Autor: Saiz, José Ramón. 
   Los dos centros se disputan el apoyo de Suárez  :   
 García López, dirigente del P.S.D.E., busca apoyos para el centro-izquierda a través de la integración del nuevo partido. 
 Pueblo.    02/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

LOS CENTROS DISPUTAN EL APOYO SUAREZ

* García López, dirigente del P. S. D. E., busca apoyos para el centro-izquierda a través de la integración

del nuevo partido

MADRID, PUEBLO, por José Ramón SAIZ.)—El objetivo de fortalecer centro-izquierda, en el que están

representados varios partidos de la «gauche» histórica, podría concretarse mañana con la creación de un

partido social-dcmócrata independiente, que estaría apoyado por la mayoría de los miembros del Grupo

Parlamentario Independiente (compuesto por más de cuarenta procuradores de ideología heterogénea), y

en el que tendrían cabida, según nuestras noticias, antiguos «seuistas» y personalidades de segundo orden

del régimen anterior, pero de buena imagen ante la opinión pública ñor su decidido esniritu reformista.

En la participación de este nuevo partido socialde-mócrata en la opción de centro-izquierda estarla

interesado la llamada Alianza Socialista y, principalmente, el P.S.D.E. de García López, artífice de la

citada alianza, en la que participan los socialistas históricos. Reforma Social Española, de Cantarero, y los

socialdemócratas de Lausén. El objetivo de García López sería conseguir el fortalecimiento de esta

opción y ganar el campo perdido por ios democristia-nos del Equipo, cuyo des-dibujamiento actual hace

pensar que han perdido la ocasión de ser arbitros y eje de las operaciones electorales de carácter centrista

que se observan en los últimos días. Está operación, 33 decir, el fortalecimiento del centro-izquierda no

tendría, a juicio de los observadores, tanta importancia sin la participación del partido que salga del

Grupo Parlamentario Independiente, por lo que con estos fines varios hombres de Alianza Socialista

iniciaron hace días contactos con antiguos «seuistas», con el objetivo de llevarles a la operación de

centro-izquierda y no ai seno del Centro Democrático. Ef primer paso de esta operación a la que nos

hemos venido refiriendo en anteriores crónicas se iniciaría con la legalización de los socialistas históricos,

apoyada, al parecer, por el ministro sócialdemócrata alemán —muy poderoso— Mathoffer, que estaría

obstruyendo la ayuda del S. P. D. atenían al partido de Felipe González, según comenta en los circuios

políticos y se ha publicado en algunos medios de Prensa. En este centro-izquierda, los socialistas

históricos ocuparían la misma izquierda; el P. S. D. E., de García López, el centro, y el futuro partido -del

Grupo Parlamentario Independiente, la «derecha». Sin embargo, todavía es pronto para sacar conclusio-

nes de esta operación de cierto, alcance político, ya que hasta que no se celebre el pleno del G. P. I. no se

pueden vaticinar resultados. Lo cierto es que en el caso de confirmarse ´la integración del nuevo partido

en el centro-izquierda la operación cobraría unos valores insospechables, ya que no se puede olvidar que

la mayoría de los hombres de este nuevo partido son hombres en amistosa relación con el ministro Martín

Villa (Sánchez de León, Rosón, Sancho Rof, Sodas Humbert. etcétera).

SORPRESA EN EL CENTRO DEMOCRÁTICO.—Estos rumores que se vienen suscitando desde el

pasado .fin de semana han sorprendido en el seno del Centro Democrático, opción llevada a cabo desde

fuera del poder, pero que podría contar, según se ha dicho repetidamente, con las bendiciones del

presidente, Suárez y de los ministros más importantes del actual Gabinete. Algunas fuentes han señalado

a PUEBLO qué la formación de un centro-izquierda ma-yoritariamente arropado podría llevar al -centro a

desintegrarse, con la salida de los partidos de Alvarez de Miranda y Fernández Ordóñez, que tratarían de

llegar a algún acuerdo con el Equipo democristiano. Esto confirma que los objetivos de los partidos de

esta opción quieren representar claramente el centro político con una izquierda dentro del mismo Centro

Democrático. De confirmarse la primera operación, es decir, revi-talización del centro-izquierda el gran

perdedor seria el Partido Popular de Areilza y Cabanillas. quienes concibieron desde el primer momento

el Centro Democrático como una alternativa de poder ante la Moncloa. En definitiva, los dos centros se

disputan el apoyo del presidente, el único hombre, hoy por hoy, capaz de llenar el vacío político que!

podría producirse en las cercanas elecciones. En principio se pensaba —y algunos círculos lo siguen

sosteniendo— que Suárez apoyaría al Centro Democrático, pero en las últimas horas otras fuentes señalan

todo lo contrario. Habrá que, esperar en esta última recta ante la convocatoria de las elecciones para saber

lo que decide el presidente. Y es que —según nos decía ayer un político— «no son lo .mismo unas

elecciones con Suárez que sin Suárez».

 

< Volver