Preparativos electorales. Cien años de honradez y firmeza, primer eslogan de la campaña socialista. 
 Reorganización de los cuerpos de seguridad y lucha contra el paro, en el programa del PSOE     
 
 El País.    19/01/1979.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

8

POLÍTICA

EL PAÍS, viernes 19 de enero de 1979

Preparativos electorales

(Viñeta, tira cómica)

Cien años de honradez y firmeza", primer eslogan de la campaña socialista

Reorganización de los cuerpos de seguridad y lucha contra el paro, en el programa del PSOE

«Cien años de honradez y de firmeza» es el primer eslogan a utilizar por el Partido Socialista Obrero

Español (PSOE) en su precampaña electoral, con intención de conectar el centenario del partido con las

ideas-clave de la campaña socialista. En cuanto al programa electoral, el PSOE se propone luchar contra

el paro, afrontar el terrorismo, reorganizar los cuerpos de seguridad, separar la dirección política de la

militar en las Fuerzas Armadas, reformar la Administración, promulgar una ley de divorcio y realizar una

sola nacionalización (redes de transporte de energía eléctrica) junto a la estatalización del Banco Rural y

Mediterráneo.

Al comentar este programa con los periodistas y responder a sus preguntas, el secretario de organización

del PSOE, Alfonso Guerra,, aseguro ayer que en su elaboración no se han tenido en cuenta los programas

de los partidos social-, demócratas europeos, sino el XXVII Congreso del PSOE. Dijo también que se ha

procurado incluir sólo aquellas alternativas o promesas que puedan cumplirse y aparentó una alegre

sorpresa al preguntarle qué haría su partido si no gana las elecciones y tiene que permanecer en la

oposición. «¿Oposición? —respondió—. Ah, pues no había pensado en ello; yo me estaba refiriendo al

Gobierno, que, lógicamente, es el objetivo de todo partido. Pero, en fin, si tuviéramos que continuar en la

oposición, yo creo : que seríamos más fuertes que antes.»

La posibilidad de una involución política en este país es, para el señor Guerra, «posible, pero no

probable», porque la involución responde siempre a intereses económicos, y actualmente los sectores

poderosos no pueden estar interesados en una involución que les cerraría muchas fronteras y aminoraría la

productividad.

«La involución, caso de que se produjera, sería rápida —añadió—; caerían una serie de cabezas, y en un

plazo de pocos días sería necesario volver al sistema democrático, sólo que con menos líderes y con un

Parlamento más manipulable que el actual.»

En cuanto a las posibilidades de que la actual situación de inseguridad provoque un corrimiento del

electorado hacia la derecha, el número dos del PSOE admitió que la cadena de atentados puede crear una

situación de miedo, pero los sondeos indican que el partido en que más se confía para combatir el

terrorismo es el PSOE.

Resumen del programa electoral

Las principales medidas que contiene el programa electoral socialista pueden resumirse así:

— Política de salida de la crisis económica dirigida principalmente a la lucha contra el paro, en lugar de

la practicada por el actual Gobierno, que se dirige, sobre todo, a la lucha contraía inflación.

— Disolución del Consejo Superior Bancario; nuevo estatuto para las cajas de ahorro; estatalización

del Banco Rural y Mediterráneo; profundización de la «tímida reforma tributaria» emprendida por el

Gobierno de UCD, «que además ha salido adelante gracias al esfuerzo de los socialistas», en palabras del

señor Guerra.

— Nacionalización de la red de transporte de energía eléctrica de alta tensión, y pleno ejercicio de los

derechos legales del Estado como accionista en las empresas eléctricas. No se concederán nuevos per-

misos para la construcción de centrales nucleares, ni podrán construirse las cuatro proyectadas

y que aún no han sido iniciadas, al menos sin que el tema sea controlado por la representación popular.

— Inmediata promulgación de las leyes de acción sindical en la empresa, estatuto de los trabajadores,

convenio y conflictos colectivos. Máxima amplitud de los derechos de sindicación y de huelga.

— Clara separación entre la dirección política de las Fuerzas Armadas y la cadena de mando militar. (En

aclaraciones posteriores, el señor Guerra dijo que ello implicaría el nombramiento de un civil para la

cartera de Defensa, en el supuesto de un Gobierno socialista monocolor.) No integración en bloques

militares.

— Reorganización de las fuerzas de orden público. Dirección única para todos los cuerpos de seguridad

del Estado, y adecuada capacitación de sus miembros, de modo que su autoridad emane de su preparación

y no de otras circunstancias. (También: en aclaración posterior, el señor Guerra dijo que un Gobierno

socialista separará de sus cargos a miembros de las fuerzas de seguridad demasiado comprometidos en la

situación anterior.) Firme control del tráfico de armas y explosivos.

— Reforma profunda de la, Administración del Estado. Clara distinción entre el nivel político y el nivel

profesional en el funcionariado de la Administración, de forma que no afecten a este último los cambios

gubernamentales.

— Salud pública gratuita para todos los españoles, a cargo del Presupuesto del Estado. Libre elección del

centro sanitario y de médico por el paciente. Extensión de la Seguridad Social a todos y cada uno de los

ciudadanos, sin excepción.

— Ley de divorcio. Por ahora, no está prevista una ley de aborto.

— Ciclo único de enseñanza general básica, formación profesional de primer grado y bachillerato (este

último sería declarado obligatorio); plan para «terminar en dos años» con el déficit actual de plazas en

educación general básica y en bachillerato; establecimiento de casas de cultura en todas las localidades

españolas.

- Carácter público de RTVE, lo que excluye la posibilidad de cadenas privadas de televisión.

Autonomías: ritmos distintos para un mismo texto

En cuanto a las autonomías, el criterio del PSOE se resume en el concepto de que ha de haber «ritmos

diversos para llegar a un mismo nivel de autogobierno», es decir, plazos distintos para llegar a un texto

igual.

Alfonso Guerra, que calificó al problema autonómico como «el reto político más importante del Estado»,

destacó las ideas de solidaridad entre los distintos pueblos de España, negativa a la creación de «paraísos

fiscales» y utilización de los cauces abiertos por las pre-autonomías para organizar las transferencias de

servicios, en espera de los correspondientes estatutos.

Respecto al tema vasco, reafirmó el interés de su partido en la organización de la policía autónoma.

 

< Volver