Autor: Martín Ferrand, Manuel. 
   Romanonismo     
 
 El Periódico de Cataluña.    15/03/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Manuel Martin Ferrand

DE ser auténtico, como parece, este proyecto de Ley de Administración Local cocido en los

hornos del Gobierno, estaríamos ante un nuevo caso de romanonismo político. Era Romanones

quien prefería redactar los reglamentos a las leyes. Hoy preferiría redactar las leyes a la

Constitución.

Una vez más es el espíritu lo que puede fallar en nuestra convivencia. De nada sirve una

Constitución, por buena que fuere, una legislación precisa y técnicamente perfecta, si todo ese

marco no esté rellenado por la voluntad y el hábito democráticos de los ciudadanos de un país.

La democracia es pacto y, sobre todo, cumplimiento de lo pactado. El ejército del listilto, propio

de muchos funcionarios del antiguo.régimen y de los penenes de la política partidista, coiTsiste

en decir a todo que sí, en busca del éxito fácil e instantáneo y hacer después lo que se les

viene en gana o lo que pueden. Así no hay democracia/convivencia que resista. O la convicción

es profunda, o se parte del reconocimiento de los espíritus y de la voluntad de acatarlos, o todo

es puro ejercicio teatral.

Como, además, el sistema parlamentario ha anulado el brillo con la responsabilidad de los

representantes populares a !a aprobación del Estatuto de Centros Escolares me remito que

pueden ser secuestrados impunemente por sus partidos de pertenencia, estamos ante una

aceleración, sin corrección posible, del escalofriante mal de escribir políticamente cuestiones

sin traslación a la vida cotidiana. De ahí buena parte del desencanto y de la desesperanza que

nos inunda.

Una tierra como Catalunya, por ejemplo, está «invadida por casi doscientos delegados del

Gobierno contra! a más de los correspondientes cuatro gober-riíidoros civiles Todos, claro, con

su equipo y corte cíe honor ¿A qué espíritu corresponde ese notable >)í";;iiH>í|o parn el paro"

 

< Volver