Autor: J. L.. 
   Se reestructura la Comisión Asesora de Investigación Científica y Técnica     
 
 Ya.    15/12/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Se reestructura la Comisión Asesora de Investigación Científica y Técnica

Su presidente, señor Mayor Zaragoza, prepara también un plan de urgencia para 1978 y un borrador de

ley sobre investigación • La Comisión ha repartido este año cerca de dos mil millones para subvencionar

proyectos de investigación • La reestructuración no supondrá que el CSIC pase a depender de la Comisión

Asesora • La investigación española necesita un rápido incremento de efectivos humanos y la dedicación

del 1 por 100 del PNB

La reestructuración de la Comisión Asesora de Investigación Científica y Técnica de la Presidencia del

Gobierno, la elaboración de un plan de urgencia para 1978 y la redacción de un borrador de proyecto de

ley sobre investigación son las tres tareas fundamentales que tiene ante sí en estos momentos don

Federico Mayor Zaragoza, presidente de la mencionada Comisión y asesor del presidente Suárez en temas

científicos y educativos.

La -Comisión Asesora, desde la fecha de su creación, en 1964. se viene encargando de dictaminar para el

Gobierno aquellos temas científico-técnicos que >5e le encomiendan y proponer a la • Comisión

Delegada del Gobierno de Política Científica la distribución del fondo nacional que se destina a

subvencionar los proyectos científicos de entidades estatales investigadoras y los planes concertados con

la industria. De los 100 millones que ee distribuyeron en 1964 se ha pasado a los casi 2.000 de este año.

—Señor Mayor Zaragoza, en el documento elaborado por los partidos políticos, centrales sindicales y

asociaciones profesionales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, al que usted se ha

adherido con algunas salvedades, se incluye la sustitución de la comisión asesora por un nuevo comité de

amplia representación, ¿qué se intenta entonces con la reestructuración?

Hay que fijar prioridades de investigación

—En primer lugar hay que señalar que no parece lógico crear un órgano para desempeñar las funciones

que ya ostenta otro. Sobre esa base, lo que se pretende es adecuar la estructura de la Comisión Gestora

para poder dar "respuesta a las progresivas exigencias de una socidad más mentalizada, de unos partidos

políticos que desean promocionar al máximo el desarrollo de la investigación y de un Gobierno que debe

poder ofrecer una imagen objetiva de la situación para poder, después, adoptar las decisiones pertinentes.

Hay «los aspectos que quiero destacar en esta adecuación: el primero, el establecimiento de prioridades

que deben responder a los requerimientos del entorno social, y segundo, la puesta en práctica de unas

medidas que permitan un eficaz seguimiento del desarrollo de los proyectos de investigación que se

subvencionen.

—-Entonces, ¿la reestructuración no va a suponer un trasvase de funciones, como, por ejemplo, el paso de

la dependencia del CSIC del Ministerio de Educación y Ciencia a la Comisión Asesora, corno han,

solicitado los investigadores?

—En absoluto, tanto el Consejo como otros organismos de investigación dependientes de departamentos

ministeriales seguirán sus líneas de actuación donde están ahora.

Los directrices científicas, pertenecen a los científicos

—Muchos sectores abogan por una representación democrática que Heve adelante el asesoramiento, la

elaboración y aplicación de la política científica. ¿Qué opina de esto?

—Las directrices científicas tienen que darlas los científicos, y entiendo por científicos a todos aquellos

que conocen a fondo los problemas de la investigación desde los distintos ángulos. Es decir, desde su

propia labor investigadora, desde la gestión, desde la administración, etc. Por otra parte, lo que

planteamos ahora es una normativa urgente para la Comisión Asesora, sin que esto signifique que sea la

definitiva; ya que ésta debe ser fruto de un estudio más profundo.

Objetivo irrenunciable: alcanzar el 1 por 100 del PNB

—¿Qué objetivos tiene el plan de urgencia?

—Este plan se refiere al documento planteado hace un año, debidamente actualizado, en el que se subraya

la urgencia de la consecución dé fondos que permitan ayudar a muchos centros que se hallan en precaria

situación económica. De los dos mil millones distribuidos este año, setecientos cincuenta han sido

transferidos de Presidencia del Gobierno, y, como poco, habría que doblar esta cantidad pava el año que

viene. Al mismo tiempo habría que conseguir que los presupuestos de investigación no tuviesen

incidencia directa en Ios gastos de funcionamiento de los centros. Es decir, que se apliquen íntegramente

en la realización de los proyectos aprobados. A este respecto esperamos que en la próxima convocatoria

una parte sustancial ¿le los fondos (quizá el setenta por ciento) pueda destinarse a las prioridades que se

establezcan. En cuanto al borrador de ley sobre la investigación científica y técnica en España, esperamos

poder contribuir con eficacia a la inquietud e iniciativas positivas que han emprendido tanto el Senado

como su Comisión sobre Investigación, como los grupos políticos y profesionales del CSIC.

—¿Cuáles son, en su opinión, las grandes necesidades de la investigación española, además de un

incremento importante de su financiación?

—Las de cualquier política científica que se pueda emprender, independientemente de la óptica política:

de una lado, un rápido incremento del personal científico y auxiliar, ya que, desgraciadamente, no se han

cumplido las previsiones de conseguir un aumento anual acumulativo de] diez por ciento; y de otro lado,

el alcanzar en un plazo de tres años que el uno por ciento del producto nacional bruto se destine a

investigación. Sin estas dos premisas, cualquier intento de revitalización de la investigación puede

resultar vano.

El señor Mayor Zaragoza tiene sus propias ideas sobre lo que deberían ser las líneas maestras de ta

política científica en España, incluyendo la organización y coordinación (Je los centros de investigación

que hoy andan desperdigados o, como en oí caso del CSIC, totalmente faltos de una estructura

organizativa que no acaba de llegar. Sin embargo, se guarda sus ¡deas" y, ante la pregunta sobre cuál debe

ser el camino futuro, se limita a contestar:

—La Comisión Delegada del Gobierno de Política Científica se ha reorganizado recientemente, lo que

supone un buen augurio para «fue se establezcan las nuevas líneas de la acción investigadora.

Tan sólo se limita a indicar:

—Cuando se pone como disculpa para adaptar acciones que favorezcan la investigación que la situación

económica del país es grave, debe contestarse que, precisamente, para contribuir a aliviar esa crisis, hay

que financiar la investigación científica. Sólo así se podrá equilibrar nuestra balanza tecnológica.

J. L.

 

< Volver