Autor: Fernández Santos, Ángel. 
 Elecciones Generales. Tamames y Cantarero en TVE. 
 Falta de rodaje     
 
 Diario 16.    01/06/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ELECCIONES GENERALES Turnantes y Cantarero en TVE

Falta de rodaje

Ángel Fernández-Santos

Sin que España se hundiese por ello, un comunista inició ayer, a las tres y media de la tarde, la

ronda de intervenciones electorales ofrecida por TVE a partidos y coaliciones. Paradójicamente, la

intervención en directo, cinco minutos antes, de Oriana Fallacci, y el sonido de "La Internacional",

también sin que España se hundiese, le robaron de antemano a Ramón Tamames, del PCE, toda posible

radicalidad.

En efecto, la belicosa Pallacci aseguró, ante el terror de su entrevistador, que a los únicos

españoles a quienes desearla hacer una entrevista es a los fusilados. Y, casi acto seguido, el mítico

sonsonete de "La Internacional", tocada en órgano y con una suavidad casi eclesial. Luego, Tamames,

suavísimo también. Y, por si quedaba para su intervención algo que suavizar, acto seguido, el programa

"Las viudas", las páginas amarillas de la guía telefónica y la conveniencia de comer truchas frescas.

Por lo que hace a la alocución de Tamames, fue fría, estudiada al espejo, y, no obstante,

agarrotada de gesto, aunque fácil de dicción, Pese a que el espacio no estuviera "montado", lo pareció,

debido a los típicos e inhábiles cambios de angulación de la cámara cuando se modificaba el encuadre. El

agarrotamiento del orador "cantó" en una ambigua sonrisa, que no supo colocar en el momento exacto:

fue una sonrisa irónica, destinada a reforzar una frase suya acerca de que los miembros del PCE nunca

habían tenido que dimitir de un cargo público, pero que se prolongó hasta la "solicitud de voto", que, de

esta manera, también resultó involuntariamente ironizada por el peticionario.

Tamames dijo demasiadas cosas, demasiado concatenadas, sin apenas respiro, como falto de

tiempo para su exceso de contenido.

Horas después, a las 9,30 de la noche, Manuel Cantarero del Castillo, presidente de RSE, repitió

en peor la entrevista que le hiciera Eduardo Sotillos hace semanas. Quiso, al contrario que Tamames, ser

original, y logró ofrecernos una mezcla de Telediario de aficionados y de "spot" de su candidata por

Madrid, Mercedes Batlle, cuya fotografía aparecía invasoramente en el decorado, en sobreimpresiones y

en alusiones personales del orador.

No entró, al contrario que Tamames, en contenidos, sino que se aferró a cuestiones de modo,

prodigando su sonrisa con mayor generosidad que su competidor del mediodía. La entrevista, por

excesivamente preparada, fue "leída sin papel", lo que es desconsolador para el espectador, que espera ver

hombres, individuos, y acceder a sus características personales.

En suma, durante sólo dos espacios de diez minutos se ha visto el desacostumbramiento de

nuestros lideres a la comunica clon con sus clientelas potenciales y rea-les. Gajes del largo silencio

anterior.

 

< Volver