Preparativos electorales. El secretario general del PCE estima que un Gobierno de centro-derecha sería un grave error. 
 Carrillo califica a ETA de auxiliar número uno de la extrema derecha     
 
 El País.    14/01/1979.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 29. 

EL PAÍS, domingo 14 de enero de 1979

POLÍTICA

Preparativos electorales

15

El Comité Central del PCE comenzó ayer uña reunión en Madrid, que se prolongará durante la jornada de

hoy y que sirve para aprobar definitivamente las candidaturas comunistas al Congreso y al Senado en las

próximas elecciones generales. Una novedad en este tipo de reuniones ha sido la «apertura informativa»

mostrada ayer, que permitió a la prensa asistir no solo a la lectura del discurso del secretario general,

como viene siendo habitual, sino al debate interno posterior.

El secretario general del PCE estima que un Gobierno de centro-derecha sería un "grave error"

Carrillo califica a ETA de "auxiliar número uno de la extrema derecha"

El secretario general del Partido Comunista de España, Santiago Carrillo, calificó ayer a ETA de «auxiliar

número uno de la extrema derecha» durante el discursó que dirigió al Comité Central del PCE, reunido en

Madrid para preparar el programa y la campaña electoral, así como para confeccionar las definitivas listas

para el Congreso y para el Senado.

Santiago Carrillo recordó que el PCE no se había mostrado partidario de la convocatoria de elecciones

generales, sino de la elaboración de un plan que abordase los problemas auténticos con que se enfrenta el

país, entre ellos el paro, y sobre el que se fundará una nueva mayoría, con un Gobierno fuerte y

democrático, de amplio respaldo popular. «El Gobierno de UCD —añadió— había llegado a una si-

tuación de agotamiento general* pero la convocatoria de elecciones legislativas no era ni la única ni la

mejor solución.»

Según el señor Carrillo, dicha convocatoria se hizo, tal vez, necesaria, por la incapacidad de los dos

partidos mayoritarios, UCD y PSOE, de asumir, con realismo y coraje político, los problemas de la difícil

transición.

Acusó a los centristas y a los socialistas de mantener actitudes electoralistas. «La UCD, para monopolizar

el poder y capitalizar el cambio, y el PSOE, por su impaciencia frenética por ser Gobierno a cualquier

precio.» Negó que el PCE hubiera renunciado a nada, y se ratificó en la necesidad de desarrollar el

marxismo, «con una actitud crítica hacia nuestra propia historia, no para renegar de ella, porque, con sus

luces y sombras, es nuestra historia, sino para mejorar el presente».

Tras referirse al objetivo fundamental del PCE «como profundizar la democracia», el líder comunista

anunció que en la campaña electoral se mantendrá una actitud de corrección hacia todos aquellos grupos y

personas que defiendan la Constitución.

Señaló que después de las elecciones continuará planteándose la necesidad de un Gobierno de con-

centración democrática. «Cuando Garrigues afirma que UCD y el PSOE no colaborarán, o está haciendo

una broma o está tratando de ganar votos a su derecha.» Carrillo analizó también la posibilidad de un

Gobierno de centro-derecha, que constituiría —dijo— un grave error, porque sería dar una salida de

derechas a un período de transición.

Recordó que las elecciones coinciden con un período de intensa conflictividad social, y atribuyó al

Gobierno y a la CEOE la responsabilidad de este hecho. «La CEOE —añadió— no ha asumido la nueva

situación y cree que puede hacer ahora incluso lo qué no pudieron hacer en los últimos años de la

dictadura.»

El secretario general del PCE atacó muy duramente a ETA, «que busca un enfrentamiento entre las FFAA

y las fuerzas de orden público con la democracia». Calificó a la organización terrorista de auxiliar número

uno de la extrema derecha, y dijo que no lograrían de ninguna manera la independencia de Euskadi ni

romper el Estado español. «Con sus crímenes sólo logran beneficiar a la extrema derecha y agravar la

situación económica y social de Euskadi.»

Más adelante, Carrillo calificó de escandaloso e indecente el hecho de que la TVE favorezca la confusión

entre el PCE y «una banda de asesinos», el GRAPO o PCE (r).

Negó que existieran posibilidades de un golpe de Estado porque — afirmó— existen en este país fuerzas

suficientes para descartar por medios políticos este peligro, «Incluso sectores de la banca y de la industria

—prosiguió— se dan cuenta de que sería una catástrofe.»

Santiago Carrillo anunció también que Dolores Ibárruri, Pasionaria, no concurrirá a las elecciones por

motivos de edad ».

 

< Volver