Autor: Sarasqueta, Antxón. 
 Ordóñez, en la presentación del proyecto de la ley en el Congreso. 
 El divorcio es precisamente para asentar el matrimonio     
 
 Diario 16.    18/03/1981.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

NACIONAL

18-marzo-81/Diario16

Ordóñez, en la presentación del proyecto de la ley en el Congreso

«El divorcio es precisamente para asentar el matrimonio»

En su presentación en el Congreso del proyecto de ley de Divorcio, el ministro de Justicia, Francisco

Fernández Ordóñez, afirmó ayer que «el divorcio no tiene sentido si no es precisamente para asentar el

matrimonio». Destacó la primacía de la Constitución sobre los acuerdos con la Santa Sede y descubrió las

características del proyecto, que «se inscribe en el sistema del divorcio sin probar culpabilidad».

Antxón SARASQUETA

Madrid — La polémica centrista sobre la ley de Divorcio no tenía ayer visos de alcanzar una rápida

solución al problema que tiene dividido al partido gubernamental. Esto, a pesar de que el ministro de

Justicia, Francisco Fernández Ordóñez, presentaba el proyecto a la Cámara Baja en el comienzo de las

sesiones que se ocuparán del tema durante esta semana y la próxima.

En UCD las espadas permanecen el alto. La ejecutiva del partido ha dictado unas directrices al grupo

parlamentario que no han dejado satisfechos ni a socialdemócratas ni a los democristianos, dirigidas

fundamentalmente a suavizar los debates y a «peinar» el «proyecto Ordóñez», por lo menos, en dos,

partes.

La primera, en el Congreso de los Diputados, antes de la votación de la próxima semana, con unos

retoques que afectarán a lo que se ha llamado repudio, y que no tendrá un enfoque tan «abierto» como en

el texto que fue aprobado por la comisión parlamentaria.

De acuerdo con los criterios de la ejecutiva centrista, el cambio más profundo se producirá posteriormente

en el Senado, con una mayor participación del juez en el proceso divorcista, por una parte, y luego se

«reajustarán» los apartados que puedan rozar o contravenir el texto constitucional o los tratados firmados

por el Gobierno con la Iglesia.

Limitaciones

En definitiva, los cambios no alcanzan la profundidad de las propuestas hechas por el sector

democristiano, pero suponen algunas limitaciones sobre el proyecto defendido por el ministro de Justicia

—considerado como progresista—, que no parece disgustado por la solución propuesta por la ejecutiva de

UCD.

Sin embargo, en las filas demo-cristianas sí hemos apreciado un mayor malestar al término de la reunión

del grupo parlamentario, a juzgar por las declaraciones que hemos recogido directamente de algunos de

sus miembros más destacados.

Pero lo cierto es que la crispación en UCD persiste, y por si esto fuera poco, hay presentadas ocho

enmiendas a la totalidad contra el «proyecto Ordóñez», incluida la del centrista Manuel Diez Piniés —

hombre próximo a las tesis aliancistas—, quien confirmaba que no tenía intención de retirarla.

Dos diputados coincidían al señalar ayer noche que, durante la votación prevista para mediados de la

próxima semana, pueden ausentarse algunos diputados centristas de la sala como actitud de protesta.

Ordóñez por su parte planificó su discurso en base a una defensa del proyecto divorcista gubernamental

desde la moderación, un análisis comparativo con las leyes divorcistas que existen en los países más

avanzados del mundo occidental y su larga vigencia, y el uso de la ley como medio reparador de una

familia ya rota y no como incitación a la ruptura.

 

< Volver