Libros. Carlos Lerena: Escuela ideología y clases sociales     
 
 Boletín del Ilustre Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias.     Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

CARLOS LERENA: Escuela, ideología y clases sociales en España, Editorial Ariel, Madrid,

1976, 465 págs., 650 ptas.

Carlos Lerena, profesor de sociología de la educación en la Facultad de Sociología de la

Universidad Complutense, discípulo en París de Pierre Bordieu, máximo representante de la

escuela francesa de "sociología teórica", publica en este libro los resultados de su trabajo de

tesis doctoral. Y nos proporciona con ello una de las más importantes obras que sobre el tema

se han escrito en nuestro país. En constante batalla con el "empirismo sociológico", en la base

de su investigación están, sin embargo, los resultados de tres encuestas realizadas en 1972

sobre muestras masivas de escolares de EGB y de estudiantes universitarios. Está claro que

trabajar en el sentido de lo que se puede llamar "sociología teórica" no significa abandonar el

principio de que "la sociología o es empírica o no es sociología".

Los resultados de ¡as encuestas, que se realizan en la última parte del libro, llevan al autor a

decir: "La jerarquízación interna de la población escolar es, hasta cierto punto, un calco de la

jerarquización de las diferentes posiciones sociales de partida". La investigación realizada

sobre las fichas y expedientes académicos de los alumnos de un colegio nacional de Bilbao, de

los alumnos de cinco cursos de la Facultad de Económicas de la Complutense y de ocho

facultades de la misma Universidad, establece las conexiones entre variables como:

procedencia de clase, condiciones de vida, rendimiento escolar, horizonte de clase, etc.

Todos los datos obtenidos constituyen una nueva apoyatura empírica —esta vez realizada en

nuestro país— de las conclusiones generales expuestas en los anteriores capítulos´ de la obra.

La extensión de ía escolarización. los resultados prácticos de las mitológicas: "igualdad de

oportunidades", "movilidad social a través de la educación", "selección por e! mérito personal",

etc., etc., no borran en la trayectoria escolar la marca profunda de las desigualdades de clase.

Son los propios mecanismos del sistema escolar los que. producen la división clasista, los que

marcan el horizonte de clase del alumno, al mismo tiempo que pretenden servir de justificación-

ocultamiento de tal situación.

Pero para conocer los mecanismos del sistema escolar no es ¿suficiente reclutar, ordenar,

clasificar, cuantificar y exponer en tablas y gráficos montañas de datos y "hechos". La forma en

que, por ejemplo, la escuela cumple su papel de reproductora de la ideología dominante no

suele "salir" en ninguna encuesta. Para examinar este proceso se necesita determinar primero

qué se entiende por ideología dominante en una sociedad, quiénes son sus agentes, qué

relaciones sociales son las transmisoras-soportes del proceso, cómo se realiza éste en el seno

de la escuela, etc.

Los que confunden, de manera intencionada en su mayor parte, el dominio dé la realidad con el

dominio del conocimiento de la realidad; quienes quieren convertir dicho conocimiento en mera

descripción empirista de lo existente, no hacen sino dar una cobertura ideológica, vestida con el

título de "ciencia de la sociedad" a las estructuras sociales vigentes: a la sociedad de la

dominación de clase. Carlos Lerena, verdaderamente preocupado en detallar los presupuestos

metodológicos y las fuentes inspiradoras de su estudio, ve en eílo el único modo de que éstos

puedan ser sometidos a la crítica teórica y a la critica de los hechos. Para él no se puede hacer

sociología auténtica sin tener en cuenta la obra de Marx. En el campo más específicamente

sociológico: Weber, Durkheim, para concretarse en Bachelard, Bordieu y otros autores de la

escuela francesa. De Poulantzas y Althusser toma diversas aportaciones sobre la teoría de las

clases, del Estado y de la dominación ideológica.

Razones de espacio impiden comentar siquiera los resultados más importantes obtenidos en

cada nivel de análisis. Conceptos como "orden cultural" y "orden técnico", que encierran la

dinámica de las relaciones internas y hacia las demás clases y grupos sociales de los

intelectuales —-en, el sentido más amplio del término—, en el capitalismo competitivo y en el

monopolista de Estado merecerían, junto con otras cuestiones, una atención propia. Igualmente

la crítica que somete, en la primera parte del libro, a muy diversas ideologías que sobre la

educación se han desarrollado a lo largo de la historia del pensamiento humano y de la práctica

pedagógica, desde Platón hasta las distintas variantes del reformismo pedagógico moderno, y

que sitúa en lo que llama "plataforma ideológica del esencialismo - idealismo - empirismo -

psicologismo" (cierto: como dos caras de una misma moneda, pero con todo e! reduccionismo

de las hipótesis más globalizadoras, sería aquí nuestra objeción).

Para terminar este breve comentario del libro me detendré en uno de

los aspectos del examen del sistema escolar español de ios siglos XIX y XX: el papel de la

reforma educativa de 1970. Siguiendo la línea de interpretación iniciada por I. Fernández de

Castro en "Reforma educativa y desarrollo capitalista" y desarrollada dentro de un examen de

la dinámica del bloque dominante en España, en "Sistema educativo sistema de clase" (V.

Bozal y L. Paramio, "Zona Abierta", núm. 4), Lerena sitúa el intento dentro de "una profunda

crisis de legitimidad no ya del aparato político sino del sistema social, y concretamente de la

estructura de clases, cuya legitimación no puede ser ya garantizada por el conjunto de

instancias tradicionales..., por otros aparatos ideológicos del Estado y como más importante el

sistema de enseñanza tradicional". Pienso que va tal vez demasiado lejos: que aun existiendo

síntomas, en ej momento de plantearse la reforma educativa de Villar, no existe una crisis

general del sistema de dominación del capitalismo español; que sin olvidarse de que no se pue-

den tratar las dinámicas sociales aisladamente, la ley se corresponde más con la aparición en

la escena política de una fracción del capitalismo español —-llámese "europeísta" o

"democrática"— que reclama su porción de hegemonía en el seno del bolque dominante.

Al libro, sin duda alguna altamente recomendable no sólo para ios que se preocupan de la

sociología de la educación, sino para cualquier persona que tenga interés por las cuestiones de

la enseñanza, se le podrían hacer dos objeciones: la de no ocuparse del tema de! enseñante

(se echa en falta en un tratamiento tan extenso del tema) y la de su precio: 650 pesetas es .un

precio prohibitivo.

J. D.

 

< Volver