Problemas de los lectores. 
 Testimonio sobre una reunión nacional de guarderías     
 
 Ya.    08/12/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

PROBLEMAS DE LOS LECTORES

Testimonio sobre una reunión nacional de guarderías

Hace un par de semanas ofrecimos, a través de una entrevista con una experta del INCIE, información

sobre el II Simposio sobre los Problemas Pedagógicos de las Guarderías. Algunos testigos presenciales de

dichas jornadas quieren ahora manifestar su preocupación por algunos detalles de las mismas. Estos:

• Una defectuosa organización que hizo que muchas guarderías, Interesadas en el tema, no

recibieran ninguna información al respecto, y otras la recibieran dos días antes de comenzar la reunión

en Madrid. Al parecer, era cosa de la Coordinadora creada en el I Simposio. Sorprendió a los asistentes

que se quejaban de esta desinformación que alguien dijera que "había que permanecer atentos al rumor".

Esta singular teoría se .repitió, según estos testigos, varias veces en las jornadas, incluso respecto a la

hora en que comenzaban las reuniones. Y como los rumores inducen a sospechas, dichas personas siguen

creyendo que se trataba de reducir las deliberaciones a determinadas tendencias.

• El que en alguna ocasión se sustituyera el trabajo en grupos por una asamblea que decidiría a mano

alzada y donde hubo tan tumultuosa discusión que por.poco se suspende el Simposio. Opinan nuestros

comunicantes que sin buena organización no hay democracia, ya que lo cierto es que hay diversidad de

opiniones sobre casi todo. Y echan de menos algo muy importante: si, a nivel general, este país ya tuvo

elecciones políticas que dan una tónica de" representación, la sociedad como tal, en multitud de otros

problemas, sigue sin tener una garantía de representatividad a la hora de dirimir divergencias en

problemas concretos como éste.

• Nuestros comunicantes opinan que las ponencias que se presentaron adolecían de falta de

pluralismo. Por ejemplo, allí se dijo que la familia es una barrera que impide la integración del niño y

que, por tanto, hay que hacerla saltar. Es claro que si en la base de una opción pedagógica para niños de

cero a siete años .hay estos polémicos conceptos, la buena organización y la representatividad son

esenciales para llegar a un mínimo acuerdo. Porque tras esa teoría se llega a rechazar cualquier

participación activa de los padres en la educación de sus hijos y, en definitiva, se rechaza su derecho

fundamental en esta materia. Parte de los que hablan de "escuela pública" desde el mismísimo parto

tienen detrás esa línea de pensamiento. De ahí la insistencia en dar mucha participación en la educación a

las asociaciones de vecinos y partidos políticos! Y,, claro, hay más alternativas que ésta, y una cosa es

cultivar la apertura del niño a la sociedad sobre la base de una educación familiar,y otra es confiarlo sin

más al maremágnum pluralista social.

• En ese orden de cosas—y sin que pretendamos totalizar todo lo allí sucedido, sino sólo dar cauce a

lo que preocupó a estos testigos presenciales—, la discusión llegó a un momento en que alguien preguntó

"sobre qué valores se pretendía edificar la nueva sociedad"; y se le contestó que esa pregunta "se salía

del tema" (?). En resumen) nuestros comunicantes apreciaron la siguiente contradicción: mientras había

una dura polémica por hacer prevalecer una determinada teoría d^ escuela pública y alguien llegó a pedir

un poco de respeto por otras opiniones, se insistía en que el educador debe ser maduro, equilibrado,

comprensivo y nada dogmático. Y esta otra paradoja: no parecía haber - ninguna objeción para la

libertad y autonomía de las regiones, pero había mucha reticencia respecto de la libertad de los padres.

Un padre dijo que quería que en el proyecto de guardería se incluyera la formación religiosa; otro dijo

que quería que se educara a su hijo en un ateísmo y una filosofía marxista. El grupo que defendió la

libertad de enseñanza (los de Alicante, Canarias, Castilla, Galicia, Orcasitas, Vicálvaro, Alcorcón y

Villaverde) estuvo de acuerdo en que ambos tenían derecho a ello. En linea con la escuela pública y el

proyecto de Barcelona estuvieron las demás provincias asistentes y el resto de Madrid.

 

< Volver