Autor: Soriano, Manuel. 
 UCD perdió una importante votación porque sus diputados estaban en el bar del Congreso. 
 El juez no podrá denegar algunos casos de divorcio     
 
 Diario 16.    03/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

UCD perdió una importante votación porque sus diputados estaban en el bar del Congreso

El juez no podrá denegar algunos casos de divorcio

El juez no podrá denegar el divorcio en el caso de que se acredite perjuicio grave por uno de los cónyuges

o a los lujos menores o incapacitados, al ser rechazado ayer el precepto que lo establecía por perder la

votación UCD —por diferencia de trece votos—, ya que los diputados centristas no estaban en el

hemiciclo en el momento de la votación.

Manuel SORIANO

Madrid — El partido gubernamental sufrió anoche una derrota parlamentaria significativa, por la cual

desaparece del proyecto de ley de Divorcio una importante restricción defendida hasta ahora firmemente

por UCD, como es la. posibilidad de que el juez deniegue el divorcio.

Cuando el debate del proyecto en el Pleno del Congreso parecía que discurría por los cauces

monótonos previstos, es decir, el mantenimiento del texto de la Comisión, en base a la mayoría de UCD,

el PSOE, PCE, minoría catalana y PSA defendieron enmiendas pidiendo la supresión del artículo

87. Todas ellas fueron rechazadas.

Pero la sorpresa surgió al votar el texto de la Comisión, cuyo resultado fue de 125 votos a favor y 126 en

contra. Ante la duda de un posible error en el sistema electrónico, la presidencia decidió repetir la

votación por el procedimiento de levantamiento de los diputados. La sorpresa fue aún mayor, ya que él

resultado arrojó un balance de 108 votos a favor del texto de la Comisión, 121 en contra y 7 abstenciones.

Poderes del juez

UCD se había quedado sola, con muchos de sus bancos vacíos, frente a toda la oposición, que coincidió

en el rechazo del texto al defender posturas diversas. La minoría catalana sé abstuvo.

El artículo 87, por tanto, fue eliminado del proyecto. Dicho artículo decía: «Cuando el divorcio se funde

en el cese efectivo de la convivencia conyugal, el juez, a petición del otro cónyuge, podrá denegar el

divorcio si se acredita que causa perjuicio de extraordinaria gravedad a los hijos menores o incapacitados

o al cónyuge, habida cuenta de su edad, estado de salud o la duración del matrimonio, supuestos en lo que

deberá fundarse la sentencia. No podrá denegarse el divorcio por esta causa cuando el cese efectivo de la

convivencia hubiera durado más de siete años.»

Los diputados centristas, que habían permanecido durante la votación en el bar, al enterarse de la derrota

sufrida por su partido se apresuraron en tropel a entrar en el hemiciclo. En medio del regocijo de la

oposición, los miembros del partido gubernamental se hicieron reproches unos a otros y algunos, incluido

el ministro de Justicia, trataron de quitarle importancia al «incidente»

Durante el Pleno de ayer se aprobaron las matizaciones solicitadas por el sector democristiano de UCD,

que no desvirtúan el texto defendido por el socialdemócrata Fernández Ordóñez, y la izquierda lo admite

como mal menor, aunque quiso resaltar, no obstante, que no es el proyecto que ella defiende.

La ofensiva contra el proyecto de ley de Divorcio quedó reducida a las tesis mantenidas por Coalición

Democrática y las defendidas por el centrista Diez Piniés, miembro del Opus Dei. El sector democristiano

de UCD observó el pacto formalizado en el seno de su comité ejecutivo, que consideró dos

modificaciones sugeridas por Osear Alzaga, y que tuvieron el respaldo mayoritario del grupo

parlamentario centrista.

Una de esas modificaciones se refiere al reconocimiento del cese efectivo de la convivencia conyugal

durante seis meses, libremente consentido, como causa de separación, recogido en el apartado 5 del

artículo 82.

«Se entenderá libremente prestado este consentimiento —es la enmienda introducida— cuando un

cónyuge requiere fehacientemente al otro para prestarlo, apercibiéndole expresamente de las

consecuencias de ello, y éste no mostrase su voluntad en contra por cualquier medio admitido en derecho

o pidiese la separación o las medidas provisionales a que se refiere el artículo 103, en el plazo de seis

meses a partir del citado requerimiento.»

El artículo 103 se refiere a las medidas adoptadas por el juez en relación con los hijos, la pensión, el

domicilio y los bienes, cuando no exista acuerdo entre los cónyuges.

Sin repudio

El nuevo párrafo introducido en el apartado cinco del artículo 82 viene a sustituir al del dictamen de la

Comisión, más permisivo, que decía: «Se entiende libremente consentido cuando el cónyuge legitimado

para pedir la separación en los demás supuestos de este artículo no hubiera pedido, al menos, las medidas

provisionales contempladas en el artículo 103 de este Código o no hubiera planteado demanda de

separación.»

José Antonio Escartín, por UCD, defendió la nueva fórmula afirmando que ya no puede decirse que el

proyecto de ley admite el repudio, porque se da la oportunidad a las partes a que se pueda pronunciar si

existe o no consentimiento en el abandono. También fue resuelto el conflicto planteado en el seno de

UCD en relación con el artículo 86 bis al aprobarse un párrafo final, que no figuraba en el dictamen de la

comisión, con el que se introduce una cierta cautela. «El cese efectivo de la convivencia conyugal a que

se refieren los artículos 82 y 86 de este Código es compatible con el mantemiento o la reanudación

temporal de la vida en el mismo domicilio, cuando ello obedezca en uno o en ambos cónyuges a la

necesidad, al intento de reconciliación o al interés de los hijos», ´y así se ha acreditado «—es lo que se

añade— por cualquier medio admitido en Derecho en el proceso de separación ó de divorcio

correspondiente»

Interrupción

El debate del proyecto de ley de Divorcio podría interrumpirse nuevamente, ,ya que en el próximo Pleno

del martes está previsto que se discuta el proyecto de ley de Conciertos Económicos con el País Vasco si

no han sido presentadas enmiendas a este texto.

El tema de los conciertos ha suscitado un profundo malestar en diputados de distintos grupos

parlamentarios de las regiones más deprimidas. Concretamente, el sector socialdemócrata de UCD puso

de relieve ayer, en los pasillos del Congreso, su oposición al proyecto de los Conciertos, que considera

discriminatorio, sin que se haya demostrado que una medida política de este tipo contribuye a la

pacificación de Euskadi.

 

< Volver