Autor: Beotas, Enrique. 
 Trasvase Tajo-Segura. 
 ¿Se rebela Toledo?     
 
 Ya.    16/10/1977.  Página: 4,5,7. Páginas: 3. Párrafos: 49. 

¿SE REBELA TOLEDO?

FALTAN ESCASAMENTE 28 METROS EN LA PERFORACIÓN DEL TÚNEL DE TALAVE PARA

QUE EL AGUA PASE DE UNA CUENCA A OTRA

Fernando Chueca Goitia, senador por Toledo: "Que se cumpla la ley de Compensaciones para Toledo"

José María Martín Mendiluce, director del Centro de Estudios Hidrográficos: "El estado de obras de la

ley de Compensaciones es bastante aceptable"

Ricardo de la Cierva, senador por Murcia: "En Murcia el agua es la sangre, y no nos gustan bromas en

tema tan delicado"

Juan Pérez de Alhama, catedrático de Derecho Canónico: "Antes de llevar el agua a Murcia, que se

arregle la comercialización de los productos"

Toledo reclama a una sola voz que se solucione la depuración de vertidos de Madrid que prometía la ley

de Compensaciones

El presupuesto inicial del trasvase se ha incrementado en un 15 por 100 sobre los 38.100 millones de

pesetas

Sin duda alguno, una de las obras más importantes de la historia más reciente de España es el ya polémico

trasvase Tajo-Segura. Y digo importante apoyándome en dos razones fundamentales: el volumen de obras

y la ambiciosa idea que un día acariciase Lorenzo Pardo, siendo ministro de Obras Públicas Indalecio

Prieto, y que llevase a la práctica en el año 68 Federico Silva Muñoz. Pero el trasvase ha suscitado las

más diversas y encontradas controversias. Desde la defensa total y a ultranza del tema (Sureste), pasando

por la crítica de la forma en que se han llevado las obras, y llegando a una postura de oposición

sistemática (Cáceres y Toledo), el trasvase se puede decir que es una realidad prácticamente hecha. Pero

hagamos un poco de historia.

Se proyecta el trasvase con el fin de acometer un vasto plan de corrección del desequilibrio hidrográfico

de nuestro país. Con esta idea se pretende, en principio, llevar los excedentes de caudal de la cabecera del

Tajo a la cuenca del Segura, para que estas aguas rieguen las tierras tan necesitadas y fértiles del sureste

español. Estos excedentes se evalúan en 1.000 hectómetros cúbicos al año, siendo capaces de abastecer a

un millón de personas y poner en regadío unas 90.000 nuevas hectáreas en cálculos aproximados.

La obra se proyectó, definitivamente, en cuatro tramos:

Primero: Elevación de Altamira.

Segundo: Canal de La Bujeda-AIarcón.

Tercero: Canal de Alarcón-La Mancha.

Cuarto: Túnel de Talave.

El presupuesto en un principio era de dimensiones tan importantes como el proyecto en si. Las inver-

siones previstas en el año 68 para toda la operación, oscilaban entre los 30.400 y 38.100 millones de

pesetas.

Protesta inicial

Cuando el trasvase, como proyecto, salió a la luz pública y se presentó para su aprobación, la polémica se

encendió. Toledo, ciudad regada y pendiente desde siempre del río Tajo, que la baña con esa "media

verónica" que dicen los toledanos, protestó por aquel entonces, ya que se vería afectada por una serie de

problemas como: el incremento del índice de salinidad, la aparición masiva de aguas residuales

procedentes de Madrid, los elevados presupuestos, etc.

En compensación a estos perjuicios que señalaba Toledo y otras provincias, se aprobó en Cortes un pro-

yecto de Ley de Compensaciones (22-VI-71), por el que se acometerían estudios y obras (en su

necesidad) para corregir ciertos problemas que se derivaban del trasvase.

A este respecto, es importante que recordemos parte del discurso de José Finat de Bustos, presidente de la

Diputación de Toledo a la sazón, en noviembre de 1976 con motivo de la visita de los Reyes de España:

"Nuestras necesidades generales están relacionadas con la Ley del 21 de julio de 1971"... "El Tajo, señor,

que discurre de este a oeste a lo largo de toda la provincia constituía, sin ningún género de dudas, la

máxima esperanza como eje de desarrollo socioeconómico de nuestras tierras. Toledo vio con tristeza,

pero con resignación, en virtud de su amor a España, esta ley que autoriza la derivación de" caudales que

secularmente le pertenecían, a las fértiles tierras de Levante. Las Cortes, teniendo en cuenta los enormes

perjuicios que el trasvase ocasionaba en nuestra cuenca, elaboran una Ley de Compensaciones y, aunque

es imposible compensar a una cuenca que se le priva de mil millones de metros cúbicos de aguas salvajes,

intentamos aceptarlo, aunque con pesar.

Sin embargo, nuestra provincia no puede estar satisfecha dé cómo se ha venido cumpliendo esta Ley por

los sucesivos gobiernos".

Estas palabras eran la prueba más evidente de que en Toledo se encendía la chispa. Una chispa que ahora

mismo está en la calle ante la opinión pública.

Habla Fernando Chueca

A la vista de la controversia suscitada y con el fin de que expusiese las quejas concretas del trasvase en lo

que afecta a Toledo, mantuvimos hace escasos días una entrevista con Fernando Chueca Goitia, senador

por Toledo y candidato a la alcaldía de dicha ciudad:

"En mi opinión, viendo el trasvase exclusivamente referido a la provincia de Toledo y, quizá, Caceres,

también creo que no les beneficia en absoluto."

—Pero existía una ley de compensaciones de junio del 71 por la que se dotaba a Toledo de una serie de

mejoras en compensación al posible detrimento o perjuicio que les ocasionase el trasvase».

—Existia una ley de compensaciones que mitigaba o mejoraba las condiciones que traía consigo la

ejecución de estas obras, Entonces, para mí, lo fundamental seria:

Primero, que se realizaran esas obras compensatorias, porque si estemos a las duras... Se hace el trasvase,

hecho está; aceptémoslo, pero, claro, consecuentemente hagamos lo prometido. Segundo, llegar a la

depuración de las aguas de Madrid, porque, sin duda alguna, aunque en Entrepeñas y Buendía y la

cabecera se robaran las aguas del Tajo para llevárselas al Segura, solamente por el caudal que evacúa

Madrid, el río se encuentra infecto y en un grado de contaminación extremo. Por tanto, el segundo punto

es realizar todas las estaciones depuradoras de Madrid para que el agua que ésta vierta al Tajo sea agua

mínimamente depurada y aceptable. Tercero, hay que hacer un estudio de las factorías que hay en Toledo,

sobre todo en Aranjuez, donde creo hay alguna de celulosa, etc., que están vertiendo aguas con detritus y

demás. De manera que habría que estudiar en qué medida las fábricas pueden verter el agua en las condi-

ciones que quieran, sino que se les exija unas condiciones mínimas de depuración. Cuarto, el agua que se

sustrae no es siempre la misma, es decir, es un agua que se regula de alguna manera. De forma que

Toledo debería exigir una política y una intervención en esa política para decir cuándo, cómo, de qué

manera y hasta qué caudal se debe sustraer. Es decir, algo parecido al Tribunal de las Aguas de Valencia.

Creo que con estos temas o puntos resueltos, el problema del trasvase no sería tan catastrófico para Tole-

do.

—¿Los representantes de Toledo ante las Cámaras van a tomar alguna postura al respecto ?

—Hombre, pienso que esto mismo que estoy diciendo yo aquí. Creo que para este tema habría que crear

un comité de estudio y de trabajo, en el que estarían presentes los representantes de Toledo, los de la

Administración, etc., y que esa sumisión se percatar de la situación y actuara en consecuencia.

—Si yo le pidiese un calificativo de lo que ha sido el trasvase, ¿ cuál sería ?

—No sé cuál sería, lo digo con toda sinceridad, me encuentro falto de datos y de conocimiento del tema

para decir si esto fue un disparate a nivel nacional, una fantasía del ministro Federico Silva o fue algo

razonable. No puedo calificarlo, porque me faltan datos objetivos.

—¿Si hoy se sometiesen a debate el proyecto del trasvase... ?

—¿Posiblemente no se haría e1 trasvase Tajo-Segura, porque parece ser que las nuevas técnicas de

captación han evolucionado. Hoy, seguramente, no se haría, porque en este momento existe un factor por

entonces inexistente: el regionalismo.

—¿Ha sido entonces un disparate... ?

—Creo que un disparate total no puede serlo, aunque habría que traducir la repercusión económica, lo que

supondría de costo el regadío por hectárea, porque, claro, los costos han debido ser, en relación con lo

previsto, ampliamente superados. Yo sé por medio de mi primo Juan Benet, que ha trabajado en una de

las empresas que le han hecho la construcción, lo que les ha costado la perforación de los túneles. Es

decir, que verosímilmente esto no se haría porque ha costado mucho más de lo que se pensaba. Incluso las

máquinas perforadoras que se trajeron de Estados Unidos no han dado los resultados deseados. Pero, en

fin, creo que ya está hecho, hay que utilizarlo y utilizarlo con sensatez.

—¿A quién debería beneficiar de forma particular el trasvase ?

—A quien tiene que beneficiar es a España en su conjunto, puesto que es una obra de estructura nacional.

—¿Entonces estará de acuerdo en que es más rentable el agua del Tajo puesto sobre Murcia que sobre los

terrenos de Toledo ?

—Creo que compensa el rendimiento del agua del Tajo en Murcia, puesto que va a poner en regadío

zonas muy fértiles, es decir, el rendimiento dé ese agua sobre tierras de Murcia es mayor que sobre tierras

de Toledo en un plano meramente de fijación de rendimientos. Ahora, no podemos olvidar todo lo que he

referido antes.

—¿Podría afirmar que Toledo sufre un detrimento con el trasvase menor en comparación con el beneficio

que éste produce en Murcia y, por tanto, en España?

—Si se llevan a cabo las obras compensatorias y se llevan a efecto los otros extremos que he señalado

(depuración de las aguas de Madrid, etc.), entonces podremos decir que resultará beneficioso para todos

el trasvase, siempre y cuando la agricultura toledana esté suficientemente abastecida. Por mi parte no

habría problema de llevar hasta el Segura todo el sobrante hidráulico que el Tajo lleve y que, al fin y al

cabo, puede fertilizar otras tierras. Creo que, según lo legislado en la ley del 71, son seiscientos millones

de metros cúbicos los que pueden ser trasvasados hasta que no estén acabadas las obras prometidas de la

cabecera, y esta cifra no me parece en "lo absoluto exagerada. Lo que si me gustaría añadir es que creo

que el metro cúbico de agua en regadío en la cuenca del Segura le va a resultar muy oneroso al país.

Alcalde de Toledo

Estas opiniones recogidas de labios de Fernando Chueca son indudablemente representativas de un sector

de los hombres de Toledo, pero: ¿qué opina don Ángel Vivar, alcalde de Toledo desde 1966 ?

"La posición de la Corporación Municipal y, por tanto, de su alcalde, fue contraria desde el principio al

trasvase Tajo-Segura, por entender que era una riqueza natural que nos correspondía. Ante la

imposibilidad de evitarlo, y teniendo en cuenta razones de solidaridad nacional y que no disminuirían los

caudales del Tajo, se solicitaron garantías y compensaciones, la mayor parte de las cuales se recogen en la

ley del trasvase, pendiente de ejecución gran parte de ellas, y muy especialmente en lo que se refiere a la

depuración de las aguas residuales de Madrid, cuyo incumplimiento se puede comprobar con sólo

asomarse a cualquiera de los puentes, y se apreciará cómo el río es una gran cloaca a cielo abierto que

hace vivir a los toledanos en condiciones sanitarias inadmisibles. En este punto se puso especial interés,

toda vez que por la Administración se nos dijo que los caudales que se derivasen con el trasvase se

sustituirían con creces con los que proporcionaría el crecimiento demográfico de Madrid, objetándose

entonces que se llevaban aguas claras, potables y nos restituían aguas de alcantarilla; por lo que, repito, se

insistió en la necesidad de que previamente al trasvase se depuraran las aguas procedentes de Madrid que

vierten al Tajo. Las actuaciones municipales sobre este tema son innumerables, y pensamos que en la

situación actual del Tajo no puede derivarse caudal alguno."

José Mario Martín Mendiluce

Pero pecaríamos de parciales si compulsásemos solamente la opinión de un sector. Es por esto que hemos

mantenido contacto con don José María Martín Mendiluce, director del Centro de Estudios Hidrográficos

del Ministerio de Obras Públicas, hombre vinculado muy estrechamente al tema desde su misma

gestación:

—¿ Qué opina concretamente sobre las quejas que viene planteando Toledo a consecuencia del trasvase?

—Toledo ha sido una de las provincias que más ha hablado del trasvase y, sobre todo, se ha quejado, creo

que justamente, de la calidad del agua, que no es una consecuencia del trasvase en si, sino de la

aglomeración masiva que existe en Madrid, y que en cualquier caso había que atajar con o sin trasvase,

porque los caudales que del Tajo se detraen para llevarlos al Sureste no son por sí solos suficientes para

que la dilución que producen pueda ser una solución alternativa a la depuración.

—Se achaca a la Administración que las obras de depuración que debían estar hechas en Madrid no se

han llevado a efecto. ¿Es cierto?

—Que el río está contaminado o sucio es algo evidente si no se depuran las aguas. Cada vez la población

de Madrid crece, cada vez existen más residuos que se lanzan al río sin depuración, y por lo tanto, la

concentración de materia contaminante es progresiva. Para que usted se haga una idea, me voy a remitir a

una disposición de la legislación española, en que se dice que es admisible un vertido sin. depurar siempre

que el caudal circulante sea veinte veces superior. Entonces, si el caudal que vierte actualmente Madrid es

de unos cuatrocientos a quinientos millones de metros cúbicos, pues necesitaríamos diez mil millones de

metros cúbicos de agua circulante por ese punto concreto, y por Toledo circulan escasamente tres mil, es

decir, la tercera parte. Es por esto que la ley del trasvase contémp1ó como acción prioritaria la depuración

de las aguas residuales de Madrid como acción paralela al trasvase. Esa acción está en ejecución, es decir,

la primera fase, puesto que las aguas residuales tienen tres fases de tratamiento, que son: el primario, que

es el elemental; un tratamiento un poco más depurado, o secundario, y finalmente, el terciario, que es

cuando se quiere volver a utilizar ese agua para usos mas exigentes de calidad.

—Pero mi pregunte va destinada al estado actual de estas obras...

—Están, prácticamente la mayoría de ellas, en estado de ejecución en lo que se refiere a depuradoras.

Unas estén terminadas y funcionando en tratamiento primario, se va a hacer el tratamiento secundario, y

podríamos pasar revista a todas ellas y comprobar cómo todas las que se dijeron que se iban a hacer o

están terminadas o en fase de ejecución o en proyectos en licitación, y las que se decían que son estudios

a realizar previamente a la ejecución de las obras, prácticamente están realizados o en ejecución. O sea,

que el cumplimiento en sus grandes líneas es bastante aceptable.

—Se dice que lo que vaya a costar el metro cúbico de regadío en la cuenca del Segura, comparado con el

rendimiento que podría dar en Toledo, así como los costes de transporte, etc., no llegan a, compensar y

resultará onerosísimo al país...

—Yo sólo puedo decir con relación a esto, que cuando se realizó el anteproyecto se hizo, paralelamente,

un estudio económico del trasvase Tajo-Segura que fue aprobado por el Consejo de Economía Nacional

como órgano consultivo de mayor rango en la materia. En este estudio económico se veía

comparativamente con otros regadíos españoles la rentabilidad verdaderamente atrayente del trasvase

Tajo-Segura. Más tarde hemos hecho una actualización de aquel estudio a base de los precios a que ha

salido el trasvase y, aun después de esa actualización y habiendo rebasado el presupuesto, el trasvase

sigue siendo francamente atrayente.

—¿Qué hay de la posibilidad de haber tomado como solución el aprovechamiento de las aguas

subterráneas de la Mancha?

—Se han realizado estudios extensos y profundos sobre el tema y se ha demostrado que esa solución no

era alternativa sino complementaria. Además no se las puede considerar como sobrantes de cuenca,

puesto que son aguas aprovechables para el inminente desarrollo de la Mancha. —Este año la producción

agrícola de Murcia ha tenido unos notabilísimos excedentes. Si se ponen en producción más tierras que

ahora están improductivas, ¿qué se hará con todo eso? —Me plantea usted un tema de política agraria que

me parece difícil contestarle con propiedad. A Murcia se la ha considerado desde siempre la huerta de

Europa, tiene un clima realmente privilegiado y que admite una alternativa de cultivos realmente

variadísimos. Tampoco cabe duda de que nuestro país está importando productos agrícolas porque nuestra

producción no es suficiente. Asi, el valor de nuestras importaciones agrícolas creo que se acercan a los

150.000 millones de pesetas, es decir, que hay un campo inmenso donde desarrollar nuestra producción

agraria para evitar importaciones y de esa manera equilibrar nuestra balanza comercial.

—Para finalizar, si hay tuviese que defender ante la opinión publica el trasvase Tajo-Segura, ¿Qué

fundamento principal esgrimiría? —Aduciría la capacidad y formación del hombre del Sureste como

regante creo que uno de los factores fundamentales para el éxito de un regadío es el hombre que tiene que

trabajar la tierra y el valenciano y el murciano son gentes que conocen el regadío. Yo le puedo decir que

he visto en el propio Sureste cuando tan sólo se anunciaba la obra del trasvase que se abancalaban zonas,

es decir, que se ha anticipado el hombre de la zona a preparar para recibir el agua, cosa que es muy difícil

de conseguir en ningún otro lugar. Por eso el factor hombre es fundamental y si me pidiesen la opinión

hoy en día, volvería a remachar en la conveniencia del trasvase Tajo-Segura.

Ricardo de la Cierva

Podríamos decir que en estos términos se plantea la polémica entre Toledo, como centro fundamental de

oposición al trasvase, y Madrid, como sede de la Administración central. Pero, ¿qué dice Murcia con

respecto a todo este aluvión de inversiones y puntos de vista? Hemos hablado con dos hombres

vinculados a Murcia a dos niveles. Primero le pedimos la opinión a Ricardo de la Cierva, eminente

historiador y senador por Murcia.

"Pienso que e1 trasvase es un hecho feliz e irreversible, que Han sólo faltan ventiocho metros para que el

agua pase de una cuenca a otra. Oponerse al trasvase es oponerse a la solidaridad, al sentido común, a una

historia que es suprapartidista porque es regeneracionista, socialista, monárquica, franquista, dictatorial,

republicana y, en definitiva, española. Murcia no se opone a, la ley de Compensaciones del 71, sino que

está dispuesta a que se lleven a efecto y observa con tristeza la posición demagógica de algunos

parlamentarios, que se creen obligados a decir lo que no sienten, porque son personas inteligentes y

profundas y que tienen la obligación de orientar a su pueblo y no dejarse llevar por espejismos vulgares.

Murcia no tiene en cuenta

esos desahogos y sigue teniendo en alta estima a esos parlamentarios y a esa admirable provincia de

Toledo pero, en la reglón murciana, el agua es la sangre y no nos gustan las bromas en tan delicado tema."

Juan Pérez de Alhama

Juan Pérez de Alhama, catedrático de Derecho canónico y murciano de nacimiento, finalmente, opina

sobre el tema:

"Es una de las obras más gigantescas de las realizadas en nuestro país y con un valor positivo enorme. In-

dudablemente tiene sus problemas y entre éstos señalaría como los más importantes los que podría califi-

car como del pos trasvase:

En primer lugar existe una evidente falta de coordinación entre los Ministerios relacionados con el tema,

como son el de Obras Públicas, Agricultura, Industria y Comercio, pues no es sólo el problema de la obra

en sí, sino la comercialización, transformación e industrialización de los productos. Sería una tragedia

espantosa que llegase el agua a Murcia antes de haberse solucionado estos problemas, pues si este año de

Alicante a Lorca se podían observar enormes excedentes de productos que ni siquiera eran recogidos,

imagínese lo que podía ser, además, poner en producción otras tierras. Por tanto es clave resolver este

punto concreto con una interacción ministerial efectiva.

Resueltos estos problemas creo que esta obra podría ser fundamental para la resolución de la crisis en que

estamos inmersos, pues es indudable que nos convertiríamos en la vega de Europa, y esto de cara al

futuro es algo muy importante. Por tanto, que se arregle el problema de la comercialización de los pro-

ductos, que se ejecuten las obras compensatorias recogidas en la ley del 71, que se lleve el agua a Murcia,

y pienso que será una obra tremendamente positiva."

Estas son, en principio las cuatro posturas clave del tema. Es indudable que cada uno puede tener su parte

de razón, pero creo que lo que es obvio es .que si el poeta levantase de nuevo la cabeza debería cambiar

su célebre poema por otro que dijese:

"Rio Tajo, río Tajo.

De tus aguas

todos beber quieren."

Enrique Beotas

" (Fotos Carlos G. Moro.)

 

< Volver