Autor: Lobete, Julián. 
   El extraño vacío del PCE     
 
 Diario 16.    04/04/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Lunes 4-abril 77/DIARIO16

OPINION/5

El extraño vacío del PCE

Julián Lobete

Los partidos legalizados, Izquierda Democrática, Federación de Partidos Socialistas, Partido Socialista

Obrero Español, cedieron la mesa y la palabra a los ocho no legalizados: PC, PCE, MC, MS, ARDE,

LCR, ORT y PTE. El acto, escasamente concurrido, había sido convocado por la Asociación de

Profesionales del Derecha en solidaridad con los partidos todavía ilegales en el Colegio Mayor San Juan

Evangelista, el 29 de marzo pasado. En el ambiente estaba la psicosis de "la imposible legalización" y

algunos abogados comentaban los últimos acontecimientos del Tribunal Supremo, que se harían públicos

en la prensa al día siguiente. Los legalizados reiteraron la necesidad de legalización para todos. Enrique

Mugica, del PSOE, recordó que no sólo era necesario la legalización, sino el reconocimiento de un

"espacio político real para la izquierda". Llegó el turno de palabra al representante del PCE, José María

Mohedano: "El Partido Comunista seguirá luchando por la legalización de todos aun cuando fuera

reconocido." Otros habían ido más lejos: no reconocer la propia legalización mientras no fuera reconocida

la de todos. Mohedano explicó, más adelante, la soledad del PCE ante las elecciones: "Hemos propuesto a

otros partidos —y citó al PSOE, IC, PSP, hasta los liberales— un pacto electoral que ha sido rechazado.

Por eso el Partido Comunista añadió, aunque reconoce que estas elecciones se harán todavía en un marco

no democrático, se presentará solo a esta primera legislatura."

IZQUIERDA EXTRAPARLAMENTARIA

Codo con codo con Mohedano, arropándose mutuamente, estaban los representantes de los demás no

legalizados. Tras la afirmación del representante del PCE, sin embargo, aquellos parecieron difuminarse

como si alguien los tachara. La exclusión fue tan evidente, que provocó murmullos entre el público.

Después de la cortesía del PSOE, IC y FPS, el desplante del PCE era casi un insulto físico. La mano

tendida del Partido Comunista por la derecha llega "hasta ios liberales", pero su mano izquierda está

extrañamente paralizada. "Detrás de mí, el vacío", parece decir el PCE, aunque ese vacío esté lleno de la

presencia física de los hermanos también rechazados, a los que no se reconoce el espacio político de que

habla Enrique Múgica. Extraño y peligroso vacío el practicado por el PCE, Desdeñar cientos de. miles de

vote, quizá millones, mientras se tiende generosa la mano y se tiene pronto el abrazo hacia algunos que

desprecien y temen el contagio comunista, puede conducir a una solución to-sólita, Al volver la vista

atrás, con el brazo derecho fracturado de tanto rechazo, pueda suceder que la clientela que se creía segura

haya volado hacia esa izquierda tan próxima y tan ignorada. España no es Italia ni Francia, y-la .en. aquel

entorno llatnada "izquierda parlamentaria" es aquí una fuerza real con apoyo sindical, juvenil y

ciudadano. El compromiso histórico a la española no se puede hacer sólo por la derecha, y si no, al

tiempo. Mientras la derecha busca inteligentemente su agrupación, la izquierda democrática rechaza el

acuerdo de antemano. Se olvida» como apuntilló al finalizar la reunión el representante del PTE Nazarío

Aguado, que la oposición sólo ha tenido un respaldo de masas en este país cuando ha estado solídamente

aglutinada en Coordinación Democrática y en la Plataforma de Organismos, Democráticos.´ "Las

imposibles legalizaciones" pueden ser el último revulsivo para despertar al PCE y a todos los demócratas

de su letargo.

 

< Volver