Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Más tertulia     
 
 ABC.    09/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

JUEVES, 9 DE JUNIO DE 1971

De ayer a HOY

MAS TERTULIA

VINE otra vez a la tertulia política de ABC porque según Julián Cortés-Cavanillas esta vez sacaban los

Victorinos. Yo más bien creo que los líderes son los matadores, los «danzarines trágicos», que era como

Waldo Frank los llamaba. A los matadores. El caso es que salieron, de izquierda a derecha, según se mira,

Alfonso Guerra, Raúl Morodo, Nemesio Fernández-Cuesta, Ollero y Fraga. Ollero tendría que eslar más a

la izquierda, pero este profesor se presentaba como Independíenle, aunque no como descomprometido.

Eso se vio después. A4 parecer, la madre del cordero son las constituyentes. El cordero, más bien camero,

dfrfa yo, es la economía. Planteamiento de Ollero; *a Monarquía, efectivamente, precisa de un consenso;

ahora bien, tal consenso ya implícito en el proceso democrático abierto por ella y aceptado por el pueblo.

Planteamiento de Nemesio Fernández-Cuesla: hay una contradicción entre la teoría económica del

socialismo y el tratamiento que el socialismo predica para la pequeña y mediana empresa. Temas

fuertemente polémicos que no fueron debatidos del todo. Causas ajenas a la empresa y a las figuras de la

fiesta lo Impidieron, desdichadamente.

Estaba prevista (a actuación del profesor Tierno, que tiene la muñeca de seda y que se define más por el

ser que por ei estar, aunque ahora esté en muchos sitio* gracias a una avioneta. ¡Quién nos hubiera dicho

que el profesor llegaría a ser un distinguido «sportman»! El humanismo de Tierno se nota hasta en el

timbre de voz de Raúl Morodo. Guerra, del socialismo renovado, pálido como un Hamlet, o como un

Casio, arrancó algún descontento d»f persona], que no estaba formado por «*ans culottes» precisamente.

A Fraga te vi con menos mística que otras veces. Trató hábilmente de establecer una collera jurídica con

Ollero, pero «I fin este socarrón se escapó por la ventana de la política hacia, tos praderas de U izquierda.

Observé también en Fraga una cierta melancolía sarcástica. Para «ni que ha perdido peso con tanto mitin

y tanta controversia. E» un hombre tan famoso que hay que hacer un esfuerzo para distinguirlo de «u

caricatura. La apH-caclón a Fraga del concepto «melancolía sarcástica» es mi óbolo para esa epopeya de

aclaración y expurgo. De todos modo* esto me parece menos grave (saKo complicaciones) que lo*

hombres que se confunden con cu estatua, que hay .uno muy sonado y que no lo quiero nombrar porque

me da fatiga. Y por hoy ya no les cuento más paranoias.—CANDIDO.

 

< Volver