Información política. 
 Paños calientes para la unión gubernamental     
 
 El Alcázar.    11/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIÓN POLÍTICA

PAÑOS CALIENTES PARA LA UNION GUBERNAMENTAL

DOS cuestiones inciden básicamente en la actualidad electoral: la secuela de renuncias que ha provocado

la descarada injerencia jte Leopoldo Calvo Sotelo en Centro Democrático y la pertinaz campaña de

descrédito a que se quiere someter la imagen política de Fraga. Eurico de la Peña, de USDE razonó su

.dimisión en, los siguientes términos: "La Unión del C.D. estaba tomando unos rumbos •inadmisibles para

cualquier persona de trayectoria política inobjetable, desde el punto de vista democrático". Antonio de

Senillosa, desde la perspectiva catalana, ha sido igualmente explícito: "Las listas del Centro Democrático

se han elaborado en el Gobierno Civil". Otro tanto cabe decir del Partido Liberal, que a través de Enrique

Larroque se ha pronunciado en términos duros para la gestión gubernamental En conjunto, puede

estimarse que Fernández Or-dóñez ha conseguido una cierta preponderancia en C.D. frente a las postur,as

democristianas. Úh tanto alarmados, sin duda, por la creciente ola de protestas a todos los niveles, los

hombres del presidente decidieron ayer ensayar una sesión conciliadora ante la prensa. De la magnitud

del empeño desarrollado por el Sr. Calvo Sotelo para aglutinar al Centro sirve de exponente su pro-

pia confesión —recogida por Europa Press— de que tuvo que utilizar medicamentos y calmantes, hasta el

punto de que se agotaron. Por lo demás, apenas dijo nada nuevo, limitándose a repetir el slogan de la

Moncloa: por la´ reforma hacia la democracia. Únicamente es de subrayar la rotunda negativa del ex

titular de Obras Públicas a. cualquier "coincidencia ge neralizada" con A.P. Para Camuñas —otro de los

asistentes a la reunión— "Alianza Popular es una derecha que ya no se lleva en Europa". Muy oscura y

contradictoria fue la´versión que ofreció de la dimisión de Areilzá, como sobre la escisión de Larroque.

Calvo Sotelo ha puesto paños calientes sobre un tema candente que no tardará en ser contestado. La

operación Centro se,mantiene, por lo tanto, en entredicho, y no es posible Vaticinar sobre su viabilidad.

El descontento de los democristia-nos ante este panorama quedó plasmado ayer por Gil Robles en el Club

Siglo XXI. "Las elecciones —dijo— van a ser un espectáculo mucho menos edificante del que

hubiéramos querido". Afirmó que el Movimiento había sido derogado por decreto para pasar a depender

del presidente candidato, "quien ha convertido el Centro Democrático en una pista de aterrizaje para los

paracaidistas azules". También señaló que el Gobierno respalda una clara desigualdad en los medios

informativos y ´que "la misma persona que ha firmado el decreto por el que no pueden presentarse

muchos cargos utiliza ese decreto para ser candidato él mismo". Se vislumbra que la democracia cristiana

puede ser la gran derrotada de la coalición. Ruiz Giménez, que ha conseguido salir un poco más airoso, ha

declarado: "No creo que hayamos perdido muchas oportunidades: queremos una candidatura clara y nítida

y no deseamos confrontaciones ásperas con, el Centro". La unidad de la D.C. se presenta, en

consecuencia, profundamente lejana, al menos hasta después de junio. Mientras tanto, se pueden advertir

dos sistemas de influencia que,están ejerciendo algunas agrupaciones ´políticas: los partidos de izquierdas

parecen decididos a proseguir una campaña de movilización de masa mientras él Centro quiere motivar la

decisión de los votantes mediante múltiples sondeos en los que, como es lógico, Suárez sale

excepcionalmente favorecido. La izquierda en la calle y los hombres del primer ministro condicionando y

prejuzgando sin la necesaria fiabilidad las preferencias de electorado dan una nota discordante en el

panorama electoral, sujeto, por lo demás, a tantas contradicciones. Por ejemplo, parece que no está

suficientemente clara la forma en que los bancos otorgarán créditos a los partidos, y que cuando se

decidan a hacerlo seguramente lleguen bastante tarde. El PSOE de González concreta que necesitará 500

millones y la presencia de 70.000 militantes para programar su campaña, en la que distribuirán 5 millones

de carteles y 100 millones de hojas de convocatoria. También tienen contratadas 2.500 va Has en toda

España. Como se puede ver, los partidos pobres no tienen na da que hacer en los comicios.

 

< Volver