Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   El aborto     
 
 ABC.    21/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

De ayer a Hoy

EL ABORTO

DOÑA Carmen Díaz de Rivera, que es jefe del gabinete de don Adolfo Suárez, ha contestado a unas

preguntas acerca del aborto. En lo que se refiere a ese tema prefiere antes que nada los métodos

anticonceptivos, luego la maternidad responsable y en último caso el aborto, bajo ciertas condiciones.

¿Qué condiciones? ¿Que le pongan un capuchón negro a la embarazada, como a Gary Gilmore? El

aborto, bajo las condiciones que sean, es un juicio sintético a priori, como decimos Leibniz. Kant y otros

amigos. Eso para empezar. Y para terminar, es aplicarle al «nasciturus» la ley de fugas dejándolo seco sin

haberle oído. Naturalmente, yo no voy a pronunciar un elegante discurso acerca de la vida de los demás,

ni siquiera bajo ciertas condiciones. Lo qué si quiero decir, pero como el que no quiere la cosa, es que en

el proceso sociopolítico que seguimos la gente se salva del pasado (y no lo digo por doña Carmen Díaz de

Rivera, que lo que verdaderamente tiene es futuro) mediante yuxtaposiciones e identificaciones

caprichosas, esto aparte de que el aborto es una inconsecuencia democrática, aunque la víctima no pueda

votar. Los que van a nacer (si pueden) forman la verdadera mayoría silenciosa, si es que deseamos llevar

a sus últimas consecuencias los conceptos da mayoría y de silencio. Lo que yo quiero decir es que ahora

impera una seudorracionalidad en función de la cual algunas nociones (el aborto es una de ellas) son más

o menos identificadas con la libertad, o utilizadas políticamente a manera de estrategia. Pero la libertad no

es eso, ni, en los casos de sinceridad, un romanticismo de esclavos que echan por la borda Incluso las

cadenas a las que siguen sujetos. Es más bien una disciplina objetiva, un espíritu independiente que no

tiene en cuenta lo dado en cada caso, porque eso es limitarse a los hechos, y esa limitación es lo contrario

de la libertad. Por otra parte, comprendo que no se aprende a ser libre en dos días. Yo estoy contra el

aborto, además, porque me aterra suponer .lo que me hubiera pasado si llega a haber un referéndum sobre

el particular menos de un año antes de nacer yo, Todas las anulaciones deliberadas de existencia,

incluidas las ejecuciones con o sin capuchón, hieren frontal-mante la moral humana. —CANDIDO.

 

< Volver