Opinan los lectores. La educación gratuita debe ser para todos los ciudadanos. 
 No defendemos situaciones indefendibles     
 
 Ya.    06/12/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NO DEFENDAMOS SITUACIONES INDEFENDIBLES

Sobre los problemas suscitados en la enseñanza por los pactos de la Moncloa, nos escribe, desde Córdoba,

don Mariano Natera Muro, abogado:

Estamos asistiendo en éstos días a una campaña en defensa de la libertad de la enseñanza, al parecer

puesta en peligro por los acuerdos de la Moncloa.

En dicha campaña se pretende Inundar al Ministerio de Educación con miles de "telegramas enviados por

padres de familia, e incluso se insinúa la posibilidad de fiue los colegios privados hagan una huelga de un

día de duración.

¿Qué base hay para organizar la citada campaña? En la Moncloa se acordó i(iie las escuelas

subvencionadas fueran controladas por comisiones donde Intervendrían los padres de alumnos del centro.

Al parecer, la postura más "extrema".que allí se adoptó fue la del PSOE que solicitaba un control de los

colegios subvencionados, y que los que estaban acogidos a la subvención al precio optasen por la

subvención total o renunciaran a aquélla.

¿Va esto en contra de la libertad de enseñanza? ¿Es que no es lógico que un Estado que, por el momento,

no dispone de medios para poder hacer efectiva la gratuidad de la enseñanza (t todos los ciudadanos (meta

deseable a la que debemos aspirar, pero que está lejos), emplee prioritariamente los fondos de que

dispone en beneficio de las clases más modestas? ¿A quién puede perjudicarle esto?

De ninguna manera los colegios, que, cansados de ser clasistas a la fuerza, al recibir la subvención, han

abierto sus puertas a cualquiera que solicite una plaza en los mismos, sin tener en cuenta para nada la

clase social a la que pertenecen. De ninguna manera a los que desean recibir la subvención para proceder

de la misma forma.

Sí a los colegios, que también los hay, que han recibido la subvención y no aceptan el condicionado que

la misma comporta. También los que cobrando por un puesto de enseñanza general cantidades superiores

a las tres mil pesetas, más la subida que se autorice este año, pretenden que el Estado les subvencione de

inmediato, sin tener en cuenta la urgentisima obligación que el mismo tiene para escolarizar dignamente a

miles de niños que no tienen la más remota posibilidad de acceder a un colegio privado.

Me parece demencia pensar que un país que ha firmado la Declaración de los Derechos Humanos, y

donde se está estudiando una nueva Constitución. s« crea seriamente que la libertad o no libertad de la

enseñanza se puede legislar por decreto.

Defendamos la libertad de enseñanza dentro de las Cortes cuando la misma sea efectivamente atacada;

elaboremos, los que estamos interesados en ello, una alternativa de la enseñanza cristiana para todos los

que la quieren, ya la que puedan tener acceso todos, no unos pocos; pero, por favor, no defendamos

inconscientemente situaciones indefendibles."

 

< Volver