Polémica ante la despenalización del aborto.Desde hace varios meses, una Ponencia especial trabaja en esta tarea. 
 La Academia de Ciencias Morales y Políticas estudia la despenalización     
 
 ABC.    27/01/1983.  Página: 26,27. Páginas: 2. Párrafos: 17. 

Desde hace varios meses, una Ponencia especial trabaja en esta tarea

La Academia de Ciencias Morales y Políticas estudia la despenalización

MADRID. La Real Academia de Ciencias Morales y Políticas estudia desde hace meses el

tema de la despenalización del aborto desde todos los puntos de vista, a través de una

Ponencia formada por un grupo de académicos que, una vez concluido su estudio, presentarán

las conclusiones al Pleno de la Corporación, según informó ayer el secretario de la Academia,

Juan Velarde Fuertes. La R. A. de Ciencias Morales y Políticas, fundada en 1857, tiene como

misión cultivar las indicadas ciencias, «ilustrando los puntos y cuestiones de mayor

importancia, trascendencia y aplicación según los tiempos y circunstancias».

Por su parte, el Consejo General de Médicos de España tratará el mismo asunto el próximo día

19 de febrero en el curso de la reunión que celebrarán en Madrid presidentes de Colegios

provinciales y consejeros, según informó el presidente de dicho ente corporativo, doctor Ramiro

Rivera.

Al serle preguntado por la agencia Europa Press su opinión acerca de la despenalización

pretendida por el Gobierno, el doctor Rivera manifestó, entre otras cosas: «La noticia me ha

sorprendido, especialmente cuando hace sólo diez días el ministro de Sanidad, en sus

declaracions en Barcelona, fue el primero que tocó este tema. Ai reunirse con los médicos y

luego con la Prensa, ai exponer e! calendario legislativo, no tocó en ningún momento, ni de

pasada, el tema del aborto. La justificación de llevarlo adelante con urgencia no la entiendo.

Supongo que el Gobierno tendrá sus motivos.»

«Por parte de los médicos —añadió el doctor Rivera—, la actitud oficial no puede ser otra que

atenerse a nuestro Código de Deontología Médica, que prohibe taxativamene, y sin ningún tipo

de excepción, la práctica del aborto.»

«En cualquier caso —concluye el doctor Rivera—, respecto á ja opinión personal de todos y

cada uno de los médicos, tenemos en marcha una encuesta dirigida a la totalidad de los

colegiados, donde se van a pronunciar sobre cuestiones relacionadas con el aborto, y,

concretamente, sobre si están o no dispuestos a practicado, caso que llegue a producirse su

despenalización.»

FEDERACIÓN PRO VIDA: «EL FETO ES UN SER VIVO»

En opinión —contenida en un comunicado hecho público— de la Federación de Asociaciones

Españolas Pro Vida, «el feto es un ser vivo, humano y distinto de la madre, por lo que la

práctica del aborto comporta la destrucción violenta de una vida inocente e indefensa, sea cual

fuere la condición o fase de desarrollo en que se encuentre».

Según Pro vida, e! «término "terapéutico" origina confusión. Terapéutico es lo qué cura, y el

aborto no cura nada. Hoy existen medios para resolver los casos críticos que pueden

presentarse, por lo que el médico no sé encuentra ya en el dilema de escoger la vida de la

madre a costa de matar a su hijo.Los avances científicos han hecho inexistente este conflicto».

«El aborto llamado "ético" —agrega e! comunicado—, el que pretende justificarse por una

violación de la mujer, contradice los más elementales principios de ética y justicia, al condenar

a muerte a la criatura inocente e indefensa por un delito cometido por otro.» «El Estado, al

tomar esta decisión, se otorga a sí mismo prerrogativas tan exorbitantes respecto al niño no

nacido como la de constituirse en juez que puede aplicar la muerte arbitrariamente», dice

también el comunicado de la Federación Pro Vida.

PROFESOR DEL SOL: «NO HAY INDICACIONES QUE LO JUSTIFIQUEN»

«No hay indicaciones terapéuticas que justifiquen la práctica del aborto»,´ha declarado a

Europa Press el catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de Madrid

(Universidad Complutense), José Ramón del Sol, quien aclara que la «experiencia de otros

países ha demostrado que, cuando se despenaliza el aborto mal llamado terapéutico, se abre

una puerta pequeña que luego se convierte en un portón y que provoca un aumento del

número de abortos».

Más adelante, el profesor Del Sol manifiesta: «Por otro lado, se habla de posibles

malformaciones del feto. Y hay que recordar el ejemplo más reciente: el Ayuntamiento de

Madrid, con la oposición de los concejales de UCD, pidió la despenalización ,del aborto para,

entre otras cosas, aplicárselo a las pacientes del síndrome tóxico. Si entonces se hubiera

autorizado el aborto, en este momento cerca de cuatrocientos niños que están en perfecto

estado de salud no estarían viviendo, y muchas de las madres afectadas han vuelto a quedar

encintas, llevando un embarazo normal. Lo mismo sucedió con la intoxicación de Seveso, en

Italia, donde sí se autorizó el aborto. Algunas madres abortaron, otras no lo hicieron y sus hijos

están perfectamente.»

Respecto a los supuestos de violación dela mujer, el mismo catedrático de Ginecología aduce:

«En muy pocos casos se da un embarazo como consecuencia de una violación. En un

porcentaje elevadísimo, la alteración psíquico-emotivá que supone esta situación, los centros

superiores frenan la ovulación. Por otra parte, si se habla de modificar el Código Penal para no

castigar el aborto en caso de violación, habría que modificarlo también imponiendo mayor

castigo a los violadores, por El Consejo General de Médicos se pronunciará sobre el aborto el

próximo 19 de febrero que, de lo contrajo, surgirán violaciones por todas partes.»

CARRERAS LLANSANA: «EL DERECHO A LA VIDA, ANTERIOR A LAS LEYES»

Jorge Carreras Llansana, catedrático de Derecho Procesa! en la Universidad de Barcelona,

declara, por su parte: «Es de hipócritas llenarse la boca de derechos humanos y permitir luego

atentados contra el derecho a la vida», retinándose también al proyecto de despenalización

legal del aborto preparado por el Gobierno.

Entre las precisiones de carácter jurídico con que el profesor Carreras Llansana se muestra

opuesto al aborto figura la siguiente: «Si el derecho a la vida es anterior al Estado y a sus leyes

positivas, el legislador no puede nunca legalizar el aborto, y mucho menos contribuir a que se

practique poniendo a disposición de los abortistas fondos públicos, ya que ello supone facilitar

la destrucción de la vida, Y esta legalización no es admisible en ningún caso, porque el Estado

no puede disponer de la vida de un ¡nocente ni determinar cuándo tiene derecho a vivir y

cuando no.»

CARMEN ALVEAR: «FORMULA ENCUBIERTA DE UN CRIMEN INADMISIBLE»

«Las preguntas que se hacen hoy con grave preocupación muchos españoles son éstas:

«¿Qué valor tiene la vida humana?... ¿Es lícito destruirla para resolver los problemas sociales

de otra?... ¿Es que la vida va a tener un valor coyuntural que depende, en cada caso, del

partido político que esté en el Poder?...» El derecho a la vida es un derecho individual

independiente del derecho de otros, del derecho de la madre, o del capricho de la sociedad. El

derecho a la vida no pierde su naturaleza porque otras personas lo nieguen. El derecho a la

vida es un derecho fundamental y ninguna legislación podrá jamás justificar una acción que

tenga como objetivo destruir la vida humana, ha dicho a ABC la secretaria general de la

Confederación Católica de Padres de Familia y Alumnos, Carmen de Alvear.

La vida tiene un valor en sí misma que tiene que respetar toda nación que quiera llamarse

civilizada. Legalizar la muerte de ¡nocentes históricamente supone una actitud regresiva,

cuando en muchas ocasiones, en éste momento, se está revisando la legislación del aborto a la

vista de los problemas graves qué plantea. La despenalización del aborto es siempre la fórmula

encubierta de un crimen inadmisible.

«El Gobierno no puede perder de vista que va a legislar para toda la sociedad y en este

problema concreto, tan delicado y decisivo, resulta imprescindible abrirse a una participación

más amplia para Contrastar con los criterios de todos los sectores sociales. El aborto es un

tema que, por su propia naturaleza, ni siquiera el Gobierno puede resolver moralmente

apoyándose en la fuerza de los votos, cuando, además, le consta que los diez millones de

votantes del Partido Socialista no están todos de acuerdo con esta decisión. Sería un error

considerar que la defensa de la vida es una cuestión privativa de la derecha; entre los

españoles que han votado a la izquierda hay muchos que están en contra del aborto.»

«El niño necesita protección legal, tanto antes como después del nacimiento, y el Gobierno

está obligado a realizar un desarrollo legislativo coherente con el artículo 15 de la Constitución

donde se dice con claridad: "Todos tiene derecho a la vida", recuerda Carmen Alvear.»

 

< Volver