Autor: Freijanes, Víctor F.. 
 Galicia:. 
 La Gran incognita está en el campesinado     
 
 Informaciones.    13/06/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Galicia: LA GRAN INCÓGNITA ESTA EN EL CAMPESINADO

VIGO, 13 (INFORMACIONES, por Víctor F. Freixanes).

MÍTINES, coloquios, fiestas populares organizadas por tos partíaos políticos y coaliciones electorales,

han ocupado todo el fin de´semana. Cada día los muros de las principales ciudades gallegas amqnecen con

una nueva serie de carteles que lo invaden todo, y los automóviles con propaganda recorren las aldeas e

intentan canalizar de alguna manera el voto del campesinado, mayoría del electorado gallego y una de las

incógnitas que se plantean a la hora de hacer cualquier tipo de predicción.

La revista gallega «Temía», único semanario escrito enteramente en gallego, publicaba el viernes, en un

número especial dedicado a las elecciones, una encuesta según la cual un 70 por 100 de la población es

mayor de treinta .y cinco años, resultado de la situación de atraso y regresión económica de la región en

sus- áreas rurales. «Si a esto sumamos un nivel de instrucción bajisimo —decía el semanario—, unas

creencias religiosas muy extendidas y una amplia estructura de influencias caciquiles, nos encontramos

ante un electorado teóricamente conservador.»

y, sin embargo, los sondeos que han realizado algunos partidos ofrecen no pocas sorpresas en este

sentido,´aunque evidencian, sobre todo en las zonas rurales, una desinformación evidente. Podría

producirse un importante porcentaje de abstencionismo incluso, aunque no por razones políticas, sino de

desconocimiento histórico. Actitud que no es nueva entre el campesinado. La emigración, además, que ha

encontrado grandes dificultades para hacer llegar su voto, es otro factor a tener en cuenta cuando se habla

de posibles índices de abstención.

Cien nacionalistas gallegos firmaban ayer una carta abierta al electorado, que recogían algunos medios

informativos, en la que se hacía precisamente una llamada a la abstención. Entre ellos figuraba el escritor

Xosé Luis Méndez Perrin, Bernardino Grana, Alfonso Sucasas (pintor), César Pórtela (arquitecto),

Nemesio Barxa (abogado), etc. Hay, tras las firmas, muchos independientes, pero se evidencia también la

política de dos organizaciones: los llamados «disidentes de U. P. G.», que no están de acuerdo con la

política electoralista de U.P.G. y A.N.P.G. ^integradas las dos en el Bloque Nacional Popular Galego) y

A.P.G. (Asamblea Popular Galega), que en su día llamó también a la abstención, por considerar que estas

elecciones ni se plantean en condiciones de auténtica libertad y democracia ni se reconocen los derechos

nacionales del pueblo gallego.

El sector más amplio ael nacionalismo gallego, sin embargo, ha elegido la vía electoral como «una

posibilidad más de lucha», según explicaban el sábado, en el pabellón de Deportes de Vigo, los hombres

del «bloque» Este nacionalismo gallego, que hace algunos meses se había concentrado en torno rJ

Consello cié Forzas Políticas Galegas, acu de ahora dividido a las elecciones, en las candidaturas del

Bloque Nacional Popular y del Partido Socialista Galego, principalmente.

Los últimos días de campaña se desarrollan, como los anteriores, en absoluta normalidad. Los sondeos de

opinión oficiosos hablan de la victoria de Unión de Centro Democrático. El P.S.O.E., Alianza Popular y

el P.C.E. se repartirán los puestos siguientes. 0.C.D. se ha comprometido ya públicamente a exigir una

autonomia política, administrativa, económica y cultural para Galicia, un estatuto de autonomía, «que no

será el de 1936 —decía a este corresponsal. Víctor Moro—, pero que garantizaremos lo suficientemente

amplio para nacer frente a los problemas que hoy tiene planteados la región, que no son los mismos que

en 1936, aunque hay algunos ciertamente seculares». En la linea de la autonomía de Galicia está el

P.C.G., el P.S.O.E., R.S.E., etc. El Equipo de la Democracia Cristiana y Socialdemocracia Gallega habla

de Estado federal, lo mismo que el «bloque» y el P.S.G., partiendo de posiciones de autodeterminación.

Las diferencias y los problemas .surgen, sin embargo, a la hora de establecer competencias de ese

federalismo o autonomía.

 

< Volver