No tiene miedo ante la autonomía, ni por el resultado. 
 A la inversión extranjera no le preocupa el 20-M     
 
 Tele/eXpres.    14/03/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

No tiene miedo ante la autonomía, ni por el resultado

A la inversión extranjera no le preocupa el 20-M

Las elecciones al Parlament de Catalunya constituyen foco de atención para numerosos

sectores, tanto españoles como extranjeros. Según airea la propaganda de algunos sectores

de la derecha catalana, el 20-M se ponde en juego el modelo de sociedad, dando casi por

sentado que sería altamente preocupante que el nuevo President pertenezca al área de la

izquierda. Ante tal eventualidad, ¿qué olpinan los inversionistas extranjeros?

De acuerdo con un sondeo entre representantes de instituciones de dicho capital publicado

esta semana en la revista «Triunfo», la inversión no tiene miedo de la autonomía catalana, ni

está preocupada -a diferencia de la propia patronal catalana- por un posible triunfo de la

izquierda.

Un modelo político ya conocido en Europa

La penetracdión de capital extranjero en Catalunya -a pesar de quienes mantienen que todavía

hoy la base de Catalunya es la pequeña y mediana empresa— crece a ritmo galopante.

La economía catalana, según un economista que se alinea en las filas convergentes, es ahora

«menos catalana que hace cinco años». Pero ese capital foráneo no procede de los Estados

Unidos, como ocurre en otros puntos de España, sino que tiene su origen preferentemente en

la Alemania Federal, en Suiza y en Italia. Es decir, en Europa, en estados europeos con

estructuras político-administrativas de carácter federal (caso de Alemania), cantonal (caso de

Suiza) o descentralizadas (caso de Italia).

Los representantes del capital extranjero consideran, asimismo, que no es probable un cambio

del modelo de sociedad, y que el miedo a ese cambio lo tuvieron años atrás, pero que en la

actualidad ese peligro parece haberse esfumado para ellos.

La participación del capital extranjero -de las multinacionales- en la economía catalana ha sido

un tema que no se ha planteado excesivamente a lo largo de la campaña electoral, un tema

silenciado por la derecha y por el centro, y no aireado por la izquierda parlamentaria, centrada

en criticar directamente a la derecha económica y política española.

La penetración extranjera se da con singular fuerza en los sectores punta: electrónica, química

y alimentación. En recientes operaciones financieras, la firma japonesa NISSAN ha entrado a

participar en la empresa MOTOR IBÉRICA, con el 36 por ciento de las acciones, que antes

pertenecieron a la multinacional americana MASSEY FERGUSSON.

En el sector de la electrónica, por ejemplo, se detecta un progresivo sometimiento de firmas

españolas, catalanas, a empresas extranjeras (ÍNTER a GRUNDIG, ANGLO a PANASSONIC,

LAVIS a SHARP, etc ) Por contra, y como consecuencia positiva de la crisis, la política

exportadora de la industria catalana se mantiene.

 

< Volver