Autor: Lobete, Julián. 
   Elecciones y partidos nacionalistas     
 
 Diario 16.    11/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Elecciones y partidos nacionalistas (I)

Julián Lobete

La ley Electoral olvida, el fenómeno de las nacionalidades y regiones españolas. Sin embargo, el

Congreso que saldrá de las elecciones de junio podría estar lleno de diputados de esas nacionalidades y

regiones elegidos precisamente por representar opciones nacionalistas o regionalistas. Si consideramos

que entre Cataluña, País Vasco y Galicia totalizarán 100 diputados y 48 senadores, una agrupación de

esos escaños en representantes de partidos nacionales podría tener importancia decisiva a la hora de

discutir y votar estatutos de autonomía y en el carácter más o menos centralista de la Constitución que las

futuras Cortes aprobarán. Para que los partidos nacionalistas puedan copar los escaños de sus regiones

tendrían que darse dos circunstancias concurrentes: un tipo de fórmulas electorales favorables y unas

opciones políticas, a través de partidos o alianzas, capaces de convertir la fuerza del hecho nacional en

votos y escaños. El fenómeno nacional se. expresa, en términos políticos, a través de los partidos

definidos precisamente por su nacionalismo como aglutinante primario. Aunque el hecho nacional motive

básicamente a los partidarios de una determinada agrupación política, otro elemento fundamental es la

opción ideológica y de clase defendida por el partido en cuestión. De ésta forma, las posibilidades

electorales de los partidos nacionalistas serán tanto mayores ea cuanto representen todas las gamas, de

nacionalismo: de derecha, de izquierda y de centro. Si en una determinada nacionalidad, sólo el

nacionalismo de izquierda tiene expresión en partidos o bloques electorales, es claro que la importancia

del fenómeno nacional decrece notablemente a la hora de traducirse en posibilidades electorales. Es el

caso de Galicia, por ejemplo. En este caso, quizá lo que pueda salir favorecido es el grado de abstención,

aunque no sea propiciado por ningún grupo político. Antes de examinar en profundidad las posibilidades

electorales de los partidos nacionalistas en el País Vasco y Cataluña, analizaremos las particularidades de

las fórmulas electorales establecidas y su repercusión en las elecciones regionales.

Se favorece a los mayoritarios

Según los estudios de Dieter Nohlen y de Douglas W. Rae, el sistema proporcional mediante el método

d´Hont, que es el que se aplicará en España, favorece a los partidos mayorítórios siempre que las

circunscripciones (provincias) sean de tamaño pequeño (tres a cinco escaños) o mediano (seis a diez

escaños). En los distritos de tamaño pequeño el efecto sóbr.e la relación votos-es-caños es altamente

desproporciona!. Sólo hasta tres partidos o coaliciones de partidos tienen posibilidades de ganar un

escaño. Rae establece que los partidos grandes, los que sacan más del 20 por 100 de los votos, obtienen

habitualmente un número de escaños parlamentarios superior a su parte proporcional; los partidos

pequeños obtienen, en general, un número de escaños parlamentarios inferior a su parte proporcional.

De las ocho provincias catalanas y vascas (incluida Navarra), sólo Barcelona es una circunscripción

grande (en la que la proporcionalidad puede ser más real favoreciendo a todos los partidos). Cinco

provincias son« de tamaño pequeño, y dos (Vizcaya y Gui-puúzcoa) de tamaño´ mediano (diez y siete

diputados, respectivamente). En estas circunstancias, bastaría que los partidos nacionalistas acapararan

los tres primeros puestos para repartirse en su totalidad los escaños correspondientes al distrito. Las

circunscripciones medianas compensarían su mayor tamaño con una mayor fuerza del nacionalismo. Lo

mismo ocurre en Barcelona, donde los partidos catalanistas tendrían mayores posibilidades de repartirse

un espectro electoral más amplio que en el resto de las provincias catalanas. Las coaliciones electorales

jugarán,´ dadas estas particularidades, un papel esencial al momento de decidir un triunfo masivo o no de

las opciones nacionalistas: Una alianza autonómica parece ya lograda en el País Vasco para el Senado. El

sistema mayoritario instaurado por la ley para la Cámara Alta favorecería enormemente a esta alianza de

partidos vascos.

 

< Volver