Monseñor Guerra Santos. 
 "No se puede votar a los que no garanticen la defensa de los derechos y los deberes humanos"     
 
 Informaciones.    13/06/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«No se puede votar a los que no garanticen la defensa de los derechos y los deberes humanos»

MADRID, 13 (INFORMACIONES y agencias).

81 tenéis suficiente información y libertad para votar y confiáis en que se haga con veracidad el registro

de los votos, participaréis en las elecciones», dice en una pastoral monseñor Guerra Campos, obispo de

Cuenca.

MONSEÑOR GUERRA CAMPOS

La pastoral comienza diciendo: «En vísperas de las elecciones para el Congreso y el Senado de la nación,

es m ideber recordar a todos los hermanos en Cristo, con capacidad de voto, las orientaciones del

Magisterio de la Iglesia.»

Tras señalar que el cristiano ha de -poner la solicitud del amor fraterno en la promoción de ciertos bienes

en la sociedad española, «que todos los candidatos suelen proclamar con sus objetivos», agrega que no

será fácil decir quiénes «entre los candidatos que proclaman su adhesión a esos bienes los van a servir de

verdad con mayor eficacia», para indicar más adelante: «Se dirá que todos coinciden en que los derechos

fundamentales de la persona son inviolables. No basta, porque tal afirmación no impide la extraña

inconsecuencia de que haya candidatos y programas politicos que propugnan cosas en contradicción con

esos derechos y con los deberes correlativos, por ejemplo, el aborto.»

Mas adelante señala que un «cristiano no puede lícitamente dar su voto a quienes atacan esos bienes

supremos e intentan legalizar lo que es opuesto a la ley natural y divina», y añade que tampoco debe

respaldar con su voto a aquellos que, aun declarándose defensores de tales bienes, «contribuyan a hacer

una Constitución que no los salvaguarde, sino que eliminando el principio de acatamiento de la ley de

Dios, los deje a merced de opiniones partidistas, de campañas, de propaganda, de votaciones».

MONSEÑOR INFANTES PIDE A LOS SACERDOTES QUE NO SE IMPLIQUEN EN

POLÍTICA

El obispo de Canarias, monseñor Infantes Florido, ha recordado a los sacerdotes de su diócesis la

prohibición de celebrar actos electorales en los templos, a través de una nota remitida a todas las

parroquias. En la nota, monseñor Infantes pide a los sacerdotes que se abstengan «de toda implicación

política, que tanto daño causa a los fieles, para los cuales han de ser signo de unidad»,

VOTAR ES UN DEBER MORAL Y CÍVICO DE LOS CRISTIANOS

Monseñor González Moralejo, obispo de Huelva, ha declarado a INFORMACIONES E ANDALUCÍA

que votar «es un deber moral y cívico de los cristianos», precisando que «toda ideología que tenga un

carácter o contenido totalitario no es aceptable por una visión cristiana de la vida y de la sociedad». El

obispo de Huelva añade más adelante: «En consecuencia, lo mismo el totalitarismo de izquierdas que

cualquier totalitarismo de derechas parece que deben ser rechazados por un cristiano.»

QUE CADA CIUDADANO OBRE SEGÚN SU CONCIENCIA

El Comité Diocesano de la H.O.A.C. de Madrid ha hecho pública una nota en la que señala que, ante las

manipulaciones más o menos ve-ladas hechas por algunos partidos para orientar los votos hacia

posiciones «derechistas», se ve obligada a afirmar que la Iglesia «en la contienda electoral debe

mantenerse independiente», dejando que el cristiano decida según su conciencia.

En la nota, se precisa que «no negamos a nuestros obispos el derecho a orientar a los fieles en la medida

que lo aconseje su prudencia pastoral», sugiriendo en relación a este magisterio episcopal, «que no es este

un magisterio infalible que vincule la conciencia y la libertad cíe los cristianos y mucho menos al tratarse

del terreno político, donde el creyente es personalmente responsable».

El comité diocesano de la H.O.A.C. manifiesta tambien: «Cuando oímos rechazos explícitos de la

ideología marxista pediríamos a nuestros obispos que no pierdan de vista la realidad histórica»,

precisando que son muchos «los cristianos que hoy militan en la izquierda y proclaman su fidelidad al

Evangelio».

13 de junio de 1977

 

< Volver