Los diputados y la función pública     
 
 Ya.    23/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Los diputados y la función pública

Don Manuel Jiménez de Parga escribe en "La Vanguardia":

"Las incompatibilidades establecidas ahora para, diputados y senad´ores de las futuras Cortes tendrán que

revisarse —según hie expuesto aqui días atrás—con el fin de que se incluyan determinadas personas con

mucho poder en la vida social y económica asi como a ciertos portavoces de omnipotentes grupos de

intereses. Las normas del real de-oreto-ley del 1S de febrero son transitorias y sólo sirven para ayudar al

difícil paso de un régimen autoritario a, otro democrático. Cuando se acometa esta tarea´de modificación

de reglas deberá tenerse en cuenta-—pienso yo—la severidad con que lian sido considerados algu-nos

funcionarios públicos, los cuales, una veg que la democracia Se consolide, no constit u y en una amenaza

para la independencia de los parlamentarios. Es cierto que el -tema hay que tratarlo en cada país, con las

circunstancias propias del mismo, ya que en las zonas subdesarrolladas del mundo los funcionarios

desempeñan misiones distintas de aquellas que ellos asumen en los estados mejor configurados; y sabido

es que sólo en los países de cultura política elevada, encontramos funcionarios que son auténticos

servidores del Estado, con un estatuto que les ga-rantina su autonomía y su independencia respecto a los

gobiernos. Aquí, bajo el franquismo, se abusó de los juramentos de fidelidad del r égime n, lo que vinculó

excesivamente o los funcionarios a una fórmula de gobierno pasajera. Para el dia de mañana, cuando ya

nos encontremos en el camino de la democracia, puede ser interesante analizar a. fondo las

incompatibilidades de los parlamentarios en algunos pueblos del Norte de Europa, con hábitos cívicos

buenos y cuerpos de funcionarios que están en condiciones . de resistir cualquier agresión de los

políticos.´En esta reglón nórdica, los dipiitados compatibilisan su trabajo en las cámaras con el desempeño

de empleos publicas. Y apenas se plantean problemas. Aquí, después de tantos años de juramentos de

adhesión tu régimen que ya pasó, los funcionarios—o algunos de ellos especialmente—sufren las

consecuencias. P e r o son normas transitorias. Las otras incompatibilidades, las que procede establecer,

vendrán después, el día en que ya nos encontremos en el camino de la democracia."

 

< Volver