Autor: Pi-Sunyer i Cuberta, Josep. 
 Elecciones al Parlament ; Libre opiniones. 
 De la libertad y el orden     
 
 La Vanguardia.    15/03/1980.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

De la libertad y el orden

LOS políticos y ios economistas están estrujándose los sesos para buscar soluciones a los graves

problemas económicos y sociales en que está inmerso nuestro país. Tarea baiadí. Están intentando

construir sobre arena porque el mal que nos aqueja es sobre todo de tipo moral. No se dan cuenta, o no lo

dicen, que estos problemas «conómicos y sociales no podrán nunca resolverse si antes no se ataca a fondo

el mal que podríamos llamar ambiental que padece nuestra sociedad. Sólo buscando soluciones

inmediatas de tipo moral, humano y psicológico a los males de nuestro tiempo, aquí en Catalunya, podrán

resolverse después los ¡problemas de índole económico-social.

Parece claro que existe una relación profunda entre el clima de inseguridad que se respira y la

deteriorización de nuestra vida social. El problema en parte es de ahora, pero en realidad arranca ya de los

tiempos del régimen del general Franco, cuando empezó a resquebrajarse la disciplina social al amparo de

unas leyes sin parangón en ninguna democracia.

la sociedad cambia y en los últimos tiempos va perdiendo sentido la tradicional clasificación de los

partidos entre partidos de derecha y partidos de izquierda.

La gran división política social hoy día ´hay que buscarla en realidad en la diferencia no entre izquierdas y

derechas, sino en el tipo de sociedad que defienden los partidos políticos. Saber si se está de acuerdo o no

en el tipo de sociedad occidental basada en la democracia y la libertad y nacida, como se sabe, de las

raíces de la religión cristiana y del espíritu de las ideas de libertad e igualdad triunfantes con la

Revolución Francesa. Estas son las dos grandes opciones que tenemos a la vista para elegir. Se está con

nuestro sistema de vida o se está contra él. Es hora ya de decidirse y decir las cosas por su nombre. Hay

que mojarse, como vulgarmente se dice. Sólo así podrán resolverse los graves problemas que tenemos

planteados.

Catalunya no está satisfecha. Esto ahora lo dice todo el mundo porque no puede disimularse, pero cuando

los hombres de Esquerra Republicana de Catalunya lo diagnosticaron ya hace tiempo, nadie les hizo caso.

Eran los tiempos del triunfalismo gratuito de los cuatro partidos catalanes mayoritarios, los mismos que

llevan hoy en sus espaldas el peso de la crisis y del desencanto. Porque son ellos los que han dirigido la

política catalana de los últimos tiempos y a ellos incumbe por tanto en buena parte la responsabilidad de

este momento tan bajo y frustrante de nuestra vida ciudadana. Catalunya no está contenta. Los catalanes

se sienten inseguros, les afecta, y cómo no, la inseguridad de las calles, la existencia del terrorismo.

Incluso, y esto es lo más triste, sienten temor a responsabilizarse. Ingredientes tremendos para un país. ¿Y

cómo se ha llegado a esta situación? Simplemente porque por parte de los partidos políticamente

poderosos no Se ha sabido conjugar la libertad con el orden. No han visto que lejos de ser dos conceptos

antagónicos son consubstanciales entre sí. La democracia sólo puede vivir con orden. Una democracia sin

garra es precursora de grandes males.

En cierta forma -cada uno de los partidos mayoritarios tiene su parte de responsabilidad. El partido del

gobierno porque ha llevado la política con mano insegura. En el interior su política de orden público deja

mucho que desear. Y su política internacional también porque en vez de acercarse a Europa parece huye

de ella.

POR su parte los socialistas no han decidido todavía qué tipo de sociedad defienden. Si hiciesen caso de

los obreros que les votan, no tendrían duda -alguna, defenderían el sistema de vida europeo occidental,

pero sus intelectuales se lo impiden. No siempre el interés de los .intelectuales y de los obreros

coincide.

Convergencia es imprevisible. En la discusión y defensa del Estatuí de Catalunya no ha estado a la altura,

cosa más grave si se recuerda que era el único partido nacionalista catalán con fuerza parlamentaria. Y en

cuanto a los comunistas con las huelgas salvajes que han promocionado han contribuido a ¡a

desestabilación de´ la democracia en nuestro país, y a, la ruina de nuestra economía. Una Catalunya

arruinada, es una Catalunya vencida.

Arrte la conducta de estos partidos Esquerra Republicana de Catalunya ofrece una opción válida digna de

la confianza del pueblo catalán. La Esquerra es una avanzada de progreso dentro de nuestra sociedad.

Defiende esta sociedad porque está basada en la libertad. Tenemos programa de gobierno y hombres

capacitados para ocupar los altos cargos en el Gobierno de la Generalitat. Pero en este momento creemos

que la primera misión para salvar la democracia es crear un clima ciudadano de confianza. En este

momento como tarea inmediata nos proponemos trabajar en base a una aspiración muy sencilla; ayudando

a crear un clima de confianza entre los catalanes para que éstos puedan vivir en paz, trabajar en paz, amar

en paz y morir en paz. ¿Poca cosa? No lo creemos. Si esto se consigue, lo demás vendrá por añadidura.

A Catalunya fe conviene en este momento un golpe de timón. La Esquerra Republicana puede

darlo y en e! buen sentido. Merece el apoyo del pueblo catalán por su coraje y honestidad política.

El voto a favor de la Esquerra es en este momento el más útil para Catalunya.

Josep PI-SUNYER CUBERTA

Esquerra Republicana de Catalunya

 

< Volver