Preparativos electorales. La Coalición Democrática no se presentará como alternativa de poder. 
 López Rodó, desautorizado por AP de Cataluña, acusa a Fraga de atropello e intrigas     
 
 El País.    17/01/1979.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

POLÍTICA

Preparativos electorales

La Coalición Democrática no se presentara como "alternativa de poder"

López Rodó, desautorizado por AP de Cataluña, acusa a Fraga de atropello e intrigas

Laureano López Rodó acusó ayer al secretario general de Alianza Popular (AP), Manuel Fraga, de servir

de cauce a supuestas intrigas que se han desarrollado contra él. £1 anuncio lo hizo en una carta en la que

cuenta su marcha del partido al presidente del Partido Unido de AP, Félix Pastor. Por su parte, AP en

Cataluña desautoriza las afirmaciones del que hasta ahora ha sido su líder, y que ayer mismo fue recibido

en audiencia por el Rey en La Zarzuela.

Entre tanto, miembros cualificados de AP, anuncian que su campaña será modesta, que no se presentarán

como alternativa de poder y que tratarán de conseguir un número de escaños suficiente para forzar un

pacto posterior con UCD. La resistencia a facilitar nombres para las listas electorales de la coalición se

mantiene, lo que a juicio de los observadores supone que existen dificultades serias para formarlas.

Después de que el lunes el señor López Rodó anunciase que abandonaba AP, así como el secretario

general del partido en aquella región, Jorge Carreras, el primero envió una extensa carta al presidente del

Partido Unido de AP, señor Pastor, en la que entre otras muchas cosas y tras ponderar su fidelidad al

partido y a sus directrices señala que el día 7 de enero «se reunían en una finca de un ex procurador en

Cortes cinco o seis personas, ninguna de las cuales pertenece a Alianza Popular, y acordaron trasladarse

al día siguiente a Madrid para torpedear la coalición» (se refiere el señor López Rodó a la que él había

intentado formar en Cataluña).

«Fraga prestó oídos —añade— a esas personas ajenas al partido y con manifiesta infracción de los

estatutos se ha permitido desautorizarme declarando a la prensa que yo no represento a Alianza Popular

en Cataluña.»

«Como comprenderán —continúa el ex ministro— no puedo aceptar semejante atropello a la autonomía

de Alianza Popular de Cataluña ni contemplar impasible cómo se destruye la unidad de la derecha

catalana en unos momentos tan delicados.»

Sólo Fraga continúa

Frente a estas afirmaciones, Alianza Popular de Cataluña hizo pública una nota en la que desmiente al

señor López Rodó y al señor Carreras Llansana y afirman, entre otras cosas, que «rechaza las

manifestaciones vertidas en el comunicado de Cataluña Democrática —éste era el nombre de la coalición

que intentó el señor López Rodó— con respecto a supuestas intrigas y mala información. Si ello hubiera

ocurrido no serían por parte del señor Fraga ni de Alianza Popular».

En otro momento, el comunicado «lamenta profundamente la decisión tomada por el señor López Rodó y

le exhorta a seguir en los principios ideológicos y de disciplina de partido que siempre nos ha inculcado».

Desde Madrid, la marcha del señor López Rodó ha producido una no disimulada satisfacción en círculos

cercanos al señor Fraga. Los hombres más progresistas del partido mantuvieron siempre la convicción de

que la imagen del ex ministro fue causa del desastre electoral de AP en Cataluña el 15 de junio de 1977.

Con este abandono, el señor Fraga se convierte en el único de los siete fundadores de AP que permanece

en el partido. Los seis restantes —Federico Silva, Gonzalo Fernández de la Mora, Licinio de la Fuente,

Cruz Martínez Esteruelas, Laureano López Rodó y Enrique Thomas de Carranza— o bien se muestran

dispuestos a dejar la política activa o se han desplazado a formaciones de extrema derecha.

En cuanto a la Coalición Democrática,, que integrarán AP, junto con los grupos de José María de Areilza,

Alfonso Osorio y José Ramón Lasuén, además de otros grupúsculos, como Renovación Española,

Reforma Social Española (Cantarero) y otros se mantiene el más riguroso silencio sobre las listas

electorales.

Aunque las fuentes consultadas de la propia coalición insisten en que «no se ha hablado del tema» o «no

hay nada decidido», lo cierto es que las tensiones dificultan la operación. AP, que es el único partido que

aporta infraestructuras a nivel nacional, exige coherencia con esta situación de hecho.

Campaña modesta

Siempre según las mismas fuentes de AP, se descarta que el experto norteamericano David Garth se

desplace a España para dirigir la campaña electoral de la coalición.

También desmienten que la cifra a gastar en las elecciones sea de mil millones de pesetas. Afirman que de

cara al 15 de junio de 1977 gastaron unos quinientos, y que en esta ocasión las cifras serán algo más

modestas.

En cuanto al contenido de la campaña, se asegura que ellos no se presentarán «como .alternativa de

poder», sino en términos más realistas «para ofrecer al electorado un grupo parlamentario que sirva de

control y freno a posibles veleidades de UCD».

En los mismos círculos se valora con preocupación la presencia del señor Lasuén en la coalición, sobre

todo tras sus declaraciones del sábado pasado, en el sentido de que en el próximo mes de mayo decidirá

sobre su posible incorporación al PSOE si éste abandona la definición marxista del partido.

En cuanto a la marcha de la coalición, ayer tarde se reunieron los señores Areilza, Fraga, Lasuén, Osorio

y Pastor. Se sabe que trataban de ultimar algunas candidaturas en distintas provincias y de perfilar las

líneas maestras de la campaña electoral.

Por lo que respecta a AP, ayer por la mañana mantuvo sesión el comité ejecutivo del partido, con la

ausencia del señor López Rodó. Su puesto en el órgano directivo del partido no será cubierto.

El señor Fraga Iribarne manifestó ayer que «el comité ejecutivo de AP ha hecho constar en el acta de su

reunión de hoy su sentimiento por la marcha y la gratitud por su gestión al señor López Rodó».

 

< Volver