Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Servicios de orden     
 
 ABC.    04/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

SÁBADO 4 DE JUNIO DE 1977

De ayer a HOY

SERVICIOS DE ORDEN

ALGUNOS partidos políticos, de entre lo* más controvertidos, han organizado unos servicios que llaman

da orden. Empiezan a preocuparme esos servicios. Los cuadros están formados por expertos del karata,

del yudo, por tíos de pelo en pecho que van armados más o menos subrepticiamente y que en buena parte

son mercenarios, en el sentido de que devengan de la organización. Se trata de verdaderas guardias de

hierro. Et peligro está en que lleguen a definirse y constituirse como organizaciones dentro -de la

organización, haciendo prevalecer su, digamos, superioridad técnica. Este fue el comienza de un

fenómeno sombrío, el de las SS: uno* funcionarios brutales, especializado* y diestros, que transformaron

el servicio de orden en un mecanismo burocrático dentro del cual la rapidez, la precisión, la impunidad

interna y el desprecio «I ser humano compusieron las bases da su terrible poder. No es una comparación

extremada. Max Weber estudió minuciosamente ese proceso. Para conservarse y, sobre todo, para

conserval sus Intereses, la suborganización se ve forzada a Independizarse de la organización, y en virtud

de tal independencia se distancia e Incluso contradice los fines de la organización y loa sobrepasa. Hasla

varios centenares de funcionarlos del orden tiene algún partido, y bien hemos visto qué límites

sangrientos pueden alcanzar eso* funcionarios tan bien preparados. Lo que en cierto* partidos no pasa de

ser una simple anécdota preelectoral, un abuso transitorio; en otros, nacidos de la fragmentación de la

política totalitaria, puede ser la levadura de «cuerpos administrativos» del terror público y privado, una

especie de burocracia siniestra, que, como también hemos visto, niega su adscripción al terrorismo puro y

argumenta con nociones policiacas. No sé hacia qué vías derivarán algunos servicios de orden, pero es

necesario decir que estamos ante un peligroso germen de chantaje politice y social, de intimidación

violenta, que ahora se enmascara bajo la natural pugna mitinesca.

EL GOBIERNO

ESOS servicios de orden, en razón da que su personalidad se contunde con la del partido, están fuera de la

Jurisdicción del Gobierno} quiero decir que no son vistos como entes específicos, de probable

peligrosidad específica y de tendencia «mo-nocráflca» dentro de sus respectiva* organizaciones.

Comprendo la* dificultades del Gobierno para entrar en un asunto tan resbaladizo, sobre lodo, en esto*

momentos, pero, en cualquier caco, habría que Ir ensayando una regulación de eso* temible* servicios, d*

eu* quebrantahuesos y de M gefrte armada. Porque el no et periodo po*-«lectora! va a **r flno.—

CANDIDO.

 

< Volver