Autor: García Escudero, José María (NEMO). 
   Tamames     
 
 Ya.    01/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

BUSTOS POLÍTICOS

TAMAMES *iToüo ta/n perfecto, todo tan bueno! Dicen los «MCUJUIBUM que el paraíso comunista

llegará tras una etapa dictatorial de transición que no se sabe cuánto durará, y que en Rusia, por de pronto,

lleva sesenta años, pero el señor Tamames nos ha dicho que los comunistas, nada de totalitarismos, nada

de dictadura, y él paraíso, a la vuelta. Dicho esto por el señor Carrillo habría podido ser mds convincente;

habría estado a tono con la unción en que el secretario general del Partido sabe envolverse hasta el punto

del empalago; desgraciadamente, a su enmarada no le acompañan ni el tono untuoso ni la vos ni el físico

abacial de Carrillo, asi que simplemente resultó aburrido.

Esforzarse, se esfortsó; en la inauguración de los espacios televisivos destinados a la publicidad electoral

hizo cuanto pudo, no ya para prometer, sino para desplegar físicamente su paraíso ante los televidentes;

¡hasta tiempo encontró para abordar los problemas del urbanismo, el respeto al paisaje y a, los

monumentos artísticos! Sólo algún articulo inolvidable aparecido en los primeros números de "El

Socialista" semanal puede comparársele en candor, pero con la ventaja de que el lector no tenía delante,

como el televidente, la deslucida imagen del profesor comunista, echando con su sola apariencia una

ducha de agito, fría sobre tan rosadas perspectivas.

Olvidó, además, que el pueblo español es un pueblo viejo, que desconfía cuando se le ofrecen duros a

peseta; o cuando le prometen tantas maravillas sin explicarle cómo se van « conseguir. La táctica del PC

nos ha parecido inteligente: ha comprendido que sólo por la moderación puede ganar electores; pero

pensamos que en este caso se ha pasado.

Por supuesto, su representante ha cuidado mucho de no ensuciar tan brillante panorama con feas

referencias políticas; ya sabemos que el Partido no sólo no es totalitario, sino que es democrático, y no

sólo es democrático, sino que ´es "la democracia". ¿Pero no Se ha pasado también ahí? Aun suponiendo

que su conversión a la democracia haya sido sincera —y ya es suponer—, su pasado le aconsejaría más

bien una prudente reserva hasta disponer de hechos irrebatiblas, que presentarse como expedidor de

patentes democráticas. ¡Demasiada audacia para quienes rara ves se han distinguido por la ancla cía!

Aunque quisa la explicación de todo sea que el economista Tamames, cuyas excursiones por el campo de

la Historia no lian -fido precisamente afortunadas, desconozca ese pasado: o no habría incurrido en el

disparate de afirmar que el PC no .se sublevó nunca contra la Constitución ni contra le legalidad. Fue el

propio Partido el que, por boca de su secretario general, recabó para -si todo la responsabilidad política

que se d´erivase de la insurrección de octubre de 193^ e hiño de ella bandera que aún sigue tremolando:

una insurrección contra el Gobierno legitimó de la República y por una deciaión de su, presidente

perfectamente constitucional y a consecufín-cia de la cual, como escribió Salvador de Madnriaga. "la

izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936".

Para que entre todos procuremos un futuro sin guerras civiles ni enfrentamientos fratricidas, como el que

desea—y no lo ponemos en duda—el señor Tamames, lo primero es que cada cual asuma su parte de

culpa en esos enfrentamientos; y no será el Partido Comunista el que tenga meno/s con que cargar.

La aparición televisiva del Partido Comunista de España estuvo a tono con los extraños compases de una

lánguida "Internacional" que la acompañaron. Allá por el S6 uno escuchó la "Internacional" hasta en

organillo. Al lado de ésta, aquella "Internacional" vrct la Quinta, Sinfonía.

NEMO

 

< Volver