí todo lo que quería a través de mis encuentros

con Adolfo Suárez», aseguró.

Tarradellas no quiso pronunciarse sobre las elecciones al Parlamento catalán. Precisó que los catalanes

«precisamos un Gobierno fuerte, capaz de dialogar con Madrid, y anunció que votará en blanco el

próximo día 20. «No deseo comprometerme con ningún partido», argüyó.

Afirmó que Cataluña desea una economía más activa que le permita utilizar las potencialidades de las que

dispone y defendió que desde el punto de vista económico es la región más importante de España.

«Pienso —agregó— que España ha resuelto todos los problemas políticos de la democracia. Le queda

apenas la cuestión del País Vasco.»

Tarradellas comentó que el problema de Euskadi «es dramático»; aseguró desconocer «cuál será la

solución en este momento» y a continuación hizo las explosivas declaraciones sobre la confrontación

armada a que está abocada, ineludiblemente, según él, aquella nacionalidad.

La difícil democracia

Rehuyó pronunciarse sobre la situación internacional —«creo que no debo», se justificó— y sobre el

tránsito a la democracia criticó: «El Gobierno, el pueblo español no se dieron cuenta de lo que representa

instalar una democracia como ésta sin que pase nada. Entonces, como es todo tan fácil, las personas

piensan que tienen el derecho a criticar todo.» Tarradellas señaló que se habían dado pasos importantes y

se mostró optimista a este respecto ante el futuro.

 

< Volver