Autor: Veira, Carlos. 
   Hay que asegurar la libertad de enseñanza con medidas específicas  :   
 Declaraciones del Ministro de Educación, señor Cavero Lataillade. 
 Ya.    06/12/1977.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

6-XII-77

"HAY QUE ASEGURAR LA LIBERTAD DE ENSEÑANZA CON MEDIDAS ESPECIFICAS"

"Esa libertad comporta aceptar el derecho de los padres a optar por el modelo de escuela, en congruencia

con sus creencias religiosas o morales" • "Por tanto, se debe impedir la progresiva estatalización dé la

enseñanza por procedimientos directos o sutilmente indirectos´

DECLARACIONES DEL MINISTRO DE EDUCACIÓN, SEÑOR CAVERO LATAILLADE

Los temas de la educación siguen manteniendo el interés de este país. Vivimos momentos importantes, en

que, a nivel constitucional, y cuando se discutan los presupuestos generales del Estado para 1918 en estas

materias, se van a poner los nuevos cimientos de una paz y un progreso duraderos a través de los cauces

democráticos. Por eso, desde hace tiempo, hemos vuelto a solicitar al ministro de Educación que se

manifieste en nuestras páginas. Hoy podemos ofrecer a nuestros lectores la siguiente entrevista con don

Iñigo Ca~ vero Lataillade, titular de Educación y Ciencia.

—Todavía sigue habiendo quien cree que en los pactos de la Moncloa este Gobierno de UCD ha hecho

peligrosas y secretas concesiones en materia de enseñanza.¿Es verdad o no?

—El alcance de los acuerdos que sé derivan de los pactos de la Moncloa no es otro que el que se recoge

en el apartado IV "Política educativa" de dicho documento, que ha tenido plena publicidad y difusión.

Ratifico una vez mas que no hay pactos ni acuerdos no publicados.

Intentando sintetizar telegráficamente sus objetivos y principales orientaciones, aun corriendo el riesgo de

imprecisiones, señalaría los siguientes: democratización participativa del sistema educativo; elaboración

de un estatuto del profesorado y de los centros educativos estatales y privados; promoción de la calidad de

la enseñanza; homogeneización técnica entre centros estatales y no estatales; gratuidad progesiva de la

enseñanza; revisión del sistema de financiación a los centros no estatales, e incorporación de las lenguas

regionales a los niveles educativos obligatorios.

Creo que ninguno de estos objetivos, así expresados en abstracto, puede cuestionarse en una sociedad

democrática y coinciden con los planteamientos programáticos de UCD y con el plan de actuación del

Ministerio de Educación. Lógicamente, en las conversaciones preparatorias de los pactos de la Moncloa,

teniendo en cuenta los partidos que Intervinieron en las negociaciones, se pusieron de manifiesto ciertas

diferencias respecto a un tema tan polémico como es la enseñanza. Pero en los "pactos de la Moncloa" en

materia de educación para 1978, los objetivos son los indicados, aunque, lógicamente, su aplicación

podría tener matices diferentes, según el partido o partidos que estuvieran gobernando. Mientras gobierne

UCD, el ministro de Educación y Ciencia puede garantizar que se actuará en consecuencia con el

programa educativo de dicho partido, que postula la libertad de enseñanza, con cuanto ello comporta.

Además, en los, pactos de la Moncloa se ha previsto que 40.000 millones de pesetas procedentes de

ingresos de emisión de Deuda Pública, que pudieran haberse destinado a otras actividades movilizadoras

de mano de obra parada (obras de infraestructura, viviendas, etc.), se orienten hacia un plan extraordinario

de escola- ´ rización, por e) que se atenderán, dentro del sector que gestiona directamente el Estado,

necesidades de difícil aplazamiento: 400.000 puestos de EGB (para sustituir el 50 por 100 de los 800.000

hoy mal escolarizados), 200.000 puestos de preescolar (nivel no obligatorio, en el que hay un déficit de

unos cuatrocientos mil puestos, a cuya demanda social no se atiende) y 100.000 puestos de BUP

(necesarios para el curso 1978-79). Estamos planificando las acciones necesarias que permitan la

incorporación en el curso 1978-79 de estos 700.000 puestos, que nos ayudarán a incorporar nuevo

profesorado, procedente de licenciados y enseñantes en paro. En resumen, consideramos que los pactos

no alteran los principios de nuestra política educativa.

Impedir la estatalización

Defínase sobre la libertad de enseñanza.

—La libertad de enseñanza no sólo hay que postularla en abstracto, sino asegurarla con medidas

específicas.

Este principio está desarrollado programáticamente de forma inequívoca por UCD e inserto en la

actuación del Gobierno. El actual ministro de Educación, por sd procedencia demócrata-cristiana, lo

asume como parte ,de sus propias convicciones. La libertad de enseñanza comporta la aceptación del

derecho de los padres para optar por el modelo de escuela, o más claro, el tipo de educación que quieren

para sus hijos, en congruencia con sus creencias religiosas o morales.

Este principio, en una consecuente interpretación, debe impedir la progresiva estatalización de la

enseñanza por procedimientos directos o sutilmente indirectos.

La necesaria coexistencia armónica del sector público y el promovido por instituciones y entidades

privadas, especialmente eri los niveles obligatorios, exige que se financie con los recursos del Estado a

todos los ciudadanos, para garantizar una enseñanza no discriminatoria y de calidad, el monopolio de

cuya gestión no corresponde al Estado.

En este sentido, el Ministerio de Educación y Ciencia se está ocupando de elaborar proyectos legislativos,

que presentará al Gobierno para su subsiguiente remisión a las Cortes, en los que se orienta la futura

asignación de fondos de ayuda a los padres de familia, para que éstos la apliquen a los centros educativos

según lo consideren oportuno, cuantificando ta expresada en base al cálculo de los verdaderos costos de la

enseñanza estatal.

El tema es de compleja y costosa realización, pero hay que abordarlo en profundidad y claridad para que

los partidos con representación parlamentaria se manifiesten y comprometan con su voto.

El ideal sería llegar a un gran acuerdo o compromiso sobre la enseñanza, alcanzado ya en casi todos los

países europeos. No sé si se logrará, pero, al menos, hay que Intentarlo.

Tal vez para algunos haya sorpresas. El "estatismo educativo" no sólo tiene arraigo,en corrientes de la

"izquierda". Desde luego, UCD ha clarificado recientemente, en sus principios educativos, la extensión de

la financiación pública a todos los sectores, siempre que se administre con calidad, sin discriminaciones y

con participación de los interesados.

Preescolar: Debe hacerse gratuita prioritariamente

—¿Qué planes tiene el Ministerio para la educación preescolar?

—Conviene establecer un deslinde del tema.

En primer lugar, la educación preescolar entendemos que comprende a los niños de cuatro y cinco años,

es decir, al "parvulario". En relación con los niños inferiores a cuatro años, se trata de un problema de

"jardines de la infancia" o guarderías, que, sin perjuicio de connotaciones´ educativas, es más bien un ser-

vicio o prestación social. Por otra parte, aunque el Estado y el sector no estatal ha asumido 1» progresiva

escolarización. la enseñanza a este nivel, su prestación, no es obligatoria. En el curso escolar 1977-78,

aproximadamente un 58 por 100 de los escolarizados están en centros "no estatales", y el restante 42 por

100, en centros "estatales". Existe un déficit de unos doscientos diez mi] puestos, que probablemente

quedará resuelto en el curso 1978-79, sin perjuicio de, la necesidad de sustituir y preparar en años

sucesivos otros cuatrocientos mil puestos. A nuestro juicio, debe tener prioridad la extensión de la

gratuidad a la "preescolar" antes que ampliarla a los estudiantes entre los catorce y dieciséis años. Los

niños qué acceden a la EGB sin pasar previamente por la "preescolar" llegan en una clara desventaja, que

puede incluso producir consecuencias psíquicas. A ello se une el problema de muchas familias que ne-

cesitan el cuidado de sus hijos durante ciertas horas del día.

—¿Va a hacer algo su Departamento en favor de los licenciados sin empleo?

—Aunque el Ministerio de Educación y Ciencia no es un departamento de empleo y colocación, no es en

modo alguno insensible a este grave y preocupante problema social. Para el curso 1978-79, como

consecuencia del plan extraordinario de escolarización, al que ya me IIP referido, nos harán falta unos

veinte mil profesores para el sector estatal y ello contribuirá sustancialmente a mitigar el paro. Fue ésta

una dé las consideraciones del plan. Por otro lado, hay que establecer una planificación Orientada hacia

las salidas u ocupación posible de los licenciados y racionalizar, en consecuencia, el alumnado de las

distintas enseñanzas universitarias, dado que el Estado viene manciando, aproximadamente, el 90 por 100

de] costo real de la enseñanza universitaria.

. —¿Cómo enfoca el ministro el tema de !a autonomía universitaria?

—£1 Ministerio ha cursado una encuesta a las universidades, previa consulta al Consejo de Héctores. El

límite, del plazo para la remisión de los resultados de la encuesta es el 31 de enero de 1978, por lo que

seria prematuro desarrollar más esta contestación. Pero, no obstante, estimamos que la autonomía debería

incidir sobre los siguientes aspectos: administrativa y funcional; económica"; desarrollo de los planes de

estudios básicos; selección y contratación de profesorado; investigación básica, y creación de centros

dependientes de la misma.

Paralelamente con la ley de Autonomía se elabora un estatuto del profesorado que regulará la carrera

profesional de docencia universitaria y la dotará de la necesaria estabilidad.

—Nadie parece acordarse de la investigación. ¿Qué se va hacer con ella? ¿Qué pasa con el reglamento del

CSIC?

—Para una actuación eficaz en materia de investigación es necesario, en primer lugar, una fijación clara

´de objetivos. A tal fin va a potenciarse la regularidad de las reuniones de la Comisión Delegada, del

Gobierno, para Política Científica, para conocer un proyecto de programa y coordinar la actuación de los

Ministerios, y muy especialmente de Defensa, Educación, Industria y Agricultura en sus respectivas

áreas, de actividad. El proyecto d« reglamento del Consejo Superior de Investigaciones está pendiente de

sus últimos trámites, por lo que confío que quede aprobado dentro de 1977. Desde nuestra perspectiva es

importante orientar la Investigación básica y de humanidades y ciencias sociales hacia las universiades,

mediante la potenciación de institutos departamentales. En el ámbito de la investigación interdisciplinaria

y aplicada habrán de fijarse claramente los objetivos, ponderando medios y necesidades y coordinar al

CSIC con los centros de investigación estatales y privados.

—Loa costos de la enseñanza han aumentado sensiblemente y las subvenciones no han crecido en la

misma proporción. ¿Se va a poder así afrontar el costo real de los puestos escolares?

—El aumento que figura en el proyecto de ley de presupuestos para 1978 contempla la Incidencia de los

costos sobre las subvenciones en EGB y formación profesional.

Sin embargo, de momento nos encontramos condicionados por lo que acuerden las Cortes al respecto, ya

que el presupuesto de Educación, dentro de la política, del Gobierno de selectividad de prioridades

sociales, no obstante, sus limitaciones impuestas por la tendencia hacia un plan de austeridad importa

233.000 millones de pesetas, más los 40.000 millones de financiación extraordinaria, resultante de los

pactos de 1a Moncloa.

Quizás el sector más afectado en cuanto a inversiones sea en realidad la Universidad, pero estamos

tratando de dar una solución eficaz al tema.

Carlos VEIRA

 

< Volver